Secciones
Entre Ríos

Templos católicos abren sus puertas, tras casi dos meses

El padre Tanger, de la Catedral de Paraná, pidió a los fieles no cometer infracciones a las normas y recordó que solo es para orar brevemente.

Martes 12 de Mayo de 2020

Desde ayer, rige la habilitación para que los templos católicos reabran sus puertas, aunque solo para asistencia espiritual de los creyentes o para la oración personal, pero con los recaudos de higiene, prevención y de distancia social necesaria.

La medida fue avalada luego de la reunión mantenido por las máximas autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), con funcionarios del gabinete nacional, en una reunión en la Casa Rosada.

Serán las primeras prácticas de fe que se podrán permitir en las iglesias y templos del país, después de casi dos meses. De todos modos, antes de la medida nacional, algunas jurisdicciones provinciales ya se habían adelantado.

Tras el encuentro entre el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el canciller Felipe Solá y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, por parte del gobierno, y el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina; y los monseñores Oscar Ojea y Carlos Malfa, presidente y secretario de general de la CEA, ayer ya abrieron algunos templos.

En el caso de Paraná, la Catedral Metropolitana abrió sus puertas. El padre Eduardo Tanger, ante la consulta de UNO, pidió cautela a la comunidad católica, para que se respete absolutamente el marco de cuarentena vigente en el país.

“El templo está abierto de 8 a 12, pero no quiere decir que pueden entrar en grupo; sigue la norma vigente del Presidente”, aclaró el prelado. En ese sentido, explicó que la visita debe encuadrarse dentro de lo previsto por el aislamiento y distanciamiento social. “Es como está establecido, cuando se sale a caminar en el horario que es permitido, y de una persona. No pueden venir de a dos, porque están infringiendo las normas. Se permite hacer una visita muy breve, y se tiene que entrar con barbijo”, explicó.

Tanger reconoció que ayer por la mañana, entre los asistentes, hubo personas cometieron infracciones a las normas, “como sucede en la calle, y no es culpa ni de las autoridades, ni de la Iglesia. Las cosas están puestas y si no lo cumplen es responsabilidad de cada uno”, remarcó. Destacó la tarea de la Policía de Entre Ríos, que custodian afuera e incluso dentro del templo, “pero no puede ir un uniformado detrás de cada persona, para ver que no se le caiga el barbijo”. “Uno ve en las calles que hay personas que marchan abrazadas, y no está permitido”, acotó.

Por último, Tanger insistió que hay que entrar al templo con barbijo, y solo para una visita. “No es venir a la Iglesia para romper la norma, que es clara y dice que hay que permanecer en las casas. La apertura es una excepción, pero la regla general es estar confinados con la familia, en sus hogares”, mencionó y señaló que no hay confesiones.

Patronal

Se celebra hoy la Fiesta Patronal de Nuestra Señora de Fátima. Bajo los condicionamientos del aislamiento social preventivo y obligatorio, no se puede asistir a misa. Y como viene ocurriendo, los oficios religiosos se transmiten y siguen a través de las redes sociales. En este caso, la celebración principal por la patronal de Fátima se desarrollará a partir de las 16, con transmisión de Canal Once.

Sinagogas cerradas

La excepción habilitada rige exclusivamente para los templos católicos, aunque sin la posibilidad de participar en celebraciones litúrgicas.

En el caso de la comunidad judía, numerosa en la provincia de Entre Ríos, no hubo tampoco presentaciones para tratar de flexibilizar el cierre de los templos.

Pablo Soskin, presidente de la DAIA Entre Ríos, y de la Federación de Comunidades Judías de Entre Ríos (Fecojuer), dijo a UNO que las sinagogas siguen cerradas, hasta tanto no haya alguna determinación del Gobierno.

“En nuestra religión, se necesitan al menos 10 personas para un rezo mínimo”, señaló. Además, a diferencia de la Iglesia Católica, los templos no permanecen abiertos todo el día, sino que se abren para determinadas celebraciones.

“En nuestro caso, nos reunimos los viernes a la noche, los sábados a la mañana, y en alguna otra festividad, pero una persona no va solo a la sinagoga”, explicó.

Por otra parte, el dirigente rescató que la comunidad había determinado incluso antes de la cuarentena, el cierre de las actividades de culto, recreativas, deportivas y educativas. En la provincia, hay sinagogas en las ciudades de Paraná, Concordia, Villaguay, Villa Clara, General Domínguez, Concepción del Uruguay, Basavilbaso, Avigdor, Gualeguay y Gualeguaychú.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario