separación en origen

Separación en origen ayuda a 400 recuperadores de residuos

Analizan cómo impacta la doble contenerización y la separación en origen en la labor de las tres cooperativas de Paraná que nuclean a recuperadores de residuos

Jueves 27 de Octubre de 2022

Hace casi cinco meses que comenzó a regir en una zona de Paraná el programa de separación en origen de residuos y doble contenerización, promovidos en el programa Separá que impulsa el municipio. Desde entonces, más vecinos comenzaron a tomar mayor conciencia sobre la importancia de hacer la separación domiciliaria, aunque todavía falta reforzar esta acción para avanzar hacia una ciudad más saludable.

En este marco, quienes a diario pueden observar si se cumple con esta disposición son los recuperadores de residuos, tanto quienes juntan el cartón directamente de los contenedores, como aquellos que cumplen sus tareas en algunas de las plantas que completan la gestión integral de los residuos sólidos urbanos.

La separación de residuos en origen ayuda a obtener más material reciclable.jpg
La separación en origen de los residuos ayuda a obtener más material reciclable

La separación en origen de los residuos ayuda a obtener más material reciclable

Susana Zárate, presidenta de la cooperativa Nueva Vida, que realiza su labor en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos Manuel Belgrano, adonde llegan los camiones municipales que hacen la recolección en la capital entrerriana, contó a UNO que hoy en día, desde la zona céntrica y dentro de los bulevares, va un camión por día con material que se puede reciclar y comentó: “Lo que es cartón no se ve, hay una merma, que puede darse porque la gente no consuma algo hoy en día. Pero sobre todo por el tema de que hay muchos cartoneros en la calle que pertenecen a una de las tres cooperativas que funcionan en Paraná, haciendo un trabajo similar al nuestro. El cartón que nos puede llegar a nosotros tiene bajo valor, porque no podemos recuperar un material limpio como hacen los recolectores que andan en la calle. Aunque igual tenemos grandes generadores que una o dos veces por semana nos llaman y recuperamos material limpio de ahí. El kilo de cartón hoy se paga 30 o 40 pesos”.

A su vez, refirió: “Después son unos 15 camiones que vienen a diario con residuos de toda la ciudad, pero con todo mezclado. De ahí separamos lo que podemos, que es todo tipo de plástico, lo que sean botellas de gaseosas, los PET transparentes y verdes, los envases de aceite o de shampú, los bidones de lavandina, los potes de helado; todo eso; y también vidrio”.

A lo que logran separar lo venden a una empresa de Buenos Aires y a otra de Rosario del Tala, y al dinero lo distribuyen entre los 84 trabajadores que forman parte de la cooperativa. Con esto complementan un ingreso que reciben del Estado: “Tenemos una ayuda de Nación, que es a través del programa Potenciar Trabajo. Hay 11 chicos que no lo tienen y el municipio les cubre una parte y la otra, mas de la mitad, le cubre la cooperativa”, mencionó Susana, quien destacó la posibilidad de trabajar en este espacio: “Antes trabajábamos en el Volcadero y no había baños, ni donde tomar agua. Pero en la cooperativa tenemos baño, si llueve la mercadería no se pierde porque al estar adentro no se moja. Y lo principal es que nuestros hijos no andan con nosotros cirujeando, sino que están en la escuela. Y nosotros, al tener un turno, terminamos de trabajar y podemos estar con ellos”.

Recuperadores de residuos ganan su sustento a través de un trabajo más formal.jpg
Recuperadores de residuos ganan su sustento a través de un trabajo más formal

Recuperadores de residuos ganan su sustento a través de un trabajo más formal

Quienes andan en la calle recolectando cartones y otros materiales en contenedores y demás son los integrantes de la cooperativa Recicladores del Paraná, que se formó hace tres años con el impulso del Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE), dándole un marco más formal y con mayor contención a la labor que muchos de ellos ya venían haciendo. Celia, una de sus referentes, opinó sobre la separación domiciliaria en Paraná y afirmó: “Además de que falta mucha promoción ambiental y visibilización del trabajo que hacen los compañeros recuperadores urbanos, también hay que reforzar la educación, porque hay gente que no sabe qué depositar en cada contenedor y tiran todo mezclado. Desde la cooperativa bregamos por un circuito circular productivo. En mi caso, soy promotora ambiental y trato de concientizar a los vecinos sobre la correcta separación en origen, para que los compañeros puedan hacer un recorrido diferenciado y que ese material vuelva a la industria”.

Sobre esta tarea, mencionó: “Recolectamos cartones, papel, plásticos, y los derivados de estos materiales, y ahora también estamos recuperando vidrio. Una vez que están los materiales clasificados y enfardados, vuelven a las industrias en Buenos Aires, ya que somos parte de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores, y ellos nos permiten la comercialización en las industrias de allá, ya que es más conveniente. Por ahí también le vendemos a Papelera de Entre Ríos, porque tenemos dos galpones, uno en calle Sebastián Vázquez y otro frente al CIC de la Floresta, y nos quedamos sin espacio”.

La mujer explicó que en Paraná los acopiadores suelen pagar menos: “Es mucha diferencia la que hay con las barracas que compran material acá. A la industria le vendemos a 33 pesos el kilo de cartón, por ejemplo, cuando en la barraca pagan 10 pesos, según han contado compañeros que tienen que vender ahí en la diaria. Por ahí también, de acuerdo a lo que nos han dicho, hay barracas en las que las balanzas tienen un truco para pesarles menos”, advirtió.

Cuestiones de este tipo son las que llevan a que cada vez más recuperadores se sumen a la cooperativa. “Hoy en la calle trabajan entre 250 y 280 recuperadores urbanos juntando cartón y otros materiales; y los que sostienen el trabajo de los galpones, clasificando los materiales, enfardándolos y demás, son aproximadamente entre 25 y 30 compañeros. Muchos de ellos trabajaban en el basural a cielo abierto, en el Volcadero. Y hoy el centro verde que tenemos es como la casa de los cartoneros. Ahí tienen garantizadas herramientas como guantes, borcegos, uniforme, bolsones, carros de mano, la enfardadora, la balanza con la que pueden pesar y eso les facilita un montón a la hora de vender”, refirió. También comentó que la mayoría está incluida en el programa Potenciar Trabajo: “Ese es el piso de ingreso que tienen, y después al material que recuperan lo cobran cada 15 días en una cuenta de banco que tienen”.

Más allá de todos estos beneficios, Celia planteó que todavía hay conquistas que están pendientes y sostuvo: “Lo que está faltando es que la sociedad reconozca el trabajo de los compañeros como eslabón esencial en el reciclado y recuperando materiales, y en el cuidado del medioambiente. Y dignificar ese trabajo haciendo la correcta separación en origen de lo que cada uno consume y descarta”.

LEER MÁS: Programa Separá en Paraná: "Tras la puesta en marcha tuvimos buenos resultados"

Por su parte, Tamara Medrano, de la cooperativa Un sueño cartonero, contó a UNO que son ocho personas trabajando actualmente en el recupero de residuos, pero en su caso hacen un recorrido puerta a puerta por una zona puntual y retiran cartón, papel y otro materiales de empresas de la ciudad. “Trabajamos con todo tipo de material reciclado. Hoy conseguimos un comprador que nos paga mejor en Santa Fe y eso ayuda a que todos podamos tener nuestro ingreso”, comentó, y coincidió con sus pares: “Falta más concientización sobre el trabajo que hacemos y la gente separe los residuos en su casa”.

Sobre este punto, Horacio Enríquez, referente de Eco Urbano, institución que en la provincia lleva adelante una sostenida labor en materia de concientización ambiental, analizó: “Paraná viene teniendo una inversión través de los diferentes gobiernos, y en particular del que hoy está a cargo de la gestión, en infraestructura para el tratamiento integral de residuos. Eso está a la vista por la doble contenerización y por la planta de gestión de residuos con que cuenta la ciudad, que es muy importante. Pero lo que hay que destacar es que todo sistema, para que realmente sea sustentable, necesita fundamentalmente de la participación de los vecinos y cada una de las instituciones de la comunidad”.

En este marco, concluyó: “Desde el hogar, cada familia debe separar los residuos en orígenes, como lo dicen las leyes de presupuesto mínimo pero también nuestras ordenanzas. Porque ese es el paso fundamental para la valorización de los residuos, que implica elevar la tasa la reciclaje y de recupero de los distintos materiales que después alimentan la industria del reciclaje”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario