Solidaridad
Sábado 03 de Marzo de 2018

Se unen los campeones de la vida y gana la solidaridad

Leonardo Dehan y Pato Herrera realizan una labor que los identifica: honran su vocación ayudando a otros para que puedan superarse

Hace más de dos años que Patricio Herrera comenzó un trabajo solidario en distintos barrios vulnerables de Paraná, cortándole el pelo de manera gratuita a los chicos de menos recursos y también a sus padres. A esta noble tarea se sumó su colega Maximiliano Villagra, y más tarde Rocío Saavedra, y hoy ya son más de 40 peluqueros y estilistas los que lo acompañan.
En la actualidad el grupo se llama Peluqueros Solidarios y destinan los lunes, su día tradicional de descanso, a llevar adelante su labor social. Se van turnando para que un equipo importante esté presente en alguna vecinal, un club o una institución, o a veces también en una casa o incluso un patio que alguien dispone en alguna zona postergada, donde las carencias son parte del paisaje cotidiano. En 2017 tuvieron un quehacer intenso, y tras un breve descanso de dos meses, mañana retomarán esta iniciativa en la que además de ofrecer un corte hacen colectas de alimentos, ropa, juguetes, colchones, frazadas y otras cosas que necesitan las familias a las que visitan. Además, suelen brindar una merienda con chocolatada, facturas y bizcochuelos que personas generosas les acercan, compartiendo una jornada amena con los niños.
El lugar elegido para reanudar la labor es el barrio Paraná V, donde visitarán la escuela de boxeo Motobox, a cargo de Leonardo Motoneta Dehan, donde también funciona un merendero, proporcionando alimento y contención a los pibes de la zona. "El dueño del lugar es una persona que desde toda la vida se ocupó de sacar los chicos de las calles y las drogas a través del deporte y la contención. Todo es a pulmón. Estuvimos en el lugar y vimos el esfuerzo que hacen", señaló a UNO Patricio, o Pato, como lo llaman sus amigos.
"Íbamos a empezar en algunas escuelas, pero el inicio de clases viene con paros, así que decidimos comenzar con el amigo de Motobox", dijo, en referencia a Leonardo, y mencionó: "Es la primera vez que vamos a Paraná V y con esta visita iniciamos nuestro trabajo este año, todos los lunes o lunes por medio. Somos muchos peluqueros, más de 40, y la idea de ser tantos es ir turnándonos e ir repartiéndonos en distintos barrios y cubrir más espacios".
Por otra parte, contó que no solamente van a cortar el pelo, sino a llevar higiene: "Nos hemos encontrado con casos de infecciones con garrapatas, cosas impresionantes, y nos ocupamos de que reciban atención. Incluimos a los padres, para que al nene los vean con otra imagen. Es impresionante cómo juega en la autoestima. Hoy un corte de pelo cuesta unos 100 pesos como barato, y es a lo mejor inaccesible para esos padres que por ahí tienen cinco pibes y están todo el día a mate, porque no tienen nada para comer", comentó, y resaltó: "Es maravilloso cómo la gente nos recibe cuando visitamos un barrio, nos dan lo que no tienen, nos traen agua fresca, nos esperan con tortas fritas, nos atienden y nos ayudan a que el todo en el día salga bien".
A su vez, destacó: "Para poder hacer esto contamos con ayuda de mucha gente, que nos trae facturas, juguetes, pañales, útiles. Cuando empezamos con esto me imaginé que más personas se iban a enganchar, pero nunca pensé que iba a crecer tanto. Hay familias atrás de esta iniciativa haciendo bizcochuelos para traer los lunes, hay quienes llevan a sus nenes que traen sus juguetes para poder llevárselos a un chico que no tiene, hay personas que agarran el placar y separan ropa, hay empresarios que realizan donaciones. No somos solo los 40 que hacemos esto, Paraná entero nos ayuda y nos alienta".
El impulsor de los Peluqueros Solidarios contó que ellos por lo general llegan a cada lugar sabiendo qué necesidad tiene cada familia y en función de eso hacen las entregas de las colectas. "Hacemos todo esto de manera gratuita, somos independientes, sin fines de lucro y mucho menos partidarios. Lo que nos proponemos es seguir contagiando solidaridad, como hace dos años y medio. Me llena el alma que esto se haya expandido tanto", afirmó. Asimismo, sostuvo: "Yo tengo mi trabajo, estoy todo el día parado, mi único día de descanso es el lunes, y esta es una manera de descansar y gratamente".
Por su parte, Leonardo Dehan valoró y agradeció la visita que recibirán mañana en su escuela de box y merendero. A sus 48 años está acostumbrado a pelearla, ya que antes de su exitosa carrera como boxeador profesional supo lo que es enfrentar la pobreza y lo que era pasar necesidades. Sin embargo nunca tiró la toalla, y en cada round que le propuso la vida enfrentó los desafíos con la entereza de un grande.
Las carencias de su niñez fueron las que lo impulsaron a ayudar a los chicos que ven amenazado su porvenir por un futuro incierto, donde el flagelo de las drogas acecha con más fuerza a quienes las oportunidades les son esquivas y donde la estigmatización es moneda corriente. "Cuando llegué a Paraná V puse un gimnasio en calle Santos Domínguez, en un chalet que alquilé con garage. Un día que abrí se pararon unos 10 o 12 chicos de bajos recursos del barrio a mirar cómo entrenaban los otros muchachos. Yo ya tenía boxeadores amateur y les pregunté si querían entrenar, pero me dijeron que no, porque no tenían plata para pagar. Les respondí que si se iban a portar bien que no había problemas, que yo tuve los mismos problemas económicos que ellos cuando era chico y mucho peores. Capaz por eso me dediqué a esto", reflexionó.
Si bien en su casa no sobra nada y en su familia viven con lo justo, Leonardo sabe que muchos niños y adolescentes de escasos recursos pueden encontrar en el deporte una contención. Aún sin apoyo del gobierno municipal, que en reiteradas ocasiones le prometió una ayuda y jamás cumplió, se dispuso a continuar con las clases gratis para que los chicos puedan abrirse un camino, comprando los elementos con lo que gana de las clases particulares que da en su actual gimnasio de calle Uzín Olleros 879. "Yo pasé una infancia bastante dura en el campo, en la zona de Oro Verde. Uno que ha sufrido y ha pasado hambre sabe lo que significa muchas veces no tener para comer. Entonces es imposible que yo les diga a los chicos que no pueden entrenar si no tienen para pagar. Los que fueron ese día después invitaron a sus amigos, también llegaron chicos con discapacidad y tampoco les cobré", expresó.
"Por ahí los guantes se rompen, las bolsas también, y al no cobrarles a los chicos a veces no tengo a veces con qué comprarlas. No tengo muchos sponsors, y cualquier ayuda es bienvenida", sostuvo por último el boxeador, que no solo es reconocido por su trayectoria deportiva arriba del ring, por su destacado trabajo como árbitro y como técnico entrenando a otros campeones, sino por su solidaridad y compromiso social.

Cómo ayudar
Los Peluqueros Solidarios reciben donaciones en San Martín 75, casi Mitre. Quien quiera colaborar puede concurrir personalmente o contactarse llamando al (0343) 154670211. "Nos hace falta que nos ayuden con cualquier cosa que puedan, porque todo vale: una bolsa de chupetines, de caramelos, si les sobran juguetes, calzado. Nosotros recibimos todas las donaciones, las separamos y cuando vamos a los barrios más o menos ya sabemos cuál es la condición de cada familia y a quién se las podemos entregar. Pueden colaborar simplemente haciendo un bizcochuelo, comprando una docena de facturas o un paquete de galletitas. Todo eso ayuda a que nosotros podamos hacer nuestro trabajo", subrayó Patricio Herrera.
Quien quiera sumarse como sponsor en la escuela de box de Leonardo Dehan o colaborar con el merendero, se puede acercar a Uzín Olleros 879.

Comentarios