Salto Grande
Miércoles 23 de Enero de 2019

"Sin Salto Grande, el río hubiese llegado a 15,60 metros sin dar aviso"

Luego de las críticas de distintos sectores por el manejo de la crecida, el titular de la CTM remarcó que "es una ventaja" tener esa obra

Como ocurre en cada crecida extraordinaria del río Uruguay, con sus consecuencias en todos los pueblos aguas abajo de la represa, se disparan las críticas y análisis sobre el manejo que debe hacer la Comisión Técnica Mixta (CTM). Tal como describió UNO ayer, hubo declaraciones con ese tono, desde sectores políticos, ambientales o incluso planteos comunes de los vecinos, que piden entre otros puntos, rever el protocolo de la represa para enfrentar estos casos.
La voz del titular de la CTM, Roberto Niez, no se había escuchado en los últimos días. Ayer, en comunicación con LT 15 de Concordia, brindó un panorama de la situación y destacó el manejo del organismo binacional en la actual crecida.



"Si no estuviera Salto Grande, el río hubiese llegado a 15,60 metros y no hubiese avisado –cuando trepó a 14,48 metros el sábado–. Sacamos a toda la gente seca, la represa permitió soportar el agua a la noche y la gente pudo salir en tiempo. Y de día, se coordinó con la gente de Concordia para que vaya creciendo de a poco y que la gente tenga tiempo de evacuarse. A veces criticamos Salto Grande, pero tenemos que ver esa gran ventaja, la gente que en 1959 sufrió la mayor creciente de Concordia de la historia–creció hasta 17 metros–, hubiese querido tener a Salto Grande para que le avise antes, como ocurrió en los últimos años. Eso es importante que se conozca", hizo hincapié el funcionario durante la entrevista, en la que remarcó ello dos veces. Vale recordar que el río a 16 metros, en 2015, provocó más de 10.000 evacuados.
Por eso pidió no criticar la forma de gestión que llevan adelante los hidrólogos, que son profesionales de muchos años en la CTM.
Niez aclaró que en momentos de creciente, Salto Grande genera menos energía. "A veces hace falta explicar a la gente que hay siete turbinas a cada lado de la represa, y en el medio están los vertedores, donde pasa esa agua más movida; fueron abiertos unos 10 días atrás. Esa agua no es turbinada y no genera energía; sobra y se tira. Para producir energía se necesitan 7.000 metros cúbicos por segundo y lo que está pasando o llegó a pasar fueron 28.000 metros cúbicos. Eso que quiere decir que solo una tercera parte fue para generar energía".
De todos modos, la crítica principal planteada desde distintos sectores de la comunidad fue porque en lo previo no se liberaron caudales para esperar que el agua que venía bajando, llegue con un embalse más bajo. "Con el diario del lunes somos todos Gardel", deslizó y se refirió a la altura límite de 30 metros que no se puede bajar en el lago; y también por la disparidad de los pronósticos. "Teníamos pronósticos de 20.000 metros cúbicos de caudal posible de lluvia y otros, de los dos mejores pronósticos en el mundo, marcaban 30.000 metros cúbicos. Entonces un tiene que tomar la decisión y ver si toma uno u otro, o hago un promedio. Nosotros trabajamos con promedio", citó.
Ante la consulta sobre los planteos en torno al protocolo de acción, dijo: "El lago, a menos de 30 metros no puede estar. A veces a uno le dicen en Concordia por qué no bajan la represa a 20 metros. Quiero decirles que si uno lo bajara a 20 metros, corre riesgo la presa, porque el oleaje va a pegar a menos altura y no está preparada para estar debajo de los 30 metros. Cuando Salto Grande se hizo fue para generar energía, y no para regular, y la regulación hace lo que puede, pero no es que fue hecha para regular el río", aclaró. Y acto seguido, marcó que se ha cambiado el manual que manejan hidrólogos de Uruguay y Argentina: "Se atenúa lo que se puede, pero no es una presa que esté hecha para que regule caudal. Empiezan los problemas estructurales cuando se está por debajo de los 30 metros, y yo como presidente no voy a pedir que se corra ese riesgo, de romper una presa semejante con el río, y con gente aguas abajo". En ese sentido, dijo que cuando hay un problema político en el medio, "siempre se producen estos ruidos. Por respeto a la gente que está inundada o evacuada, no quiero entrar en la disputa política que siempre ocurren en crecientes".
Se refirió también a los retrasos en pagos a ribereños afectados por las últimas tres crecientes, y dijo que durante su gestión se ha puesto "bastante al día" esa situación.
Finalmente, sobre la perspectiva de la creciente, informó que el lago está bajando. "Es lo primero que se baja, porque hay pronósticos de lluvias, si bien pueden ser pocas, se hace para que el lago tenga una reserva y pueda contener el agua si llega a llover". Según el último comunicado de la CTM, teniendo en cuenta los diferentes modelos meteorológicos que coinciden en pronosticar precipitaciones poco significativas para toda la cuenca en los próximos días, los caudales erogados permanecerán en un entorno de 25.000 metros cúbicos por segundo, y la altura del río frente al Puerto de Concordia no superará los 14,60 metros. La cota del lago descenderá tendiendo a los 35.50 metros en los próximos días. "Somos optimistas que la situación va a mejorar. De todos maneras estamos en un proceso de corriente del Niño y estos eventos aún son probables que puedan volver a ocurrir", insistió Niez.
La cantidad de evacuados sobre la costa del Uruguay se mantiene por encima de las 1.000 personas, con la perspectiva favorable de un nuevo día con el río en baja lentamente, tanto en territorio entrerriano como en la cuenca media. En tanto, las inundaciones en Uruguay obligaron a trasladar de sus hogares a 4.500 personas, de los departamentos de Artigas (norte), Durazno (centro), Florida (centro sur), Paysandú (litoral oeste), Salto (norte) y Soriano (suroeste).



Alerta por el Gualeguay

El comunicado fue contundente: "Aviso a los navegantes, por motivos de seguridad, queda prohibida la navegación en el río Gualeguay; 2.000 metros aguas abajo del Club Náutico y 2.000 metros agua arriba del puente Pellegrini".
En la primera notificación aseguraban que la prohibición se debía a "la caída al río de un cable de alta tensión" y pedían difusión porque era un mensaje de Prefectura Naval.
Como la información circuló por WhatsApp algunos que no tenían señal o datos, salieron al río igual.
La profesora Valeria Caffa fue una de ellos porque bajó a rescatar los botes de la Escuela Municipal de Canotaje, y el de Daniel Dal Bo que estaba asegurado con un candado. "Lo llamé al flaco Dal Bo, me pasó la contraseña y pude rescatar a tiempo su embarcación (que es de la elite mundial) porque el agua corría muy fuerte", contó a UNO la profe de la escuelita que desconocía lo que pasaba con el cable.
En las últimas horas Prefectura confirmó el pedido para evitar que los vecinos lleguen al río y Enersa informó que, debido a la crecida del Gualeguay, se acortó la distancia entre el agua y una línea de media tensión.
"En reiteradas oportunidades se ha observado, en el propio cruce del río, gente pescando desde el Puente Viejo. Producto de ello, hoy se encuentran enredadas tanzas de hilo de pescar en la línea eléctrica que alimenta a Estación Enrique Carbó, zona de Policía Caminera y la Estación de Servicio camino a Ceibas", alertaron en un comunicado.
Además agregaron que "hasta tanto no baje el nivel de crecida del río, no están dadas las condiciones de seguridad para efectuar las reparaciones pertinentes, ya que es preciso subir a una columna de hormigón y la correntada es muy fuerte", indicaron.
Por estos motivos, y teniendo en cuenta que se trata de una línea eléctrica que se encuentra operativa, Enersa advirtió los peligros solicitó "encarecidamente abstenerse de realizar actividades de pesca y navegación por la zona".
"Fuimos al Club Náutico en piragua y nos confiamos", narró la profesora Caffa que rescató las embarcaciones con la ayuda de un integrante de la Escuela, el Guardavidas del Club Náutico y un trabajador de la institución.
Ataron unos 40 botes en el sector de la cancha de tenis mientras esperan que por unos días deje de llover, para que baje la altura del Gualeguay. La correntada lleva el agua hacia Puerto Ruiz y luego desemboca en el río Paraná.

salto grande.jpg

Comentarios