Secciones
Solidaridad

Un grupo solidario que ahora necesita la ayuda de la gente

Ayudan a todos aquellos que lo necesitan. Se quedaron sin espacio de trabajo y ahora son ellos los que piden solidaridad a la comunidad.

Jueves 13 de Febrero de 2020

El Galpón Solidario es un espacio que congrega a decenas de voluntarios de Concepción del Uruguay bajo la consigna de ayudar a todos lo que lo necesitan. Desde niños a familias completas reciben cenas, almuerzos, capacitación, abrigo, entretenimiento y, sobre todo, una inmensa dosis de amor por el otro.

El grupo solidario comenzó trabajando bajo el paraguas de ADRA, la Agencia Adventista para el Desarrollo de Recursos Asistenciales, sin embargo, hoy se encuentran involucrados todos aquellos que han querido sumarse a un proyecto que no se detiene ante ninguna adversidad y no sabe de distinciones de ningún tipo.

Hoy están a punto de quedarse sin el lugar donde desarrollan sus actividades y necesitan de la colaboración de la sociedad para solventar los gastos que demandará el alquiler del galpón donde venían trabajando.

A mediados del año pasado comenzaron a movilizarse debido a que el inmueble donde funciona el Galpón Solidario Adventista, ubicado en Santa Teresita 2289, fue puesto a la venta, lo que llevaba a un desalojo inminente y la discontinuidad de las diferentes acciones realizadas en este lugar físico.

“En ese momento realizamos gestiones ante organismos públicos y privados, pero no tuvimos hasta el momento ninguna respuesta favorable”, remarca Wilton Drozdov, uno de los referentes del trabajo solidario, entre otros tantos voluntarios que trabajan de forma constante en los distintos proyectos que tienen en marcha.

“En las últimas semanas nos ofrecieron alquilar todo el inmueble, que incluye el galpón, una casa y un terreno, a lo que accedimos, aunque no contamos con los recursos necesarios para pagar el alquiler, pero estamos seguros de que encontraremos manos generosas que nos ayudarán”, señalan también desde el grupo.

La idea es poder dar más comodidad a las múltiples actividades que se llevan a cabo en este lugar y proyectar otras tantas, por ejemplo, el proyecto Huerta escuela o la instalación del lavadero solidario.

El Galpón Solidario Adventista es un espacio de contención física, mental y espiritual, y está abierto para que cualquier persona pueda ser parte de las diferentes actividades desarrolladas en este lugar.

Durante enero y febrero está funcionando el comedor comunitario, compartiendo unas 200 porciones de comida semanalmente, se desarrolla el Proyecto Queso, enseñando y elaborando este producto, también se lleva a cabo el Proyecto Helados, donde se elaboran y comercializan helados de agua. Para el siguiente mes se sumarán apoyo escolar, alfabetización de adultos, ropero comunitario, confección de cubrecamas, merendero, taller de costura y otro día de comedor, entre otros.

“En esta oportunidad estamos apelando al sentir solidario de nuestra ciudad o de cualquier parte de la provincia para que se puedan sumar como “Amigos del Galpón”, con una cuota mensual, a fin de poder cubrir estos gastos. Tenemos que sumar 60 colaboradores que aporten 100 pesos cada uno o 40 colaboradores que aporten 150, o lo que sea que nos permita reunir los 6.000 pesos que necesitamos para pagar este alquiler y seguir trabajando para ayudar a todos aquellos que lo necesiten”, señalan desde el Galpón Solidario que ahora necesita de la ayuda de la gente para seguir ayudando.

Dientes Sanos

“El sábado pasado, y gracias a las ayudas recibidas oportunamente, entregamos la pasta dental número 100, sumado a casi la misma cantidad de cepillos dentales entregados”, señalan desde el Galpón Solidario donde se lleva adelante el proyecto Dientes Sanos, uno de los tantos que han puesto en marcha pensando en la salud de los chicos en los barrios más desprotegidos.

Este proyecto tiene el objetivo de regalar pastas de dientes y cepillos a niños y adultos que no tienen recursos. Cuando ellos terminan una pasta o ven su cepillo deteriorado, deben traer el recipiente vacío o el cepillo a fin de canjearlo por uno lleno. A esto le sumamos los talleres de salud bucal a cargo del Dr. Miguel Toledo.

Continuamos trabajando y solicitando la ayuda de la gente para seguir comprando más pastas de dientes, necesitamos de todos, por eso es importante que cualquiera que sienta que puede colaborar se sume como Amigo del Galpón Solidario, ya sea con un aporte mensual o como voluntario”, remarcan.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario