UNER
Miércoles 09 de Mayo de 2018

Sabella apunta a hacer crecer la oferta de la UNER para atender la realidad provincial

El nuevo rector asume hoy. Marcó la necesidad de contener a jóvenes: hay unos 35.000 Ni-Ni, y muchos que estudian fuera de Entre Ríos

Hoy a las 19, en el auditorio municipal Carlos María Scelzi, en Concepción del Uruguay, asumirá Andrés Sabella como nuevo rector de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). En su mandato para el período 2018-2022, el exdecano de la Facultad de Ciencias Económicas estará acompañado por la licenciada Gabriela Andretich, proveniente de Ciencias de la Educación.
Sabella trazó como ejes y políticas de trabajo una gestión participativa, un proceso de innovación que permita gradualmente poner en marcha estrategias como la realización de expedientes electrónicos y firma digital, y fundamentalmente mantener una senda de crecimiento de la Universidad, tanto en oferta académica y matrícula, como en infraestructura.
En ese sentido, respaldó la gestión que finaliza hoy el ingeniero Jorge Gerard –al frente los últimos ocho años–: dijo que hoy la universidad tiene unos 16.000 alumnos, y que este año hubo un récord de inscriptos: 4.500 ingresantes.
"Entendemos –explicó a UNO–que la provincia necesita que las instituciones universitarias sigan incrementando su oferta académica. Uno mira la cantidad de jóvenes entrerrianos entre 18 y 25 años, que no tienen estudios universitarios y tampoco trabajan –sector identificado como Ni-Ni, ni trabaja ni estudia–, que son cerca de 35.000. Indudablemente hay allí una necesidad de ofrecerles capacitaciones y oficios que les permitan mejorar las posibilidades de inserción en el mercado laboral y para su futuro. Indudablemente hay un rol allí muy importante, que las universidades deben cumplir en la provincia". Y acotó: "Por otro lado, hay una cantidad de jóvenes entrerrianos que se van a estudiar fuera de la provincia, con lo cual quiere decir que la oferta de las instituciones universitarias de Entre Ríos está siendo escasa frente a esas posibilidades o frente a esas propuestas académicas que estamos dando. Por eso creemos que tenemos que evaluar y observar cuáles son las verdaderas necesidades de la provincia y a partir de allí seguir trabajando en nuevas propuestas y ofertas académicas, de proyectos de investigación y extensión, que acerquen soluciones a nuestra población. Por eso seguimos pensando en la necesidad de crecimiento, porque esos datos son objetivos, que muestran que la oferta educativa sigue no siendo suficiente".
Actualmente, la UNER tiene unas 30 carreras de grado, y un número similar de pregrado, aunque algunas de ellas sin continuidad, porque son a término. En cambio, Sabella marcó la presencia de la universidad en el nivel de posgrados. Lo consideró "muy importante", ya que el 90% de los alumnos que hacen posgrado en Entre Ríos, lo realizan en la UNER, a diferencia del nivel de grado, donde contiene a aproximadamente el 40% de los alumnos universitarios de la provincia, y el resto asiste a la UTN, Uader y universidades privadas.
Sobre el presupuesto, que para este año es de 1.100 millones de pesos, dijo que como hace varios años, es "económicamente y financieramente equilibrado. Del presupuesto de la Universidad, aproximadamente el 86% o 87% se destina a sueldos, con lo cual es una variable que prácticamente uno no administra. El otro porcentaje es lo que se puede destinar a infraestructura y gastos de funcionamiento, y un 12% o un 13% tiene una administración equilibrada. Pero hoy con los incrementos de tarifas y el ritmo inflacionario, vemos con cierta preocupación los fondos que nos quedan para esos destinos". El anuncio de un recorte de 3.000 millones de pesos, pone en riesgo el delicado equilibrio de las cuentas.
"Indudablemente pone una luz amarilla que nos obliga a estar atentos. El recorte es un anuncio y no se sabe con claridad qué partida afectará, pero la de sueldos no la puede afectar, por lo que tendría incidencia sobre la partida de gastos de funcionamiento. Si esto fuera así significaría aproximadamente un recorte de aproximadamente el 16% o el 17% de esos gastos, y obviamente es muy significativo. Si uno le suma el efecto inflacionario, significaría que deberíamos trabajar en 2018 con el mismo presupuesto que 2017, lo cual indudablemente nos pondría en una situación compleja".
En cuanto a inversiones en infraestructura, Sabella señaló que para ello se reciben presupuestos específicos de la Nación, a través del Ministerio del Interior. "En carpeta –dijo– tenemos varias obras, con el visto bueno de la Secretaría de Políticas Universitarias, y que estamos esperando que Interior nos habilite a iniciar las obras, como la finalización de la construcción en marcha en la Facultad de Bromatología de Gualeguaychú, o de la escuela Secundaria de Concordia, que había promesa de autorizar el crédito presupuestario en 2017 y estamos viendo aún qué pasará con ello. Y después obras menores con proyectos de Educación, Trabajo y Económicas, que no son montos significativos, pero son necesarios para mejorar el funcionamiento académico y del lugar de estudio de nuestros estudiantes".
Por último, indicó que para su mandato trazó una política de gestión participativa, en un año muy especial como es el año del Centenario de la Reforma Universitaria: "Tiene que ver con una puesta en práctica y del valor del cogobierno universitario. Porque cuando hablamos de una planificación participativa, obviamente estamos pensando en un proceso de planificación y gestión que involucre a todos los actores de la comunidad universitaria, es decir, a los estudiantes, graduados, docentes y no docentes. Entendemos que es un valor inigualable que tiene la universidad pública argentina".
Y adelantó también medidas como un nuevo estatuto de la Universidad, y también de simplificación de ciertos procedimientos administrativos "Se trata de encarar un proceso de innovación, como por ejemplo expedientes electrónicos y firma digital, y con la dinámica de trabajo de los cuerpos colegiados de la organización. Necesitamos hoy que el Consejo Superior y los consejos directivos cumplan el verdadero rol político que tienen que tener, y no determinados roles administrativos que deberían ser resueltos, a nuestro entender, en órganos intermedios. Eso entendemos que revalorizará el debate político de estos órganos de la Universidad, y también revalorizará el rol que tienen los organismos intermedios, tomando decisiones que tienen que ver con la gestión diaria de la Universidad".

Comentarios