Transporte público
Miércoles 05 de Septiembre de 2018

Sin subsidios al transporte, el boleto urbano de Paraná debería duplicar su valor

Con esa medida nacional, la tarifa del servicio se iría a 30 pesos. En los servicios provinciales, representa entre el 30% y el 40% del valor del pasaje

Entre las medidas de ajuste y achique de gastos del gobierno nacional para poder lograr un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), una de los más preocupantes es la eliminación de los subsidios al transporte. La decisión para instrumentarse a partir del 1º de enero de 2019 tiene un impacto real y concreto en el bolsillo de los miles de usuarios entrerrianos del servicio público.
Al dejar el Estado nacional de afrontar esas erogaciones, le transferirá la responsabilidad a cada una de las provincias y eventualmente a los municipios –ya castigados con la eliminación del Fondo de la Soja–, para analizar de qué modo puede intervenir o aportar subsidios para evitar que se produzca una brutal disparada de precios en las tarifas. Algo similar ocurre con la Tarifa Social vigente en los servicios de gas y energía eléctrica.
Esta medida de ajuste del Gobierno implicará un recorte cercano a los 900 millones de pesos anuales en Entre Ríos, que reciben las empresas del transporte urbano e interurbano. Los subsidios vigentes que reciben las firmas para evitar que el costo real se traslade directamente a los usuarios, está compuesto por tres líneas de aportes: Sistema Integrado de Transporte Automotor (Sistau); el Régimen de Compensación Complementaria Provincial (CCP); y el aporte que se entrega a las empresas por el gasoil subsidiado, que actualmente representa una diferencia de casi 20 pesos con el valor real en el mercado.
Desde el martes y ayer, los ministros de Economía de todo el país analizan esta quita de subsidios, entre otros temas, en el marco de la confección del proyecto de Presupuesto Nacional 2019 que deberá presentar en pocos días más el Poder Ejecutivo al Congreso.
Ayer, el ministro de Economía, Hugo Ballay, confirmó la preocupación por la eliminación de los subsidios al transporte. Al respecto, en diálogo con el programa Buen Día –que se emite por FM Litoral– indicó: "Insistimos que hay que analizar otras variables, que son los recursos coparticipables, para que las provincias podamos hacer frente a esa quita de subsidios y no castigar nuevamente al usuario de un micro, donde la quita de subsidios duplicaría el pasaje. Para que podamos suplir, necesitamos más recursos: pedimos modificaciones tributarias, no creación de nuevos impuestos, sino rever la reforma tributaria del año pasado; y analizar, por ejemplo gravar con una alícuota del 1% los bienes radicados en el exterior. Si hay que hacer un esfuerzo, tienen que hacerlo todos", dijo.
Según estimaciones dadas a conocer a UNO por representantes de los sectores del transporte automotor, la eliminación de los subsidios por parte del Gobierno quitará a la Provincia unos 900 millones de pesos anuales. A diferencia de otras jurisdicciones del país, en Entre Ríos no hay subsidios al sector, y solo circunstancialmente en Paraná se dispuso un aporte municipal –vigente solo hasta fin de mes–, que representará más de 1 millón de pesos mensual, y se instrumentó para que el impacto del aumento del boleto sea menor para los usuarios. De todos modos, desde el 1º de octubre, el pasaje subirá a 14,85 pesos, y las empresas ya no recibirán ningún tipo de contribución, al menos por lo que se aprobó en el Concejo Deliberante cuando se dispuso la suba del boleto.
Ante la consulta de UNO, referentes del sector del transporte urbano local explicaron que en la composición de costos de las empresas los subsidios representan más del 50% de los recursos. Así, el boleto general hoy en 12,40 pesos y desde octubre en 14,85 pesos, debería dispararse a unos 30 pesos.
Para ejemplificar, las empresas ERSA Urbano y Mariano Moreno recibieron durante agosto, 3,1 millones de pesos y 2,4 millones de pesos respectivamente, en concepto de Sistau. Por Compensación Complementaria Provincial, percibieron 8,8 millones de pesos y 6,9 millones de pesos respectivamente. Ambos subsidios constituyen alrededor del 50% del total que envía Nación; el resto se aporta con el gasoil subsidiado.
El impacto en los servicios urbanos afectará no solo a Paraná, sino también a otros significativos como Concordia, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, y otros de menor envergadura, como La Paz y Chajarí.
En cuanto a los servicios provinciales, se indicó a UNO que los subsidios tienen una incidencia del orden del 30% al 40% en la estructura de costos de las empresas.
Sobre ello, se precisó que es más significativo el subsidio en los servicios de menores distancias, como aquellos que operan desde Paraná y cubren la región de Paraná Campaña. Si se trasladase a la tarifa, los valores deberían reacomodarse en esos porcentuales.
Actualmente, el Estado nacional subsidia a más de una veintena de empresas, que abarcan algunas como San José SA; El Indio SRL; Guadalupe SRL; Ciudad de Crespo SRL; Expreso Hernandarias SA; Transporte Fluviales del Litoral SA, entre las más representativas.

Distintas definiciones
Tras el anuncio el lunes del ministro de Hacienda de la Nación Nicolás Dujovne, de la decisión del Gobierno de ahorrar en subsidios un 0,5% del Producto Bruto Interno (PBI), por la eliminación de los aportes al transporte automotor y de la Tarifa Social eléctrica y del gas natural, las provincias fueron tomando distintas posturas.
Mendoza hizo punta. El ministro de Economía de esa provincia, Martín Kerchner, indicó que el gobierno provincial absorberá el subsidio del gobierno nacional y no subirá el boleto. El costo total del sistema de transporte asciende a 3.500 millones de pesos y un tercio de ese monto lo ponía la Nación. Se calcula que más de 1.000 millones de pesos dejarán de llegar a Mendoza en este concepto. "Entendemos que no es momento porque ya es bastante el ajuste que el mendocino debe soportar por el ajuste en las tarifas nacionales. No va a haber aumento del boleto por el traspaso de los subsidios. Lo mismo por la tarifa social eléctrica, que le cuesta a Mendoza 560 millones de pesos", dijo Kerchner.
Por su parte, el gobierno de Córdoba decidió que no reemplazará con fondos propios los subsidios al transporte que dispone el gobierno nacional. En esa jurisdicción, son unos 2.600 millones de pesos anuales que llegan a través del Sistau y las CCP. En su lugar, se anunció que profundizará sus programas de subsidios a la demanda, principalmente en los programas Boleto Obrero Social (BOS) y Boleto Social Cordobés (BSC).
En Santa Fe, la eliminación de los subsidios recortará unos 300 millones de pesos anuales en el servicio urbano, y unos 2.300 millones de pesos en el interurbano. El intendente macrista, José Corral, no adelantó posturas, mientras que los ministros de Transporte y de Hacienda de la provincia profundizaron sus críticas a la medida de transferencia inconsulta por parte de la Nación.

Comentarios