Accidente laboral
Miércoles 21 de Febrero de 2018

Tres obreros siguen internados en terapia intensiva por la explosión en un frigorífico en Crespo

Afortunadamente casi todos los obreros de la planta de Crespo pudieron salir antes del estallido. Uno de los obreros tuvo que ser rescatado por los Bomberos

A la 1 de ayer, la mayoría de los crespenses dormían, pero muchos de ellos pudieron escuchar la explosión que se produjo en un frigorífico avícola. Trece obreros de los 120 obreros de la planta Óptimo, que pertenece a la firma Sagemüller padecieron lesiones de distinta consideración, como consecuencia de una deflagración y estallido producido por un derrame de amoníaco. Tres de ellos, hasta anoche, seguían internados bajo cuidados intensivos en una clínica local y uno en sala común.

LEE MÁS: Se produjo una explosión y un escape de amoníaco en un frigorífico de Crespo, hay heridos

En la comisaría de Crespo recibieron el llamado telefónico que pedía auxilio en el establecimiento fabril ubicado en calles Otto Sagemüller y San Martín. El jefe de la dependencia, Miguel Retamar, dijo en diálogo con radio 97.1 La Red Paraná: "Nos hicimos presentes con personal de Bomberos Voluntarios, y divisamos a los operarios que estaban en la calle y en el lugar había una gran cantidad de vidrios y mampostería destruida. Priorizamos la vida de las personas, llamamos a las ambulancias y se debió trasladar a 13 operarios".

Embed

En el lugar del hecho intervinieron los Bomberos Zapadores, tanto para trabajar con los Voluntarios en tareas de rescate como en las pericias posteriores solicitadas por la Fiscalía. Según informó a UNO el jefe de dicha división policial, Roberto Borré, la principal hipótesis que se maneja en cuanto a las causas del accidente industrial es que "el amoníaco pudo haber tomado contacto con el oxígeno del aire del lugar porque una de las tuberías del aireador fue afectada, se rompió y se cayó, y eso generó una palanca en uno de los caños que transporta el amoníaco". Esto generó "una combinación exacta con el oxígeno del aire" y se produjo la explosión.

Afortunadamente, las consecuencias no fueron peores porque los trabajadores lograron evacuar el frigorífico antes de la explosión, aunque hubo uno que no pudo salir ante las dificultades para respirar.

Embed

Retamar contó que "personal de Bomberos Voluntarios tuvo que trabajar unos 40 minutos para retirar a uno de los operarios que quedó atrapado en la parte superior del establecimiento, pero como tienen equipamiento con oxígeno lo lograron".

Borré agregó que "la cantidad de amoníaco generó una distorsión no solo en la fábrica sino que el viento trajo una nube tóxica en la ciudad que se dirigió hacia la ruta 12 y (la localidad de) Racedo. Luego, a las 15.30, cambió el viento y la nube tóxica se fue para la ruta 131, el microcentro y la zona de barrios en Crespo". Poco después del siniestro, "a 25 cuadras del lugar se percibía el olor al amoníaco", sostuvo.

"El amoníaco tiene más peso que el aire por lo cual está más abajo. Hicimos una tarea con dos líneas de ataque al fuego y equipamiento de protección para aplacar con una lluvia", explicó el jefe de los Zapadores.

Además, Borré dijo que recorrieron casa por casa 200 metros a la redonda del frigorífico, para advertir a los vecinos que se dirigieran al predio del Ejército, con el fin de prevenir posibles afecciones por el producto químico. Ninguno quiso salir, pero igual les aconsejaron cerrar todas las ventanas y acudir de inmediato a un centro médico si alguien se descomponía.

Los obreros que están en Terapia Intensiva se vieron afectados por la explosión y la inhalación del gas que se utiliza para enfriar las cámaras del frigorífico. Según se informó, están fuera de peligro, pero se analiza si tendrán secuelas.

La Fiscalía de Paraná aguarda las pericias para establecer responsabilidades.

Comentarios