Paso obligado para los entrerrianos en las conexiones hacia distintos destinos del país

Santa Fe anunció que instalará 24 radares fijos y móviles en rutas

Se sumarán a los ya existentes en travesías urbanas, que dependen de municipios. Habrá en la 168. La licitación ya se preajudicó

Lunes 18 de Julio de 2022

La Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) de Santa Fe trabaja fuertemente en la reducción del número de accidentes de tránsito por medio de la instalación de radares de velocidad en toda las rutas de la provincia. Así lo informó Osvaldo Aymo, subsecretario de la APSV en diálogo con Ahí Vamos en Uno 106.3, de la vecina capital provincial.

“El santafesino no escapa a la realidad de la Argentina, los argentinos somos anómicos de por sí, o sea, denostamos, no creemos en las normas y además no las cumplimos”, expresó el funcionario de la APSV.

Osvaldo Aymo dijo que el gobierno de la Provincia desde que asumió Perotti hizo hincapié en los controles viales, en los cuales se trabaja fuertemente para la prevención de siniestros viales. “Los controles salvan vidas y ese es el distintivo que tiene esta gestión, ya que la educación y el cambio de cultura vial de una sociedad, son procesos que llevan mucho tiempo”.

Desde hace un tiempo a esta parte, desde el observatorio de la APSV, se comenzó a trabajar en el análisis de los “puntos calientes” en materia de tránsito que se registran en diversos sectores de las rutas de la provincia. En ese contexto, se realizaron distintas consideraciones para la evaluación de la instalación de nuevos puntos de control con radares fijos y móviles.

Sobre este tema, Aymo contó que “cuando asumimos la gestión en diciembre de 2019, se terminaban al siguiente 13 de febrero de 2020, las concesiones que se habían dado en los gobiernos anteriores para la utilización de los radares en las rutas de la provincia y no había posibilidad de prorroga, debiendo nosotros encarar como gobierno todo el proceso licitatorio nuevo”.

Hay que diferenciar los radares que existen en en las rutas provinciales dentro de las travesías urbanas a cargo de los municipios, de la concesión de los radares “en ruta libre” que se cayeron por la finalización de dicha prorroga. “Más de 20 radares se cayeron en las rutas provinciales y ahora la idea es radarizar mucho más la provincia en base a un estudio de mapa de calor de puntos conflictivos en la transitabilidad donde existe concentración de accidentes”, subrayó Aymo.

“Ya está por preadjudicación la empresa que se presentó para la instalación nuevamente de los radares, tanto fijos como móviles, en todas las rutas de la provincia. Ahora la propuesta de la empresa que ganó la licitación está en supervisión de una comisión evaluadora”, reveló Aymo.

Para la evaluación de la instalación de los radares, se tuvo en cuenta la siniestralidad vial durante los años 2018 y 2019, a partir del mapa de calor y con un índice de mortalidad mayor a 3 fallecidos cada 100 kilómetros de ruta. Además, se consideraron los índices TMDA (Tránsito Medio Diario Anual) y su composición de las rutas nacionales y provinciales del territorio de Santa Fe.

Fueron 24 los puntos que se seleccionaron para la instalación de radares, fijos y móviles, por ejemplo: RN 8 entre el límite con Córdoba y Venado Tuerto, con importante movimiento de vehículos pesados; la RN 11 entre Malabrigo y Vera; la RN 34 entre Ceres y Hersilia, la RP 2 a la altura de San Cristóbal; y la intersección de las RN 168 y la RP 1, con un TMDA de 12.334 y donde prevalecen los vehículos livianos en un 85%.

El entrevistado también habló de las numerosas críticas que hacen los santafesinos al gobierno provincial: “A mi me están pegando todo el tiempo porque la circunvalación de Rosario no tiene radares. O sea, cuando no hay radares y hay un accidente ‘cómo no hay radares’, cuando hay radares ‘che estás recaudando’. Somos difíciles”.

El subsecretario contó que el mayor índice de accidentes en las rutas de la provincia se da como producto de la velocidad, y añadió que no solamente es el factor más importante en desencadenar el siniestro sino en agravar las consecuencias.

Para cerrar este tema, Aymo recomendó: “Tenemos que entender que la naturaleza no ideó al cuerpo humano para ir a las velocidades que nos desarrollamos en los vehículos hoy en día. No es válido hablar de un culpable cuando hay un accidente de tránsito. Cuando el conductor está al volante lo hace con todo el desempeño, es decir, con toda la actitud y aptitud”.

Y profundizó: “Accidentología vial es un problema complejo. Aquella persona, representante de cualquier sector de la sociedad que piense o crea que tiene una solución para enfrentar los problemas complejos, o te está mintiendo o no conoce”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario