La Provincia
Jueves 15 de Noviembre de 2018

Semana del Prematuro: las familias se sumaron a una emotiva celebración

Tras una semana de actividades, el hospital San Roque convocó a un encuentro con padres y niños nacidos pretérmino y juntos festejaron la vida

La Semana del Prematuro se celebra desde el lunes en todo el país y Entre Ríos se sumó a los festejos con una serie de actividades en los hospitales Masvernat de Concordia y materno infantil San Roque de Paraná.
En este marco, en el nosocomio de la capital entrerriana se desarrolló ayer la reunión que incluyó la presencia de padres y madres de bebés que nacieron antes de completar los nueve meses de gestación –hoy se hará lo propio en Concordia–. Concurrieron junto a sus hijos para acompañar esta iniciativa y para "agradecer el personal del hospital San Roque la atención recibida", según comentaron a UNO. Además del equipo de médicos, enfermeros y profesionales, estuvo un grupo de adultos mayores de los talleres del centro de salud Selig Golding con sus profesores y la directora de la institución, quienes en un generoso gesto llevaron obsequios a los presentes y leyeron cuentos.
Cabe recordar que en la Maternidad del San Roque hay entre 3.500 y 3.800 nacimientos por año, incluyendo los partos naturales y las cesáreas, y hasta un 7% son de bebés prematuros. De acuerdo a lo informado por José Luis Casco, jefe del servicio del Neonatología, los casos aumentaron en un 40% en los últimos años debido a diversos factores, como por ejemplo la falta de controles durante el embarazo. Por otra parte, mencionó a UNO que hasta hace unos años acompañaban a los papás cuyos hijos nacían en las semanas 25 o 26, y ahora ven muchos casos de alumbramientos ya en la semana 23.
"La mortalidad ha disminuido mucho por todos los avances que hemos tenido, pero la morbilidad es a lo que tenemos que abocarnos y es lo que se trabaja este año", refirió Casco. En este marco, hizo alusión a las secuelas que pueden tener los niños prematuros: "El nacimiento pretérmino puede afectar el sistema nervioso del bebé". A su vez, el especialista mencionó: "Esta semana se estuvo hablando en las charlas alusivas sobre un montón de temas que quizás uno no los tiene en cuenta, como el impacto del niño al nacer, que viene de un lugar muy tranquilo, que es la panza de la mamá, y se encuentra con una incubadora que tiene una humedad y una temperatura distintas, donde hay ruidos, luz y lo estamos agrediendo. El estrés es un factor determinante para el neurodesarrollo del bebé".
Entre los derechos del prematuro, el que se priorizó este año en las charlas fue el Nº 3, que especifica que "el recién nacido tiene derecho a recibir atención acorde a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales, pensando en su futuro", y a partir de este lema es que en 2018 está en el centro de la escena el cuidado del desarrollo neurológico del bebé con proyección en las siguientes etapas de su vida.
Casco destacó que con la idea de favorecer este desarrollo, en la actualidad "se deja que el papá y la mamá estén mucho más tiempo con el bebé", y sostuvo: "Ellos son parte del equipo de trabajo. La tecnología hoy nos permite la sobrevida de los bebés prematuros, pero tenemos el gran desafío de trabajar en la calidad de vida que damos a estos niños y a las familias".
El profesional instó a las embarazadas a realizarse controles periódicos y recurrió a un argumento espiritual para explicar su importancia: "Los bebés que nacen vienen a tener su experiencia de vida, pero básicamente a enseñar algo a la familia y a compartir algo. Merecen el mayor respeto por parte de todos y por supuesto de los papis, y en este sentido hay que hacerse los controles y dar gracias porque esta alma quiere participar en sus vidas y quiere enseñarles a esos padres algo maravilloso".

Testimonios
Susana Hengenreder y Walter Rausch, oriundos de Aldea Santa María, son padres de Belén, que hoy tiene 1 año y medio. La pequeña nació con 31 semanas de gestación y permanecieron con ella 51 días en Neonatología, donde pasaron días difíciles. "A punto de recibir el alta nos avisaron que tenían que operarla y nos tuvimos que quedar una semana más. Fue terrible. Pero salió todo bien. Actualmente tiene sesiones de kinesiología pero prácticamente no le quedaron secuelas", afirmó a UNO Susana, sosteniendo a upa a su hija de profundos ojos celestes sonriendo.
Asimismo, manifestó: "Muy agradecidos con el equipo de la Neo, volvemos cada año a festejar. Es hermoso reencontrarse con los médicos y las enfermeras que nos acompañaron esos días. No alcanzan las palabras para darles las gracias",
Por su parte, Walter indicó: "Uno vuelve a vivir todas esas cosas que pasamos y que eran nuevas para nosotros. Es nuestra primera hija y con las complicaciones que hubo se nos juntó todo: fue una mezcla de alegría, emoción, tristeza. Era esperar todos los días que las cosas mejoraran, preguntar cómo estaba, controlar la balanza todo el tiempo porque nació con 1,600 kilos y tenía que llegar a los 2 kilos por lo menos. Nació con hidrocefalia y le hicieron una cirugía y por suerte estuvo todo bien, así que nuestra gratitud es eterna".
Alejandro Avicinis fue otro de los papás que compartieron el festejo. Llegó desde Santa Elena con su esposa Sandra Prado. Contó que esperaban mellizas, y tras una complicación una de las bebas, a la que llamaron Estrella, falleció de camino en la ambulancia que las traía a Paraná. Juana nació con seis meses de gestación y con las atenciones médicas y el amor de la gente del San Roque y de su familia ya cumplió 9 meses.
Ayer fue la mimada de las enfermeras y Alejandro se mostró agradecido con toda la gente de Neonatología y de las demás áreas del San Roque. "Son los mejores y tuve y tengo plena confianza en ellos", aseveró emocionado.
María Valeria Blanco, quien durante casi 20 años fue jefa de enfermeras en el servicio de Neonatología, explicó: "Realizamos un trabajo interdisciplinario y está muy involucrado todo el personal: enfermeros, médicos, mucamos, psicopedagogos, interconsultores, cardiólogos, ecografistas, interconsultores. Somos un montón de gente y se trabaja en equipo". No obstante, señaló: "El enfermero tiene una función fundamental porque es el que está atento a los prematuros. Debe estar preparado, entrenado, capacitado para darse cuenta de todo signo de alarma que ese bebé nos está manifestando".
Por último, expresó: "Siempre celebramos la Semana del Prematuro con mucho fervor. Antes también había una suelta de globos, que ya no se hace por cuestiones ecológicas, y tenía un sentimiento muy especial, porque en cada globo iba el reflejo de aquellos prematuros que partieron hacia el cielo; era un símbolo que utilizábamos en conmemoración a ellos también".

Comentarios