Secciones
La Provincia

Será absuelto un adolescente que asesinó de un tiro a un familiar

Pese a la gravedad del hecho, se tuvieron en cuenta varios atenuantes, al tiempo que se valoró el proceso de resocialización iniciado para salir de una vida llena de violencia y estupefacientes.

Jueves 22 de Noviembre de 2012

Javier Aragón / Redacción de UNO
jaragon@unoentrerios.com.ar

El juez Penal de Menores Mario Gómez del Río, absolverá a un adolescente de 16 años que fue acusado de asesinar de un escopetazo a su tío en una pelea que se registró el 8 enero de 2011 en el interior del Volcadero en Paraná.
 

El magistrado tomará esta resolución luego de que la fiscal en la causa Laura Catáneo no acusara, por entender que el imputado era inimputable y porque además había comenzado a transitar un esmerado camino de resocialización que había dejado en el pasado la relación con las drogas, el alcohol y la violencia.
 

UNO informó en su momento que en la noche del 8 de enero de 2011, Gustavo Portillo, de 23 años, fue asesinado de un disparo a la altura de la cabeza. Por el hecho fue detenido su sobrino, de 16, conocido como Juancito, en honor a su padre asesinado un tiempo antes, quien era apodado como Juan del Diablo.
 

En la causa judicial se estableció que el menor y el tío tomaron durante gran parte de la jornada y tras consumir alucinógenos tuvieron un inconveniente con unos vecinos. Allí ellos se ofuscaron entre sí y por efecto de la violenta situación y la ingesta, Portillo terminó muerto en el interior del Volcadero.
 

El defensor del menor, Walter Rolandelli informó a UNO que desde ese entonces el acusado fue alojado en una dependencia del Consejo del Menor en Concordia, y luego derivado a un centro de rehabilitación de adicciones de Buenos Aires.
 

“En esta situación, el muchacho aprendió a leer y a escribir, pero además se le descubrió un severo problema neurológico”.
 

El letrado explicó que en el juicio que se llevó adelante en el Juzgado de Menores, la fiscal acompañó su postura de reclamar la absolución.
 

La funcionaria entendió que no solo hubo atenuantes para tener más que en cuenta, sino que se puso sobre la mesa la evolución que tuvo en los tratamientos. “Además de la neurosis, también se le comprobó una psicosis crónica y por contrapartida se verificó la superación de la agresión impulsiva que mamó de pequeño”, enfatizó, para marcar que ante esto, el juez adelantará el fallo absolutorio para el martes, para lo cual se solicitó de modo especial el mantenimiento del tratamiento iniciado.

Libre, pero con control
La resolución de Gómez del Río, no solo dispondrá la absolución del acusado. Es probable que el magistrado le imponga además una serie de medidas restrictivas que deberá cumplir para mantenerse en libertad siguiendo el proceso de resocialización. De ser así deberá presentarse en el Juzgado de modo periódico y cumplir con el tratamiento iniciado, no ingerir drogas ni alcohol y mantener el nivel de vida elegido ahora, que es trabajar junto a familiares fuera del ámbito de violencia con el que se crió.
 

Se impone precisar que si no llegase a cumplir con las pautas que le ordene el juez perderá la libertad y será internado en un neuropsiquiátrico.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario