La Provincia

Su hijo quedó parapléjico y en cinco años la Justicia no halló a los culpables

"Nos sorprendió el fallo. Estamos mal por lo que sucedió en este juicio", dijo el padre de Bruno, que cayó desde una escalera y quedó parapléjico.

Domingo 17 de Octubre de 2021

En septiembre de 2016 Bruno Escobar de 19 años se encontraba en un boliche en la Costanera de Concordia divirtiéndose junto a sus amigos y el destino quiso que su vida cambiara para siempre. El joven cayó desde una escalera y quedó parapléjico. Sufrió la quebradura de la quinta y la sexta vértebras tras caer desde unos cuatro metros por una escalera que conectaba la planta superior de la pista bailable con el piso.

bruno escobar2.jpg
El joven quedó parapléjico tras caer de una escalera.

El joven quedó parapléjico tras caer de una escalera.

Esta semana se resolvió el juicio penal contra uno de los propietarios por el entonces boliche Costa Cruz, Guillermo Pietrantrueno, ya que su hermano Gabriel falleció en 2017. Estaban imputados por el delito de “lesiones culposas gravísimas”, que de acuerdo a lo que tipifica el artículo 94 del Código Penal Argentino, es un delito que podía ser penado con hasta tres años de prisión.

Luego del juicio, el tribunal encabezado por el vocal Ives Bastián, resolvió “absolver de culpa y cargo a Guillermo Gustavo Pietrantrueno, ya filiado, por la comisión del delito de lesiones gravísimas culposas, artículos 94 en relación al 91 del Código Penal”.

Tras la resolución, el padre del joven, Mario Escobar, mostró su indignación ante la sentencia. “No esperábamos este fallo, creíamos que al menos le iban a dar dos años o inhabilitarlo a algo. Nos sorprendió el fallo. Estamos mal por lo que sucedió en este juicio”, expresó en LT 15 Radio del Litoral.

Consultado sobre los pasos a seguir, Escobar expresó: “Mi abogado dice que tenemos 10 o 15 días para apelar esto para ver si le podemos encontrar otra solución. Uno no tiene experiencia en este tipo de cosas, entonces deja en mano de los profesionales, los abogados. Mi anterior abogado Gerónimo De Bueno de Paraná trabajó malísimamente mal, junto al fiscal Germán Dri. Los dos hicieron un mamarracho tremendo. El fiscal está para defender a la víctima, pero fue lo que menos hizo”.

Y agregó: “a los cinco años se hizo la reconstrucción del hecho, cuando ya no estaba más la escalera de donde cayó Bruno. Otra cosa fue que De Bueno renunció 20 días antes del juicio, nos dejó tirados. Ahí lo encontré a –Juan José– Buktenica; tomó el caso una semana antes y se agarraba la cabeza, de lo mal encaminada que estaba la investigación. Nunca se citó a los integrantes de la SRL que explotaba ese boliche, ningún patovica y choferes de ambulancia fueron citados. Uno no sabe nada, pero el profesional al que se le escape esto es un mamarracho”.

Justamente respecto a la escalera desde donde cayó el joven, el papá de Bruno señaló: “Se comprobó en el juicio que los Bomberos no habían autorizado la escalera. Era algo fantasma. Bruno se cae desde ahí, pero esa escalera no estaba autorizada por nadie. Ninguno de los tres municipales, ya sea (Jorge) Boujón –ex director de Inspección General–, Martín Santana –ex secretario de gobierno– y (Marcos) Wdowiak –asesor legal del municipio– ninguno se hizo responsable”.

Escobar explicó que de ahora en más trabajarán para tratar de revertir este fallo de primera instancia. “Con el paso del tiempo uno va aprendiendo. El 12 de noviembre caduca la causa y uno se pregunta por qué dejaron demorar tanto. Acá hubo mala intencionalidad. Podría haber sido un momento histórico y marcar un precedente sobre este tipo de cosas, pero no. Evidentemente, algún día le tiene que tocar a alguien con peso para que la justicia resuelva como debe ser”, remarcó. El padre del joven accidentado manifestó su agradecimiento al abogado Buktenica que tomó el caso, ya que consideró que se trata de “una brasa caliente”. Y citó: “Deberá volver a estudiar el caso y ver qué se puede revertir. Lo que se demostró en el juicio es que la escalera no existía en la presentación que se hizo en la municipalidad en 2015. Alguien tiene que hacerse responsable de eso”.

Por otra parte destacó que hay poco testigos en el caso, ya que muchos prefieren no darse a conocer debido al temor por posibles represalias. “La gente tiene miedo y no quiere presentarse. Al principio había como 50 testigos, pero solo fueron dos chicos que asistieron con un miedo terrible y declararon lo que pudieron. Acá estamos luchando contra un poder económico muy grande y esta gente sigue abriendo boliches”, manifestó.

Escobar precisó: “esta gente a la condena social ya la tiene. Uno lo palpa en la calle, Concordia está conmovida por el caso de Bruno. Además Dios los va a condenar a todos y se va a hacer justicia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario