Secciones
Iosper

Santiago, el nene de 6 años con parálisis cerebral, recibió por fin el botón gástrico

Le prescribieron el dispositivo en enero de manera "urgente", pero Iosper no se lo entregaba. El jueves se lo enviaron.

Viernes 22 de Mayo de 2020

Santiago es de La Paz y cumplió 6 años hace una semana. Tal como publicó UNO en su edición del 15 de mayo, nació con parálisis cerebral y necesitaba un botón gástrico para alimentarse.

Embed

Su pediatra le había prescripto en enero este dispositivo con carácter “urgente”, pero Iosper no se lo entregaba, aún cuando su mamá, Mónica Becker, presentó un recurso de amparo. El trámite resultó a su favor, pero fue apelado por la obra social.

La familia del pequeño estaba desesperada, ya que corría serio riesgo su vida. Finalmente, al hacerse pública la situación, Iosper reaccionó y el jueves la llamaron para informarle que había novedades: “Alrededor de las 11 de la mañana del jueves me llamaron de Iosper para decirme que había llegado el botón gástrico para Santiago. Sentí alivio y tranquilidad al saber que mi hijo ya puede contar con este elemento, un dispositivo que es vital para él, porque se alimenta únicamente por esta vía, ya que tiene una gastrostomía”, contó a UNO Mónica, quien a su vez afirmó: “Lo primero que hice fue darle gracias a Dios y a todas las personas que se ocuparon y preocuparon por la situación que estaba viviendo”.

La mujer sostuvo que tomó la decisión de hacer público su caso porque ya no sabía a quién recurrir. “El recurso de amparo había salido favorable en primera instancia, pero el Iosper y el Estado provincial apelaron y debía resolverlo el Superior Tribunal de Justicia. Gran casualidad que salió la nota el día 15 de mayo y ese mismo día me llamaron de Iosper diciéndome que esta semana me entregarían el dispositivo y también ese día entró al despacho del Superior Tribunal de Justicia, que condenó a la obra social para que en tres días entregara el botón gástrico”, manifestó.

Mónica expresó su gratitud a las numerosas personas que vieron y compartieron la nota, que se hizo viral, y recibió “cuantiosos mensajes de personas que habían atravesado situaciones similares que de una u otra forma fueron afectadas por la burocracia de obras sociales”, dijo. En este marco, lamentó: “Todos sabemos que las obras sociales no hacen beneficencia y que cada afiliado aporta para ser tratado y atendido. La burocracia de las obras sociales es enemiga de la salud; cada una de ellas tiene un ejército de médicos, auditores y abogados que cuidan sus intereses económicos y se encargan de poner trabas, demorar o negar prestaciones, medicamentos, insumos, dispositivos o elementos ortopédicos. Hay mucha falta de empatía e indiferencia”.

Además de los mensajes con historias desgarradoras, también recibió innumerables muestras de apoyo de gente que se ofreció a ayudarla. “Sin dudas me emocionan y me llenan el alma y el corazón, y me dan fuerzas para poder seguir, para no bajar los brazos y hacerme ver que no estoy sola en esta lucha; que esta vez me tocó a mí ser la voz de muchos que no tienen los medios o los recursos para hacerse escuchar; porque quienes tenemos niños con discapacidad sabemos la verdadera odisea por la que debemos transitar para que las obras sociales autoricen las prestaciones correspondientes”, aseguró.

Por otra parte, reflexionó: “Mi actitud de hacer público este caso pudo haber sido interpretado por muchos como una mala decisión, pero puedo asegurarles que la desesperación y el dolor de ver a Santiago así, no se la deseo a nadie. Toda madre es capaz de luchar y sacar fuerzas de donde sea por los derechos y el bienestar de un hijo”.

Cabe recordar que el niño nació a las 25 semanas de gestación y el parto fue complicado: al enredarse el cordón umbilical le faltó el aire y esto le provocó una parálisis cerebral. Actualmente recibe tratamientos terapéuticos de rehabilitación con kinesiología, fonoaudiología y terapia ocupacional, y concurre además a una escuela integral, de la cual recibe hoy en día actividades virtuales para realizar.

Sobre el pequeño, Mónica expresó: “Santiago es un león y un gran luchador. Es mi fortaleza y me ha dado otra visión de la vida, me enseña día a día a valorar cosas y situaciones que si no lo tuviera a él aquí quizás no lo haría”.

“No me alcanzan las palabras para describir lo que es Santiago en mi vida: puro amor, luz, energía, alegría, lágrimas, cansancio, todo esto y mucho más, resumido en él. No hay un día que no me movilice y una y mil veces doy gracias a Dios por tenerlo hoy conmigo. Solo deseo ayudarlo a que sea feliz”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario