Producción

Soja: el cultivo que más creció desde 1980, pero ha decaído en la última década

La facilidad de venta favoreció el auge; el decline actual de la soja es por mejora en el área sembrada de trigo y la quita de retenciones en otros cultivos

Miércoles 17 de Agosto de 2022

Desde 1980, el cultivo anual para granos que más creció en Argentina fue la soja, tanto en superficie como en rendimiento y producción. Esta expansión fue posible gracias a la facilidad de cultivo y la seguridad de venta del grano. En los últimos años, no obstante, el área de cultivo declinó levemente, mostrando rendimientos.

Soja.jpg

En los últimos 11 ciclos agrícolas la superficie sembrada con soja en Argentina promedió 18,5 millones de hectáreas, mientras que en Entre Ríos fue 1,4 millones de hectáreas, respectivamente. En promedio el cultivo ocupó 7 y 21% de esos territorios, respectivamente. En ese período, el área total sembrada con soja disminuyó claramente en Argentina y en Entre Ríos; a nivel nacional, se perdieron 303 900 hectáreas por año, mientras que en Entre Ríos, la variación fue de 34.330 hectáreas/año menos.

El trabajo de evaluación fue realizado por la Estación Experimental Paraná del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y que incluyó también un análisis sobre la situación en Santa Fe.

SOJA.jpg
Prácticas. Rotación de cultivos favorece sustentabilidad de la tierra.

Prácticas. Rotación de cultivos favorece sustentabilidad de la tierra.

soja.jpg

Reducción

Precisamente, la ocupación de grandes territorios por parte del cultivo disminuyó durante los 11 años en que abordó el estudio. Entre los motivos, sobresale la recuperación del área sembrada con trigo y otros cultivos de invierno.

soja.jpg

El cultivo de soja es protagonista en la mayoría de los departamentos entrerrianos, con excepción de Islas del Ibicuy y la región noreste (Federación y Concordia, por ejemplo), que tienen mayor presencia de otras producciones regionales.

El estudio al que accedió UNO detalla que en cuanto a superficie sembrada, en Gualeguaychú y Paraná, se siembran entre 170.000 y 180.000 hectáreas, mientras que Uruguay, Nogoyá, La Paz y Villaguay cuentan, cada uno, con 120.000 a 130.000 hectáreas. En el resto, las superficies totales son inferiores.

En cuanto a la “intensidad sojera” – porcentaje sobre la superficie total de tierra firme de cada distrito–, en el norte, en La Paz y Villaguay, es de aproximadamente 19%; en el sur provincial, hay mayores valores, tanto en el departamento Paraná (34 %), como en Nogoyá, Tala, Gualeguaychú y Diamante (25 y 30 %). Esos valores caen en Victoria y Gualeguay debido a que buen parte de su superficie es insular.

Tendencia

El área sembrada con soja ha descendido en el norte provincial: en La Paz (-2.285 h/año) y, con similar tendencia, en Villaguay (-1.364 h/año). En el centro, departamentos Paraná, Nogoyá, Tala y Uruguay, la superficie sembrada cayó -6.200 h/año, 2.500 h/año, -1.700 h/año, -2.900 h/año, respectivamente.

Paraná tiene una presencia tradicionalmente alta, y se ha mantenido, en Nogoyá recién en el último ciclo agrícola ha trepado a más del 60 %; en Tala, no supera el 45%; y en Uruguay, es menor al 40%.

En el sur provincial, de oeste a este, el área sembrada con soja ha caído en Diamante, Victoria, y Gualeguay, y se mantiene en Gualeguaychú; en Diamante se pierden -3.300 h/año, en Victoria, -4.100 h/año y en Gualeguay -5.000 h/año; en Gualeguaychú, en cambio, la superficie se mantiene, o solo cae no linealmente (-1.700 h/año).

TE PUEDE INTERESAR: Otro camión con soja que salió de Entre Ríos fue detectado en Corrientes con facturas falsas

Silobolsas soja cosecha Federación agraria dolar soja.jpg

Conclusiones

El trabajo realizado por la estación Paraná del INTA plantea distintas lecturas y conclusiones acerca de la tendencia observada, en los últimos 11 años.

Confirma caídas del área sembrada con soja, como tendencia lineal en Argentina y en Entre Ríos, aunque no fue así en Santa Fe.

Acerca de cuestiones comerciales, “la eliminación de retenciones a la exportación de cereales posiblemente hayan impulsado la superficie de éstos disminuyendo, indirectamente, la de soja y/o cambiando la relación primera/segunda en dicho parámetro”.

Por otra parte, plantea que el crecimiento, en muchas regiones, de la proporción sembrada con soja de segunda “es una señal positiva; en comparación con soja de primera como único cultivo primavero/estival, la soja de segunda sobre un cultivo de invierno aumenta la captación anual de los recursos naturales, e incorpora, la mayoría de las veces, rastrojo de gramíneas al sistema”.

El estudio del INTA, con el diagnóstico realizado, propone reflexionar sobre prácticas de cultivo, y que sea de utilidad para asociaciones de productores y profesionales, y para la actividad pública a cargo del ordenamiento y la prospectiva del uso de la tierra y los recursos, tanto a nivel departamental, como provincial y nacional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario