Secciones
Un año en Cuarentena

Teletrabajo: a la espera de la vigencia de la Ley

El 1° de abril entra en vigencia la Ley de Teletrabajo, una modalidad que cobró vigencia con la pandemia. La aplicación es dispar y genera posturas contrarias

Viernes 19 de Marzo de 2021

Teletrabajo: entre la virtualidad y la aplicación de la Ley: se cumple un año desde que el gobierno nacional decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) debido a la pandemia del Coronavirus Covid-19. Desde ese día, todos los hábitos de vida cambiaron, incluida la modalidad de trabajo. Millones de personas debieron comenzar a trabajar en forma virtual de un día para el otro, desde sus casas. Salas de chats, plataformas de videoconferencias, correos electrónicos y mensajería instantánea han sido –y continúan siendo- las formas de comunicación que la tecnología puso a disposición para esta nueva forma de trabajo, denominada teletrabajo.

teletrabajo3.jpg

Según la Ley Nacional Nº 27.555 que, entrará en vigencia el 1° de abril, el teletrabajo existe cuando se realizan actos, obras o se prestan servicios propios del contrato de trabajo desde un domicilio particular por medio de tecnologías de la información y comunicación. Dicha ley regula los derechos y obligaciones en la relación laboral que se desarrolla a distancia. Entre los puntos más destacados está la reversibilidad, es decir que el empleado puede decidir regresar a su lugar físico de trabajo cuando lo desee y la desconexión digital, a partir de la cual el trabajador no estará obligado a responder fuera del horario laboral. Asimismo, la ley establece que el empleador deberá proveer el equipamiento -hardware y software- y asistencia necesarios para el desempeño de las tareas.

UNO dialogó con referentes del sector sindical tanto del ámbito público como privado y con el Consejo que nuclea al sector empresarial para conocer cómo se ha teletrabajado y cómo se han adaptado las empresas, organismos y trabajadores a esta modalidad. Las experiencias de trabajo virtual han sido disímiles de acuerdo al sector, aunque la mayoría de los entrevistados coincidió en que aún no se ha implementado la Ley en los sectores que representan.

teletrabajo4.jpg

Así, Augusto Gervasoni, secretario adjunto de La Bancaria Paraná, explicó: “En el sistema financiero no tenemos incorporados a compañeros con la Ley vigente de teletrabajo porque todavía no está la implementación, lo que tenemos son acuerdos con cada uno de los bancos. Mantenemos el equilibrio entre la presencialidad ya que la actividad es esencial, y la virtualidad, a la que están abocadas las personas con factores de riesgo, mujeres embarazadas y las personas mayores de 60 años. A estos trabajadores se les brindan los elementos como computadora y celular”.

Respecto a la consulta sobre cómo han sido las experiencias de los trabajadores, expresó: “hay compañeros y compañeras que plantean una continuidad de este esquema de trabajo desde el hogar, y otros que quieren reincorporarse rápidamente al lugar físico de trabajo porque no han encontrado la comodidad necesaria en el hogar”.

Por su parte, Oscar Muntes, secretario general de ATE Entre Ríos, expresó: “Tenemos una posición clara a nivel nacional y es que el teletrabajo sirve para diciplinar a la clase trabajadora con 24 horas al servicio de la patronal. Además, prestamos servicios con nuestras propias herramientas y presupuesto. Somos conscientes de que estamos en un momento difícil, pero se han aprovechado para seguir precarizándonos. Nuestra experiencia ha sido negativa”.

teletrabajo1.jpg

Factores positivos y negativos

Por su parte, Francisco Uranga, coordinador del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), admitió que, si bien las empresas han venido trabajando con la virtualidad, aún no se han implementado cambios a raíz de la Ley de teletrabajo. Asimismo, comentó que la experiencia del CEER ha sido favorable porque el Consejo pudo participar de muchas reuniones y eventos a nivel nacional, con menores costos y tiempo, y los socios de toda la provincia han tenido una participación mayor en los encuentros virtuales. “El factor negativo fue que se perdió la otra función de la asamblea, que es la socialización y vinculación personal”.

A modo de conclusión

En suma, las posiciones y experiencias respecto al trabajo virtual varían de un sector a otro, mientras se espera la implementación de la Ley en medio de una posible segunda ola de contagios de Covid-19.

Lorena Rey /de la Redacción de UNO

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario