Secciones
La Provincia

Un estudio advierte sobre acentuación del fenómeno de segregación en las aulas

Aulas guetos limitan la integración social. Un análisis sobre la pérdida de oportunidades para fomentar la cohesión y la movilidad social

Jueves 21 de Noviembre de 2019

La segregación escolar por Nivel Socioeconómico (NSE) es moderada a alta, lo cual sitúa al sistema educativo entre aquellos con una distribución más desigual de sus alumnos. Tanto en Primaria como en Secundaria, sería necesario transferir a una proporción importante de los niños y jóvenes a otras escuelas para lograr una composición estudiantil similar en todas las instituciones educativas, señala un informe de Natalia Krüger, investigadora de la Universidad Nacional del Sur y del Conicet.

Con datos de los operativos Aprender 2017 y 2018, se elaboró un documento denominado Segregación escolar: ¿cuán heterogéneas son las escuelas argentinas? que difundió el Observatorio Argentinos por la Educación.

La segregación escolar por NSE refiere a que los grupos de estudiantes de distinto origen social se distribuyen de manera desigual entre las escuelas. Es decir, que los alumnos más vulnerables tienden a concentrarse en ciertos establecimientos, y los más favorecidos, en otros.

Argentina se ubica en una posición intermedia entre los países latinoamericanos, tanto en el nivel educativo Primario como Secundario.

Entre las principales conclusiones, figuran que “los alumnos del NSE Bajo tienen una alta probabilidad de encontrarse en la escuela con otros chicos de su mismo grupo en la mayoría de las provincias del Noroeste y Noreste argentino tanto en Primaria como en Secundaria. En cambio, en las provincias del centro y sur parecen tener más chances de asistir a escuelas socialmente más diversas. Lo contrario se observa para los grupos de NSE Alto, quienes se encuentran más aislados en las provincias del centro y algunas del sur (Neuquén y Río Negro). En promedio, la probabilidad de compartir la escuela con compañeros del mismo grupo social es de un 36%.

Para Krüger, autora del documento que desencadenó el debate, cuando la integración social es limitada en las escuelas, se reducen las influencias positivas de ciertos alumnos sobre los logros educativos de otros, se profundiza la desigualdad de recursos y se pierden oportunidades para fomentar la cohesión social y la movilidad social ascendente.

Detalles

Para medir el nivel de segregación, el informe tomó dos indicadores: el Índice de Disimilitud, que indica la proporción de estudiantes de la minoría que deberían ser transferidos a otras escuelas para alcanzar una distribución uniforme de alumnos de cada NSE entre todas las escuelas del sistema educativo considerado: y el Índice de Aislamiento, que mide la probabilidad de un alumno de la minoría de encontrarse solo con otros de su mismo grupo dentro de la escuela, en vez de estar en contacto con individuos de distinto origen social.

En cuanto al índice de disimilitud es considerado bajo para valores entre 0 y 30, moderado entre 30 y 60, y alto para valores entre 60 y 100. En todas las provincias, el alumnado de NSE Alto se encuentra más segregado que el alumnado de NSE Bajo. Con las excepciones de Chubut, Misiones, Santiago del Estero y Tucumán, aquellas provincias con mayores niveles de segregación para los alumnos de origen social bajo también presentan mayores niveles de segregación para los de origen social alto. En Entre Ríos, en el nivel Primario, se advierte que en el NSE Alto hay una mayor segregación.

En el nivel Secundario la segregación resulta moderada en todas las provincias para los alumnos de NSE Bajo, con un valor promedio del índice del 48%. Para el grupo de mayor NSE los valores son altos en aproximadamente la mitad de las provincias –incluida Entre Ríos–. Se repite el hecho de que la segregación para los alumnos de mayor origen social supera a la del grupo más vulnerables según se desprende de la investigación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario