Secciones
carne

Se reactiva la exportación de carnes a China, pero hay un parate en casi todo el mundo

El frigorífico Alberdi ya realiza nuevos envíos al gigante asiático y mantiene su operatividad en medio de la crisis del comercio internacional.

Lunes 30 de Marzo de 2020

En materia de exportaciones de carne vacuna, una de las actividades primarias que más divisas generan al país, la buena noticia es la reactivación que comenzó a darse en China, tras la fuerte parálisis durante los meses de enero y febrero. Pero como contrapartida, la unidad de negocios de los frigoríficos exportadores sufre la restricción en prácticamente todos los mercados del mundo, fundamentalmente de Europa, uno de los principales clientes para Argentina.

En ese contexto complejo y de incertidumbre por el avance del coronavirus se desenvuelve la actividad frigorífica nacional.

En la región, el frigorífico Alberdi de Oro Verde es una de las plantas que produce alimentos para el país, y también para el mundo.

El presidente ejecutivo de esa planta, Leonardo Lequio, informó a UNO que el mercado chino se está reactivando después de un parate en las operaciones. “Veníamos el año pasado con una perspectiva en octubre-noviembre de precios muy buenos. En diciembre-enero-febrero los precios se desplomaron e incluso ese país salió del mercado de compras, pero no solo por el coronavirus, sino porque se había incrementado fuertemente el valor de las proteínas y necesitaban controlar eso para evitar la inflación en China”, mencionó.

Al respecto, graficó que en los meses de octubre y noviembre, la carne se comercializaba en promedio a 7.000 dólares la tonelada, mientras que en enero y febrero “lo poco que se vendió fue a 4.000 dólares”. Esa situación comenzó a cambiar, se dieron nuevas compras y se registra una ligera recuperación de los precios, que no alcanzan los valores del año pasado, pero se situaron en torno a los 5.000 dólares por tonelada. “Eso ya permite que el negocio sea viable, y sobre todo lo que comenzó es la compra, que es lo que más preocupaba, independientemente del precio. China salió a comprar”, señaló el directivo.

Para abril, la perspectiva de China es un volumen de despachos desde Oro Verde, por unas 1.000 toneladas.

Hasta antes de la pandemia, y sin contabilizar a China que se había incorporado justamente a partir de este año –es el único de la provincia, luego de cumplir los trámites para su acceso sobre el epílogo de 2019– el frigorífico tenía un nivel de exportaciones de 1.300 toneladas, mientras que unas 800 toneladas se destinaban al mercado interno de la provincia y de la región.

De todos modos, el panorama de las carnes “no es alentador” para hacer operaciones en el exterior. Es que Europa, el principal comprador de carnes de Argentina, “está afuera de los mercados totalmente. Todos los países, incluyendo nosotros (es decir, el frigorífico Alberdi) tenemos mercadería retornando o a precios con quitas de hasta un 70% del valor original. Hay un parate general en las economías del mundo, y eso repercute en todos lados”, dijo Lequio.

De hecho, la firma tiene -como muchas otras plantas del país- carne en retorno de Europa. “En todo el mundo hay restricciones, e incluso en países limítrofes”, especificó, y acotó que hubo una embarcación de muy menor volumen al habitual, hacia Estados Unidos, y la semana pasada, hacia Israel. “Estamos esperando que pasen las Pascuas judías para ver cómo reacciona el mercado, si vuelven a comprar”, indicó.

Mercado interno

Operadores y actores del sector daban cuenta en las últimas semanas, como factor sustitutivo de las exportaciones, la capacidad de absorción de esas carnes en el mercado interno.

Al respecto, el presidente del frigorífico Alberdi sostuvo que las carnes que van al mercado exportador, no son las que se comúnmente se comercializan en el mercado interno. “Debería haber un cambio excepcional en las costumbres de consumo para que se vuelva a comer carne de campo o de vaca en Argentina. En nuestro país tenemos una costumbre de carne a la plancha o a la parrilla: si tirás una costeleta de vaca o de novillo de campo a la plancha, o asado de vaca o novillo de campo a la parrilla, no te va a gustar porque es dura, tiene gusto a pasto o silvestre. Estamos acostumbrados a comer la carne de la vaquillona o novillito, entonces no es el tipo de mercado. Por eso siempre se resaltó durante el gobierno anterior, que no era necesario bloquear la exportación de carnes para que no suba el precio interno, porque son dos mercados que no van de la mano”, opinó.

Actividad en la planta

En cuanto al funcionamiento de la planta, considerada actividad esencial por el gobierno nacional por ser parte de la cadena alimenticia, se encuentra reducida aproximadamente un 30%, debido a distintas situaciones producidas por el Covid-19.

“No hemos tenido ningún caso, pero se dan situaciones por prevención, como gente que viajó y no puede regresar al trabajo ya que en ese mismo colectivo hubo algún pasajero con fiebre, entonces pusieron a todos en cuarentena; o gente mayor de 60 años. Es decir, distintas situaciones derivadas de las medidas de prevención que implementó el Gobierno, nos diezmó la capacidad operativa de la planta”, comentó.

La falta de apoyo de los bancos

“Lamentablemente, los bancos no están apoyando a las empresas como deberían. El Gobierno hizo los anuncios para promover estos créditos, pero vos llamas al banco y te dicen que no te pueden prestar por la garantía. La posición de los bancos frente a la crisis es pusilánime”, opinó con contundencia acerca de la falta de compromiso social de las entidades financieras.

“Seguimos esperando que el gobierno nacional actúe y obligue a los bancos a financiar estos déficits. El regreso de carnes de Europa nos representa un problema de un millón de dólares de carne que está volviendo; necesitamos ahora un banco que nos dé para poder pagar hasta que la carne vuelva, se reprocese o venda, y después en tres o cuatro meses pagar”, señaló Lequio.

Los bancos no ceden créditos o ponen obstáculos a las empresas de la cadena productiva, por la garantía para el otorgamiento del dinero. A modo de ejemplo, el directivo local de la carne explicó que el frigorífico puede dar como garantía las herramientas de trabajo, la planta y las inversiones que se han hecho en los últimos años. “Ellos –por los bancos– están con la tesitura de prestar a quien puedan garantizar con cosas que puedan rematar en 24 o 48 horas. Ahí es donde el Gobierno debe doblegar, porque los bancos fueron los principales beneficiarios de los últimos cuatro años en el país, ganaron mucho dinero a costa del sufrimiento del pueblo con las Leliqs o Lebacs. Ayer lo escuché al Presidente que no iba a tolerar que ningún empresario despida gente; que quería el apoyo de todo el empresariado y no dejar a la gente sin trabajo. Todos o la gran mayoría estamos haciendo un esfuerzo para ello y no detener la rueda, pero me gustaría también que obligue a los bancos a prestar a las empresas, con las garantías que las empresas puedan ofrecer, al menos por determinado monto y tiempo, para afrontar esta crisis”, opinó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario