Secciones
Adultos Mayores

Sindicato de Jubilados denunció que siguen perdiendo derechos

En una volanteada en el PAMI advirtieron que es cada vez más difícil acceder a servicios y bienes básicos, al igual que prestaciones de salud.

Martes 27 de Agosto de 2019

El cierre de oficinas del PAMI en Paraná, la reducción de la atención en el hospital de la Baxada, el aumento de la tarifa del transporte público y el pedido de una cobertura integral de medicamentos, fueron las principales demandas que visibilizó ayer el Sindicato de Trabajadores de Jubilados de Entre Ríos. A través de una volanteada en la esquina de la Unidad de Gestión Local XIV del PAMI buscaron visibilizar esta problemática, primero entre sus pares, y luego entre la ciudadanía de la capital provincial. La jornada de protesta pretendió ser el canal para conocer las demandas de los jubilados, pensionados y retirados, tanto nacionales como provinciales.

“Los jubilados la están pasando muy mal, especialmente aquellos que pertenecen a la órbita nacional”, manifestó el referente sindical, Mario Huss. Mientras se realizaba la concentración explicó que está avanzando la conformación del Sindicato de Jubilados Provincial, con reuniones los lunes, jueves y viernes a partir de las 16 en la sede de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) en Paraná.

A su lado, Rufino Méndez, advirtió que la medición de la Canasta Básica de Alimentos no “se corresponde” con las necesidades básicas de un jubilado. En base a esa salvedad, sostuvo que la alimentación de un jubilado no se puede equiparar al resto de la población: “Cuando vamos a comprar una sal sin sodio, tenemos que pagarla mucho más que una sal común. Y habida cuenta de que no hay un control respecto de los medicamentos, también allí se han cometido excesos. Advertimos el aumento en algunos medicamentos de hasta el 700%, desde el año pasado hasta la actualidad”, reflexionó durante la convocatoria.

A esta altura la percepción unificada es que a este colectivo “se lo está expulsando de la sociedad” y lo ejemplificó con una cita del papa Francisco: “Hay gente que entiende que un jubilado ya es descartable. Nosotros peleamos para que eso no ocurra”.

Méndez denunció que cada vez es más difícil acceder a servicios y a prestaciones de salud de calidad. En este punto, denunció el cierre de una de las oficinas del PAMI que funcionaba en San Agustín. “Hace varios meses que dejó de funcionar esa delegación. En el hospital de la Baxada había tres oficinas y ahora queda una sola; se disponía de entre 35 y 40 butacas. Ahora solo quedaron 12, lo que implica que los jubilados que allí concurren están incómodos porque van a estar de pie. Todo eso significa que la gente que vive en barrio San Agustín tiene que trasladarse hacia el centro para hacer un trámite”, sentenció.

El dirigente recordó que en esa delegación se atendían alrededor de 200 personas por día.

Stella Maris Retamar de Mistura, jubilada provincial, se quejó por el Banco Entre Ríos: “No entrega los recibos de sueldo, tenés que andar por todos los cajeros, la gente mayor no puede hacer esa tarea. Hoy estamos en esta lucha todos los jubilados”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario