Secciones
La Provincia

Tomó la decisión de intentar dejarle algo bueno al mundo

Emprendedores: En unos meses lanzará el catálogo de ventas. Consiguió cumplir el sueño de fabricar skates. Hace las tablas, pensó los trucks y solo importa las ruedas. Renunció a un trabajo con proyección porque tiene ganas de dejar una huella profunda

Jueves 20 de Noviembre de 2014

Juan Manuel Kunzi / De la Redacción de UNO
jkunzi@uno.com.ar

 

 

 


Marcelo Chelo  Schiavi, dentro de algunos meses; un par quizás, espera presentar el catálogo con las tablas de skate que está fabricando de la forma más artesanal posible.
La historia es más o menos así: elige la madera, cuando encuentra la ideal la compra, les coloca el molde, la corta, hace el “shape” de los bordes para dejarla perfecta, la lija a mano y con alguna máquina termina de pulirla. Casi al final le sella para toda la vida la marca: Litoral Skateboard con un cuño de bronce calentando a fuego y por último, ahora sí, le hace el laqueado. 
Como para ir por partes, después, llega el momento de los trucks (los ejes del skate). El artista plástico Alfredo Godoy Wilson le talló un prototipo en madera “perfecto” y se lo llevó a Javier (el único dato que le quedó del fabricante local),  que los colocó en cajones de arena y después los rellenó con aluminio. Los truck llevan el nombre de la marca y es todo un dato porque quedan muy pro. Darse ese lujo le llevó varias reuniones previas con Javier hasta que encontró la manera de hacer el logo de tal manera que se pueda registrar con la arena. Cuando estuvieron listos, los retiró y los dejó prolijos. Luego los pulió hasta dejarlos a punto para que sean parte de un nuevo skate. 
Los ejes quedaron como una réplica de los primeros usados porque  mandó a construir los bujes de goma y las arandelas. Lo único que compró fueron los tornillos y las tuercas aunque agudizó el ingenio para que el cliente pudiera armar y desarmar la tabla con las herramientas del mercado argentino.
Siempre tuvo en mente fabricar un skate que roce el “100% paranaense” pero en el camino se fue complicando la logística. Investigó todo lo necesario para producir las ruedas y se dio cuenta que era casi imposible. Hizo hacer un juego en Buenos Aires  y el resultado final estuvo lejos de lo que buscaba. Contactó a un importador y compró las ruedas en China que se acercan a lo que su mente idealizó.
Ahora tiene todas las tablas en el taller que armó en la casa de su mamá y que está punto de mudar a su nuevo hogar. Asegura que logró  hacerse de un stock importante de insumos para tener un buen número de skates listos. Fiel a su estilo,  lejos de desesperarse, está confiado en que cuando pueda rearmar el taller todo se encaminará a la presentación oficial. Mientras tanto afina los números porque la idea es ganar el dinero que pague las horas de trabajo y tener un margen para reinvertir en el proyecto.
Schiavi eligió como punto de partida el mes de julio del año 2010. En esa fecha registró la marca después de hacer un intenso estudio de mercado. Investigó cómo se fabrica un skate completo desde cero. 
La decisión de dejar su trabajo habitual y dedicarse a su sueño lo tomó después de darse cuenta que estaba entregando demasiado tiempo a proyectos de otros.
Venía trabajando hacía cuatro años en la productora Encuadre de  Buenos Aires y ya sabía que iba a renunciar. “Estaba cansado del rubro, mucho tiempo, muchas horas, muchos días haciendo cosas que no valían la pena. Miraba para atrás y me daba cuenta que técnicamente  aprendía mucho pero en cuanto a los proyectos, a los que uno le dedicó tanto esfuerzo, no eran nada que aportaran o que dejaran algo al mundo”.
Entonces tomó la gran decisión de hacer algo que lo llenara por completo: “La otra pasión que siempre tuve, además del dibujo, fue el skate.  Como el rubro del skate de calle o del longboard está tomado por  muchas empresas pensé qué era lo que podía hacer. Siempre me gustó la estética de los años 60 y 70. Así encontré mi lugar. No estoy inventando nada pero es algo que llama la atención. Es mucho trabajo con la madera que a mí me gusta, elegirla, buscarla”, explicó en cuanto a la decisión clave. 
En el medio viajó a México en 2011 para dibujar en otra película y cuando volvió se encontró con un país devaluado en donde los precios de la materia prima se fueron por las nubes como así también los materiales importados. Entre ellos los rulemanes.
Más allá de los contratiempos, tiene en claro que es solo cuestión de tiempo para salir a vender los primeros skates.
En un dato que tiene que ver con su  filosofía frente al skateboarding, resaltó que los pensó para la “no competencia”. Con sus skates no se pueden tirar pruebas o realizar grandes maniobras en las bajadas. Sirven para transportarse por las calles de la ciudad. Andar cada vez que uno tenga ganas. A todo esto hay que sumarle la estética. Una especie de skate retro que  lleva a otros tiempos muchas veces anhelados o idealizados, pero más lindos al fin.
Chelo sabe que en la ciudad se está generando un movimiento fuerte con el deporte y se espera un crecimiento aún mayor después de la construcción del skatepark municipal.
Ahora hay que esperar por las  ciclovías que  harán una ciudad más amigable con el transporte sin motor,  por ahora parece que  es mucho pedir.
Más allá de lo que falta, lo que hoy tiene entre manos es un sueño concretado. Nada mal. 

 

 

 

En la puerta


Como nos conocemos hace muchísimos años nos quedamos hablando en la puerta de su casa. Le pregunté por la familia: “Mi mamá es fundamental porque me  dejó armar el taller en su casa, mis hermanos me alientan para que presente la empresa. Sin Ana (su compañera) no podría haber hecho nada porque es el principal soporte”. Lo más importante es que Bruno, su pequeño hijo de un año y dos meses, ya tiene la tabla que le hizo papá.  

 

 


El domingo en Rosario

 

 

El domingo se realizará la segunda edición de los Olympix Games en el complejo de piletas Parque Alem de Rosario.
La actividad comenzará a las 15  y está previsto una fiesta en las piletas    By Wallas que es una de las mejores movidas nocturnas de la ciudad.
También se realizará una demostración  de wakeboard con winch en altura y tirada de 100 metros  con un box de 14 metros y un kiker que termina en la pileta chica. Los wakeboarders realizarán una transfer entre pileta y pileta que pinta para ser increíble.
También se armará un half de 14 metros de largo por  siete de ancho y tres de alto que se habilitará para skaters y bikers. 
En el predio se montarán sectores Vip de Miller Lite y Red Bull dos de las marcas que más están invirtiendo y avalando a los deportes alternativos que se practican en Argentina.
También se colocarán  Stand de las marcas  más importantes en donde se podrán conseguir las últimas tendencias. Se realizará un desfile de modelos y puntos para realizar fotografías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario