Concepción del Uruguay

Un mausoleo para Frondizi en Concepción del Uruguay

El ex Presidente de la Nación tendrá su mausoleo en la Basílica Inmaculada Concepción, al igual que lo tiene hoy Justo José de Urquiza en Concepción del Uruguay. 

Lunes 29 de Agosto de 2022

Hace algunos días comenzaron las obras en la Basílica Inmaculada Concepción, de Concepción del Uruguay, para realizar un mausoleo que guardará los restos del ex Presidente de la Nación Arturo Frondizi.

El lugar elegido para su descanso final fue acordado por autoridades municipales con los familiares del líder radical que fue ex alumno del Colegio Justo José de Urquiza, prócer entrerriano con quien compartirá el espacio en el templo mayor de La Histórica.

Según datos aportados por el municipio uruguayense, se estima que para fin de año las obras estén finalizadas.

Los restos del expresidente de la Nación, Arturo Frondizi, que actualmente descansan en el Cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires, serán trasladados a Concepción del Uruguay para esa fecha.

La construcción de un monumento funerario en forma de mausoleo se ubicará sobre la nave lateral norte de la Basílica Inmaculada Concepción, el cual tendrá una profundidad de 1,70 metros, su base será una platea de hormigón armado, estará revestido por tabiques de hormigón, y su cerramiento será una losa.

Como terminación se colocará una placa de mármol de carrara grabado que ocupará toda la superficie de la losa y quedará a nivel del piso existente.

El traslado de los restos

El proyecto se inició en el año 2019, y debido a las restricciones impuestas por la pandemia, no pudo concretarse el año pasado.

“Para la ciudad es una cuestión de patrimonio histórico, mientras que para la familia de Frondizi es una cuestión emocional-afectiva”, señalaron los responsables de la iniciativa municipal.

Diego Seguetti Frondizi y su hermana, quienes actualmente viven en Europa, únicos descendientes del ex Presidente de la Nación, manifestaron expresamente la voluntad de que los restos sean trasladados para permanecer definitivamente en Concepción del Uruguay. Junto a sus restos, llegarán los de su esposa, Elena Faggionato, y de su única hija, Elena Frondizi. Esto responde a la voluntad manifestada por el expresidente de descansar junto a ambas.

Las gestiones para tal fin fueron iniciadas con sus descendientes quienes ya firmaron el acuerdo que posibilitará el traslado de los restos. Asimismo, en el acuerdo se estableció que serán entregados en comodato, además una serie de objetos que pertenecieron a Frondizi, tales como un escritorio, mesas de luz, condecoraciones personales y otros objetos de gran valor histórico.

Diego Seghetti Frondizi, nieto del ex mandatario argentino, escribió una nota en el diario La Nacion donde aborda este hecho y fundamenta el traslado de los restos de su abuelo a Entre Ríos.

“Teniendo, como nieto de Arturo Frondizi, pleno conocimiento de su vida y pensamiento, he dado mi consentimiento a la petición de que sus restos sean trasladados a Concepción del Uruguay, para yacer, junto a los del general Justo José de Urquiza, en la Basílica Inmaculada Concepción. Recordé para ello que Frondizi no nació en Buenos Aires, sino en el interior del país (Paso de los Libres), habiendo permanentemente abogado por el federalismo como factor de integración nacional, el cual –advirtió al asumir la presidencia– no debía “limitarse a formas aparentes, desprovistas de sustancia, que no han impedido el proceso de empobrecimiento del interior del país ni su creciente sujeción a las concentraciones portuarias”, afirma.

Frondizi en Entre Ríos

Entre los años 1912 y 1924, Arturo Frondizi vivió en Concepción del Uruguay, educándose en el histórico colegio fundado por Urquiza, del que también egresaron Julio Argentino Roca, Victorino de la Plaza, Onésimo Leguizamón, Eduardo Wilde y otras prominentes personalidades de la generación del 80, que permitieron a la Argentina alcanzar sus mayores niveles de progreso.

“La admiración de Frondizi por el primer presidente constitucional argentino se evidencia, en su participación, como presidente electo, en el acto de inauguración del monumento al general Urquiza, situado en el barrio porteño de Palermo, en la intersección de las avenidas Figueroa Alcorta y Sarmiento. El acto se celebró el 11 de abril de 1958. Ciento seis años habían pasado desde que Urquiza derrotó a Juan Manuel de Rosas en la batalla de Caseros, sin que Buenos Aires le rindiera homenaje”, comenta su nieto a través de su carta.

Formándose en los ideales urquicianos de educación, libertad y organización, Frondizi pudo comprobar la trascendencia que el caudillo entrerriano dio a la enseñanza de excelencia. Impregnado de la fuerte impronta republicana que se respiraba en las aulas del Colegio del Uruguay, esos ideales fueron un faro durante su presidencia y en su vida política.

El 11 de abril de 1959, a bordo del vapor Washington, Frondizi viajó a Concepción del Uruguay para participar en la ceremonia oficial del traslado de los restos de Urquiza al mausoleo situado en la precitada basílica, destacando en su discurso el legado de Urquiza en la sanción de la Constitución.

“Todos estos antecedentes me llevan a la certera convicción de que Frondizi consideraría un honor yacer junto a las cenizas de Urquiza. Sin desmerecer la vida y la obra de las personalidades que descansan en el cementerio de Olivos, es indudable que ninguna de ellas tuvo para la Argentina la trascendencia de quien, organizando el país, posibilitó que finalizaran las luchas fratricidas”, remarca Diego Seghetti Frondizi.

La unidad como ideal

Marcando un paralelo con la actualidad, el nieto del ex Primer Mandatario argentino, afirma que “estando nuestra nación gravemente dividida por las grietas ideológicas, es oportuno transmitir a las actuales generaciones que visiten la basílica, que Urquiza y Frondizi descansan juntos allí por cuanto se caracterizaron por anteponer la unión nacional al odio”.

Y recuerda: “Luego de vencer a Mitre en la batalla de Cepeda, declaró Urquiza: “Basta ¡por Dios! de sangre inocente sacrificada al capricho de bastardas ambiciones. Basta de guerra entre los hijos de la Nación Argentina… No más unitarios ni federales: hermanos todos… La Nación Argentina necesita de todos sus hijos…”. Por su parte, Frondizi, procurando el reencuentro de los argentinos, nos advirtió que no podíamos continuar paralizados en nuestro desarrollo, empobreciéndonos paulatinamente, estancados en nuestras pasiones, descreídos de nuestras propias capacidades, despeñándonos en el atraso y la desintegración nacional”.

El nieto de Frondizi también resalta que “recién cuando la Argentina recupere la senda de desarrollo eliminando los lacerantes índices de inflación, pobreza e indigencia mi abuelo descansará en paz. Mientras tanto, yace con su conciencia tranquila, por haber amado y servido lealmente a su patria, y el profundo dolor de no verla de pie”.

frondizi.jpg

Arturo Frondizi

Frondizi nació en la provincia de Corrientes y siendo un niño se trasladó junto ºcon su familia a Concepción del Uruguay. Allí cursó la escuela primaria completa en la Escuela N° 3 Urquiza y dos años del secundario en el Colegio Histórico del Uruguay. Luego, la familia Frondizi se radicó en Buenos Aires donde Arturo completó sus estudios.

Arturo Frondizi fue presidente de la Nación durante el período 1958-1962. Nació en Paso de los Libres, Corrientes, el 28 de octubre de 1908 y falleció en Buenos Aires, el 18 de abril de 1995. Fue un abogado, periodista, docente y político argentino, que fue elegido Presidente de Argentina y gobernó entre el 1 de mayo de 1958 y el 29 de marzo de 1962, cuando fue derrocado por un golpe de Estado militar.

Afiliado a la Unión Cívica Radical en los años 1930, Frondizi fue uno de los líderes que renovaron esa fuerza en la década de 1940 al dar origen al Movimiento de Intransigencia y Renovación. En 1946 fue elegido diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. En las elecciones de 1951 integró la fórmula presidencial de la UCR como candidato a vicepresidente, junto a Ricardo Balbín, que fue derrotada por la fórmula peronista

Arturo Frondizi fue Presidente de la Argentina entre los años 1958 y 1962.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario