Secciones
Transporte escolar

Transporte escolar tendrá suba del 35% sobre marzo 2020

Las clases inician el lunes y es un momento clave para el transporte escolar, que espera poder retomar la actividad tras casi un año sin trabajar.

Lunes 22 de Febrero de 2021

En Entre Ríos está estipulado que las clases presenciales comiencen el lunes, de manera escalonada o gradual, con pautas de organización para cada nivel y modalidad en base a un calendario y siguiendo un estricto protocolo. Se trata de un momento crucial para el transporte escolar, que estuvo casi un año sin lograr trabajar, ya que por la pandemia del Covid-19 las clases se suspendieron a mediados de marzo de 2020 y con esta actividad no han tenido ingresos.

Transportes escolares transportistas9.jpg

Ahora aguardan poder retomar su labor, y el aumento que se definió para la prestación del transporte escolar para este inicio del ciclo lectivo será de un 35% sobre la tarifa que tenían hace un año. Así lo confirmó a UNO Silvina Salas, presidenta de la Asociación Transportistas Escolares de Paraná (Tresa). “El costo varía de un transporte a otro, dependiendo de la distancia, y de cómo va a ser el traslado; si el alumno va a ir una semana sí y otra no, o si va a concurrir todos los días. Porque por aula van a ser pocos los chicos que puedan asistir de manera presencial. Por ahí hay escuelas en las que van a poder recibir a todos los estudiantes todos los días, porque son pocos y las aulas son muy grandes. En esos casos van a tener una tarifa que va a rondar entre los 5.000 y los 6.000 pesos”, explicó.

Desde el sector, que fue uno de los más afectados por la cuarentena, afirman que este año hay un 10% menos de vehículos prestando este servicio, ya que “al no poder trabajar y prorrogarse la cuarentena muchos se dieron de baja para dedicarse a otra cosa”, según manifestó la dirigente de Tresa, quien sostuvo: “Algunos vendieron sus vehículos y se dedicaron a otras actividades. Hubo quienes se pusieron a vender productos de limpieza, o instalaron una rotisería en la casa, o hacen postres para vender, porque necesitaban trabajar y estuvimos parados todo un año y prácticamente sin ayuda ni del Estado nacional ni del provincial”.

Si bien durante 2020 solicitaron habilitación para poder brindar otro tipo de servicios con el transporte, tuvieron una respuesta favorable del municipio recién en noviembre, y la demanda fue prácticamente nula. “En Paraná somos entre 78 y 80 más o menos actualmente, contando que se ha dado de baja un 10% de los transportistas, ya que fue muy difícil subsistir. Algunos pudieron hacer algo e insertarse en otras cosas, pero otros no”, expresó, y lamentó: “Con el transporte no pudieron tener ingresos, porque la reconversión que veníamos pidiendo para llevar gente a las empresas o brindar otros servicios nos salió en noviembre, que ya fue muy tarde para poder hacerlo”.

LEER MÁS: Transportistas escolares esperan por acuerdo con el Estado

Todo este contexto adverso se agravó porque debieron seguir pagando las tasas municipales, aún sin poder trabajar, soportando además los incrementos constantes de los valores de los costos fijos. Sobre este punto, indicó: “Nos vamos endeudando con las tasas porque no hay trabajo. No nos han perdonado las tasas de 2020 y ahora estamos pidiendo que se adhiera a la ley de emergencia como para que este año nos condonen ese cargo y no seguir acumulando más deudas”.

A su vez, manifestó: “El combustible es lo que más nos preocupa en este momento, porque aumenta muy seguido. Pero además los otros insumos tuvieron subas, como los cambios de aceite, los repuestos, las cubiertas y demás. Todo eso también ha variado muchísimo en el último año, tenemos una inflación muy alta y vamos perdiendo cada vez más rentabilidad”.

Salas también observó que, sin poder trabajar, algunos tomaron el crédito con tasa cero ofrecido por el gobierno nacional, pensando en que las clases se retomarían a mediados del año pasado, y analizó: “Para quienes lo hemos tomado ha sido un salvavidas de plomo, porque lo hicimos con la premisa de que en agosto o septiembre del año pasado se iban a reanudar las clases, y eso no pasó. Hay gente que está debiendo eso, o que para pagarlo sacrifica otras cosas”.

Transportes-escolares-transportistas8.jpg

Asimismo, remarcó que se vieron obligados a incurrir en gastos extras, ya que debieron equipar sus vehículos con el nailon que divide al conductor de los chicos, adaptarlos a los protocolos, adquirir pistolas para medir la temperatura corporal y corroborar que los pasajeros no tengan fiebre y hacer la desinfección de las unidades, entre otras medidas”.

Al protocolo, diseñado por una licenciada en Higiene y Seguridad Industrial, ya lo entregaron a la Municipalidad y esperan su aprobación esta semana. “Todavía estamos esperando que se apruebe el protocolo por parte de la Municipalidad, pero ya nos prometieron que esta semana sacan la resolución. Ya está todo presentado y ahora esperando la comunicación de las escuelas”, dijo al respecto.

Entre los puntos principales que detalla el documento, se especifica que cada chico tiene que usar tapaboca al subir y presentar una declaración jurada. “Se pueden utilizar todos los asientos. Va un chico por asiento y cada vehículo tiene entre 14 y 15 lugares, o los más chicos entre 11 y 12. Pero sabemos que tampoco van a ir todos los días todos los pasajeros, sino que será según el calendario que establezca cada escuela”, explicó la transportista.

En este marco, comentó: “Hemos elaborado una declaración jurada para que los papás la redacten y la entreguen los días lunes de cada semana, especificando que no han tenido contacto estrecho con nadie que haya estado enfermo de coronavirus y después el chiquito tiene que cumplir con el uso de tapaboca, nosotros hacer la desinfección del vehículo, y otros puntos que están indicados en el protocolo que vamos a implementar”.

LEER MÁS: Entre Ríos: dieron a conocer el protocolo para el regreso a las clases presenciales

En cuando a la demanda de los padres, indicó que aún hay incertidumbre y dudas sobre cuántos van a contratar finalmente el servicio, ya que en muchos casos están esperando a ver qué resuelven en cada establecimiento educativo y cuántos días a la semana o al mes tiene que concurrir cada estudiante. “Por ahí me parece que no saben qué hacer muchos de los papás, porque no tienen el horario de la escuela, por lo menos es lo que estoy viendo con mis clientes. Todos dijeron que sí van a tomar el servicio, pero en tanto y en cuanto las escuelas no les informen cómo van a asistir sus hijos no sabemos qué va a pasar”, subrayó.

Por último, manifestó que aguardan que las clases no deban suspenderse nuevamente, ya que eso terminará por afectar a quienes, con esfuerzo y haciendo malabares, resistieron un año sin ingresos por este servicio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario