Secciones
Desalojo

Tras el desalojo, los Petrechelli llevan un año y medio viviendo en la vereda

La casa donde residían fue demolida en junio del año pasado, cuando los echaron mediante una orden judicial. Hoy, en un rancho precario, resisten

Jueves 27 de Diciembre de 2018

Desde hace un año y medio los Petrechelli viven en la vereda, frente al inmenso terreno de calle Churruarín y López Jordán donde estuvo apostado el hogar que con esfuerzo construyeron, hasta que mediante una orden judicial fueron desalojados y el inmueble fue demolido y reducido a escombros.
Indignados, comentaron a UNO que las boletas de la Administración Tributaria de Entre Ríos con inscripción "Posesión Particular" siguen llegando a nombre "Petrechelli, José Ángel", el hombre de 60 años que hace más de tres décadas había quedado al cuidado del predio por pedido de quien era su dueño en ese entonces, que luego falleció. Ahora el jefe de familia figura como deudor moroso porque nadie se ha hecho cargo de esta obligación.
Nunca fueron intrusos y ellos sí pagaron regularmente los impuestos, por lo que alguna vez iniciaron el trámite para usucapión para adquirir definitivamente el inmueble por la posesión veinteañal. No obstante, esa instancia no prosperó y quien afirmó ser el nuevo propietario, presuntamente un inversor rosarino, les inició un juicio para que abandonaran la propiedad.
Resistieron la medida en 2014, pero el 13 de junio de 2017 los obligaron a irse mediante la fuerza pública, con la presencia de 10 patrulleros y 60 policías. Los adultos juntaron lo que pudieron antes de que todo quede convertido en ruinas, y los chicos se aferraron a algún juguete para que no se los arrebataran, como hicieron con su casa.
Desde entonces cuestionan la polémica medida. Dispuestos a no bajar los brazos, erigieron con trozos de nailon, lonas, maderas y otros materiales en desuso un rancho en la vereda. La precaria vivienda viene resistiendo los embates de las violentas tormentas que azotaron a la región las últimos meses, aunque con las lluvias se les mojan los colchones y la ropa y la pasan mal.
Según contó Gabriela, la hija de 32 años del matrimonio que vive en el lugar, son siete adultos y un niño los que permanecen frente al predio con la esperanza de que alguna vez la Justicia entrerriana revise su caso y puedan recuperar el espacio del que los echaron.
En el lugar su papá sigue trabajando como cartonero, juntando de la basura lo que puede vender y con lo que gana alimenta a su familia. En la acera se acumulan chatarra, heladeras viejas, gomas y otros desperdicios. En el ecléctico escenario hay de todo, desde faisanes en jaulas hasta chivos. En la mesa de la improvisada galería hay una bolsa de pan, junto a un termo y un mate que comparten entre todos, al igual que comparten la angustia cotidiana de sentirse desamparados. Una cortina que precede a un viejo placard de madera separa los ambientes, y garantiza la intimidad de una precaria habitación donde por las noches se entregan al sueño para reponer las energías y la ganas de seguir dando batalla a las ingratitudes del destino, a pesar de todo.
Orlando, otro de los hijos, de 24 años, ayer acomodaba en su antigua camioneta unos pallets que iba a vender y contó a UNO: "Seguimos viviendo acá y nadie nos da nada. Tengo una hermana que fue madre hace poco y se fue a alquilar, porque en un lugar así no puede estar un bebé. Acá es difícil estar cuando hay tormenta".
Su mamá, Griselda Cháves, quien los primeros meses lloró de impotencia ante la situación que les tocaba atravesar, no estaba en el lugar porque se había ido a hacer unas diligencias el centro. "Ella ahora está bien, pero en Navidad lloró bastante. Yo le digo que solo llore por los muertos, no por los vivos. Mientras tanto nosotros seguimos trabajando y resistimos con los papeles y una banda de pruebas que tenemos", dijo, el joven, y en referencia a quienes hoy son poseedores del predio, manifestó con enojo: "Ellos no tienen nada". En tanto, Gabriela confió conmovida: "Queremos volver a nuestra casa, a ver si hay algún gobierno nos da la razón para que podamos hacerlo. Extrañamos tener un baño, un lugar donde no debamos sufrir el calor, la humedad, los mosquitos, como nos pasa ahora estando así, en la vereda. Esto no es vida, y menos para los chicos. Mi hijo cumplió 10 años, pasó a 5° grado, y está conmigo soportando toda esta situación".

Gestiones
Consultado sobre el caso, el defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay, mencionó a UNO: "Lo que hicimos en su momento fue conseguir un subsidio en la Municipalidad y subsidios en la Provincia para que ellos compraran un terreno para irse, pero nunca se decidieron a mudarse a otro lado". En este marco, recordó: "Buscamos con el Copnaf y Desarrollo Social algún lugar, pero nunca les conformaron las ubicaciones, algunas que incluso quedaban en la zona. Una era en Churruarín, otra en Soldado Bordón y Hernandarias, otra en Francia y Borges".
"Algunos de los integrantes de la familia con hijos menores se fueron, pero el matrimonio y otros de los hijos lamentablemente decidieron quedarse en la vereda, esperando un fallo de usucapión, con la esperanza de recuperar el inmueble de enfrente. Más no pudimos hacer", expresó.
Orlando Petrechelli reconoció que la posibilidad de irse "quedó en la nada", y Gabriela, su hermana, sostuvo que no sabe qué pasó finalmente con la gestión para que pudieran mudarse a otro lado. "Algo hay que buscar y salir adelante, porque así como estamos hace un año y medio, sin tener una casa y un baño, no podemos seguir".
La joven confió en que hay un abogado del Copnaf –organismo que oportunamente intervino para brindar protección a los menores de la familia que se quedaban sin techo– que está revisando la documentación que ellos tienen, para ver si pueden avanzar en un reclamo, y concluyó: "Estuvimos toda una vida completa en lo que era nuestra casa y que nos echaran de un día para el otro fue terrible. La abogada que teníamos estuvo la jornada previa con nosotros ante el juez y cuando nos desalojaron se borró y nunca más habló con nosotros. Nos sentimos abandonados, pero nunca voy a bajar los brazos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario