Secciones
Fallecidos

Un año especial para recordar a los fallecidos

Por la situación epidemiológica, la Iglesia prevé todo noviembre para pedir indulgencia plenaria por las almas de los seres queridos fallecidos.

Sábado 31 de Octubre de 2020

La Iglesia católica señala en su calendario litúrgico que mañana es el Día de los Fieles Difuntos. Se trata de una jornada de oración y de recuerdos complementaria de la solemnidad de Todos los Santos que se recuerda hoy. Es un día en el que tradicionalmente se visita los cementerios, se rememora y reza por los familiares y amigos fallecidos.

Este año, la pandemia de coronavirus trastocó las formas de despedir a los muertos y muchas personas no pudieron hacerlo. En principio no se permitieron los velorios y solo pequeños grupos podían ingresar al cementerio para los sepelios. Sin embargo, poco a poco, y respetando protocolos se fue habilitando el acompañamiento de un grupo de deudos para compartir el dolor, el duelo y no deshumanizar la despedida de un ser querido fallecido y poder acompañar dignamente a las familias.

En la actualidad, con horarios establecidos, tiempos cortos de permanencia en el campo santo y con normas establecidas de bioseguridad, se puede ir asiduamente a visitar las tumbas de los seres queridos. En el cementerio municipal de San Benito el horario extendido es de 9 a 17; en la necrópolis contigua, Parque de La Paz el horario es de 9 a 17 mientras que en el cementerio municipal de Paraná de 9 a 14.

“Nuestro destino es el cielo, la vida para siempre. Y su inexcusable puerta es la desaparición física y terrena, la muerte. La muerte es, sin duda alguna, la realidad más dolorosa, más misteriosa y, a la vez, más insoslayable de la condición humana. Sin embargo, desde la fe cristiana, esta realidad se ilumina y se llena de sentido. Dios, al encarnarse en Jesucristo, no sólo asumió la muerte como etapa necesaria de la existencia humana, sino que la transcendió, la venció. La muerte es dolorosa, sí, pero para el cristiano ya no es el final del camino. La muerte es la llave de la vida eterna”, explicó el padre Julio Faes, al evangelizar a través de sus redes sociales desde Estados Unidos, donde se encuentra transitando su sacerdocio.

Según señaló, “el día de los Difuntos es ocasión para reflexionar sobre la vida, para hallar su verdadera sabiduría y sentido, que son la sabiduría y el sentido del Dios que ama y salva. Es tiempo para recordar a los difuntos de cada uno, de cada persona, de cada familia, y para dar gracias a Dios por ellos; para comprobar que somos lo que somos gracias, en alguna medida, a ellos; que ellos interceden desde el cielo por nosotros”.

Por su parte, el Arzobispado de Paraná publicó el decreto de la Penitenciaría Apostólica sobre las indulgencias plenarias para los fieles difuntos, en la actual situación de pandemia.

Este año, en las circunstancias actuales debidas a la pandemia de Covid-19, las indulgencias plenarias para los fieles fallecidos se prorrogarán durante todo el mes de noviembre, con la adecuación de las obras y condiciones para garantizar la seguridad de los fieles.

Por mandato especial del Papa Francisco, se decidió que “la indulgencia plenaria para los que visiten un cementerio y recen por los difuntos aunque sólo sea mentalmente, establecida por regla general sólo en días concretos del 1 al 8 de noviembre, podrá ser trasladada a otros días del mismo mes. Estos días, elegidos libremente por los fieles, también pueden ser independientes entre sí”.

Además se remarcó que “la indulgencia plenaria del 2 de noviembre, establecida con ocasión de la conmemoración de Todos los Fieles Difuntos para los que visiten piadosamente una iglesia u oratorio y reciten allí el Padre Nuestro y el Credo, puede ser transferida no solo al domingo anterior o posterior o al día de la solemnidad de Todos los Santos, sino también a otro día del mes de noviembre, libremente elegido por cada uno de los fieles”.

Los ancianos, los enfermos y todos aquellos que por motivos graves no puedan salir de casa, por ejemplo a causa de las restricciones impuestas por la autoridad competente para el tiempo de la pandemia, con el fin de evitar que numerosos fieles se aglomeren en los lugares sagrados, “podrán obtener la indulgencia plenaria siempre que se unan espiritualmente con la intención de cumplir cuanto antes las tres condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre), ante una imagen de Jesús o de la Santísima Virgen María, recen oraciones piadosas por los difuntos”.

Además, el texto “ruega encarecidamente a todos los sacerdotes con facultades adecuadas que se ofrezcan con generosidad a la celebración del sacramento de la Penitencia y administren la santa comunión a los enfermos”.

Misa en el cinerario

En la capilla Nuestra Señora de Lourdes de Paraná, ubicada en bulevar Sarmiento y Bravard, se desarrollará mañana una misa especial por los difuntos.

Será a partir de las 18 y los familiares que tengan allí sepultadas las cenizas de sus seres queridos, podrán llevar placas recordatorias.

El cineario de Lourdes fue el primero inaugurado en la Arquidiócesis de Paraná, en el año 2015.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario