Secciones
Conciliación obligatoria

Se necesitarán tres días para limpiar la ciudad de Paraná

El servicio se inició este viernes y continuó en la madrugada del sábado. Vialidad colaborará con los camiones para ayudar en las tareas

Viernes 08 de Noviembre de 2019

La Secretaría de Trabajo de la provincia dictó la conciliación obligatoria por 10 días en el conflicto entre los trabajadores municipales y la comuna paranaense.

De esta manera con la cantidad limitada de vehículos que luego se van a ir sumando, se estima que se necesitarán al menos tres días para dejar la ciudad limpia. El martes podría normalizarse completamente el servicio, según lo señalado desde la Municipalidad.

El responsable del Centro Integrador Comunitario, Roberto Sabbioni informó a UNO que "por lo acordado en Trabajo, los trabajadores realizarán primeramente en el turno noche una asamblea para conocer los alcances de la medida, luego se reiniciará el servicio de recolección de residuos en Paraná".

"Una vez que abramos los galpones de las Unidades Municipales podremos saber a ciencia cierta cuántas unidades tenemos disponibles para cumplir con la tarea. Seguramente no tendremos la totalidad, pero la semana que viene vamos a reforzar todos los servicios", detalló.

El funcionario estimó que en el filo de la medianoche y en el arranque del sábado se trabajará con normalidad.

Intervención provincial

A través del Ministerio de Gobierno, la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto municipal de Paraná, para que se restablezca la recolección de residuos en la ciudad. Además, la provincia ofreció vehículos de Vialidad para colaborar con la recolección, hasta tanto se normalice el servicio.

Atento a las repercusiones sobre los riesgos en la salud de los ciudadanos que podría ocasionar la duración de la medida de fuerza que ha interrumpido la recolección de los residuos urbanos, Trabajo dispuso la conciliación obligatoria en el conflicto entre Suoyem, Ate y la Municipalidad de Paraná.

La medida rige por diez días hábiles desde este viernes y establece una audiencia para el lunes 11 a las 10.30 para buscar recomponer el diálogo entre los gremios y las autoridades municipales que permita posibles soluciones al conflicto y garantice la paz social.

Además de la intervención de la Secretaría de Trabajo, la provincia, ofreció la asistencia, a través de la Dirección Provincial de Vialidad, poniendo a disposición del Municipio, vehículos de la repartición, con el fin de colaborar con la situación.

La decisión se tomó luego de un encuentro realizado esta mañana, entre la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, el vicegobernador, Adán Bahl, la ministra de Salud, Sonia Velázquez, el jefe de Policía, Gustavo Maslein, la titular de Vialidad provincial, Alicia Benítez, el subsecretario de Ambiente Sustentable, Lucio Amavet y representantes de la Fiscalía de Estado, para evaluar una urgente solución al problema de la ciudad capital que tiene los servicios básicos afectados.

Radiografía del conflicto que tiene la ciudad en emergencia sanitaria

El conflicto gremial que comienza a transitar su sexto día con una parálisis prácticamente total de todas las actividades y servicios en el ámbito municipal podría comenzar a tener una salida hoy, a partir de la convocatoria de la Justicia a una reunión al Departamento Ejecutivo Municipal (DEM), al Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoyem) y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

Embed

En una semana sin reuniones formales ni contactos, ni tampoco negociaciones, sin novedades acerca de las gestiones supuestamente realizadas por el intendente, Sergio Varisco, en Buenos Aires –había ido a pedir 120 millones de pesos de deuda de la Nación por obras públicas–, la medida judicial llega con la expectativa de que se pueda destrabar la situación.

Embed

Resulta sorprendente que la mediación llega a instancias de la presentación de una organización no gubernamental, como la Asamblea Ciudadana. Ningún nivel del Estado, organismo o los mismos gremios, lograron que por caminos legales se entable un diálogo serio para poner fin a una problemática donde se visualiza como lo más crítico la situación ambiental, pero que afecta otros aspectos del funcionamiento diario de la comunidad.

Embed

Ayer, el juez Alejandro Cánepa convocó para hoy a las 12, en la sala de audiencias Nº 2 de Tribunales, a funcionarios de la Municipalidad de Paraná, al Suoyem, ATE y a los vecinos que presentaron el amparo por la recolección de residuos, y corrió vista al Ministerio Público Fiscal y a la Fiscalía de Estado.

Embed

“Debido a la naturaleza del conflicto, Cánepa consideró oportuno abreviar lo plazos procesales y otorgarles 24 horas a todas las partes citadas para brindar sus fundamentos, y ampliarlos luego, en audiencia. No descarta tampoco la posibilidad de que en la misma se pueda conciliar alguna solución”, se informó. Asimismo, hasta anoche tenía plazo la Municipalidad para responder al corrimiento de vista que se le diera ante el amparo.

La Justicia solicitó también ayer, a primera hora, a la Secretaría de Trabajo Provincial, para que remita al Tribunal, en el término de 24 horas, todas las actuaciones y/o intervenciones referidas a conflictos colectivos de trabajo entre la Municipalidad de Paraná y los gremios con representación de sus empleados, tramitadas durante 2019. Vale recordar que el conflicto gremial tiene su origen en el incumplimiento paritario del municipio para disponer una suba salarial en octubre, además de la caída de contratos de trabajadores y la falta de herramientas y equipos de trabajo para la prestación de servicios.

Planteo oficial

Por su parte, consumada esa acción judicial de los vecinos, la Municipalidad de Paraná informó que promovió una acción de amparo para el inmediato levantamiento de la medida de fuerza implementada el domingo 3. La presentación, realizada por la Secretaría de Legal y Técnica insta al cese del paro que afecta la recolección, transporte, manipulación y disposición de los residuos en todo el ejido urbano. “Las medidas de fuerza adoptadas por las asociaciones sindicales (Suoyem, ATE y APS) amenazan, restringen, alteran, impiden y lesionan de manera manifiestamente ilegítima el ejercicio del derecho constitucional a la salud pública y al medio ambiente”, se señala en el documento presentado ante los Tribunales provinciales.

“Los sindicatos comenzaron la huelga el domingo 3 con retención total de servicios, poniendo en serio riesgo el servicio sanitario de la ciudad, atentando contra la integridad y la salud de las personas”, manifiesta el amparo, que a su vez agrega: “Esto produjo que en diferentes puntos de la ciudad se acumularan residuos provocando con ello diversos y peligrosos focos infecciosos”.

El documento fundamenta la medida en normas municipales y leyes nacionales. “La Ordenanza Municipal N° 9.199 en su artículo 1 declara de carácter esencial a la recolección, transporte, manipulaciones, tratamiento, clasificación y disposición final de los residuos. A su vez, el artículo 24 de la Ley N° 25.877 de Ordenamiento Laboral establece: ‘Cuando por un conflicto de trabajo alguna de las partes decidiera la adopción de medidas legítimas de acción directa que involucren actividades que puedan ser consideradas servicios esenciales, deberá garantizar la prestación de servicios mínimos para evitar su interrupción’”.

“Desde ningún punto de vista se pretende coartar el derecho constitucional de huelga (..) En la actualidad no se encuentra garantizada la prestación mínima de los servicios, ni siquiera la organización mínima. La medida de fuerza adoptada, además de ilegal e infundada, denota una actitud de absoluta mala fe de los sindicatos, viéndonos obligados a concurrir ante la evidente violación de los derechos más fundamentales de toda la población”.

Crecimiento de los microbasurales y arroyos más contaminados

Mientras el conflicto se extiende, algunos grupos de vecinos y de comerciantes ensayaron diversas acciones para que la basura sea retirada de sus frentes.

En los últimos días se han repetido y visualizado casos, muchos de los cuales constituyen el traslado del problema a otros sectores: la basura que es retirada es llevada a lugares más distantes y despoblados. Ante la consulta de UNO, dirigentes ambientales reconocieron que es “calamitosa” la realidad en los arroyos urbanos, en sus costas, y en algunos sectores de la periferia, donde como años atrás, han vuelto a proliferar microbasurales.

La basura se sigue acumulando en las calles: la no recolección el domingo por la noche de toda la basura del fin de semana, sumado a barrios que desde hacía varios días no tenían servicio por falta de compactadoras y camiones volcadores, dejó ya un saldo de más de 1.000 toneladas de basura en la vía pública, según los cálculos primarios. Por día en Paraná se recogen unas 300 toneladas, pero es cierto que gran parte de la sociedad no ha seguido sacando sus bolsas para dejarlas fuera de los contenedores para no afectar aún más al vecindario o al vecino que tiene en su frente el contenedor. Aunque también hubo de esos otros casos contrarios.

La situación profundiza un problema considerado sistémico o estructural en la capital provincial en torno a los residuos, con una casi nula clasificación en origen, y arroyos donde creció exponencialmente la presencia de residuos, y esquinas que nuevamente se convirtieron, como años atrás, en microbasurales.

Más servicios privados

La falta de servicios llevó también a que haya camioneros que ofrezcan sus servicios para reunir basura. La demanda en este caso es mínima, por su costo, pero vecinos confiaron a UNO que ante la consulta recibieron como respuesta 6.000 pesos para un servicio, que permitiría vaciar los contenedores municipales de una cuadra o un par, en una vecinal. “El inconveniente es que limpiamos nosotros, y después vienen y nos arrojan de otros lados en los contenedores vacíos”, confió el presidente de una comisión vecinal de la zona sur de la ciudad.

Hay consultas también de alquiler de contenedores, aunque no es por el significativo crecimiento de contrataciones. Tiene un costo, por un lapso de tres días, de 1.500 pesos. Pero ello crea un foco infeccioso aún mayor, se arroja aún más basura, que queda expuesta al aire libre, ocasionando olores nauseabundos aún mayores en una cuadra, producto de la descomposición por las altas temperaturas.

Algunos comerciantes de la Peatonal se unieron y también hicieron una limpieza; contrataron a motocarros, que trasladaron la basura al Volcadero. Ello llevó a que otros vecinos se contacten con estos recicladores urbanos, que pusieron como tarifa entre 800 y 1.000 pesos.

Proliferan, en la coyuntura, casos en distintos barrios. En Nuestra Señora del Loreto la comisión vecinal armó un operativo. En medio de la crisis y la emergencia, hasta la Policía de Entre Ríos se mostró vaciando la basura de los contenedores cercanos a sus oficinas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario