Secciones
Día de la Madre

Rocío festeja hoy con alegría su primer Día de la Madre junto a sus cuatrillizos

Los bebés nacieron en Paraná en mayo y su caso generó una gran sorpresa, ya que se trató de dos pares de gemelos, algo inusual en el mundo

Sábado 19 de Octubre de 2019

Es la primera vez que Rocío Gadea festeja el Día de la Madre, con amor multiplicado: después de siete años de tratamiento logró quedar embarazada y el 10 de mayo nacieron los cuatrillizos Magalí, Victoria, Gabriel y Benjamín. Su caso es único en el mundo, ya que gestó a dos pares de gemelos.

El parto fue en Paraná, en el Sanatorio Rawson, adonde llegó desde Concepción del Uruguay junto a su esposo, Leonardo Folgueira. Los bebés nacieron sietemesinos y pasaron dos meses en incubadora antes de partir hacia su hogar, adonde los esperaban con gran alegría sus seres queridos.

Hoy quedaron atrás los miedos que los embargó cuando les dijeron que esperaban cuatro bebés y que era un embarazo de riesgo, y hoy disfrutan plenamente de la familia que conformaron.

Con ilusiones ven crecer a sus hijos, que ya con 5 meses llaman la atención cuando los llevan a pasear o a visitar al médico: “Los empezamos a sacar recién ahora, que hace más calorcito. Todo el mundo nos para y nos pregunta por ellos, quieren verlos, porque los conocieron antes por fotos o por las noticias cuando nacieron”, contó a UNO Rocío, feliz y entusiasmada.

“Son dos pares de gemelos y lo raro es que en el estadio en que se colocaron los embriones se hayan dividido ahí. Ya de por sí no hay muchos cuatrillizos, y menos con esta particularidad”, señaló.

Su mamá hoy va todos los días a acompañarla en la crianza de los bebés y Rocío valora mucho su ayuda. Al respecto contó con simpatía: “Por suerte la tengo a ella que viene todos los días. Mientras está, aprovecho a hacer un par de cosas que tengo pendientes, o algún mandado. Son bastante tranquilos los cuatro, pero al estar cada vez más grandes están más demandantes y quieren que les presten atención todo el tiempo”.

Según indicó, además de que físicamente son distintos porque tienen diferente peso, se diferencian en su carácter: “Victoria por ejemplo es una pancha, no tiene problemas para nada, se duerme solita. Magalí es la más llorona, tiene su carácter y es la que quiere estar upa siempre o haciendo algo, y es la que más se enoja y llora. Benjamín es el más mimoso, le gusta que lo acaricien, estar upa, y es el más charlatán también. Y Gabi es re-tranquilito, mientras tenga su chupete”, contó entre risas.

Actualmente la obra social les brinda un bolsón de pañales a cada uno y es una ayuda, y aunque haya que multiplicar por cuatro otros costos, se siente bendecida: “Agradezco que Leonardo y yo tengamos trabajo y casa propia, por lo que nos ahorramos un alquiler”, explicó.

Cuando rememora los años que esperó la confirmación de un embarazo, reflexiona: “Con los tratamientos es verdad que pasás un montón de cosas, te cansás y decís ‘hasta acá llego’. Pero pasando esos momentos, después que llega el día que tenés tu bebé en brazos, pensás que valió la pena todo y que volverías a pasar por lo mismo, o por más si fuese necesario”, dijo, y concluyó con felicidad plena: “Hace poco pensaba que por fin tengo un Día de la Madre, así que estoy chocha de poder festejar”.

Caso inédito

Fue en el Centro de Reproducción Asistida de Paraná HAVVA adonde llegó la pareja hace dos años para intentar un tratamiento para lograr ser padres. Ya lo venían intentando antes en otros lugares, sin resultados.

Cuando nacieron los cuatrillizos, la ginecóloga Mercedes Cabrera, a cargo del procedimiento, había explicado a UNO: “Nuestra paciente desarrolló algo poco común en la biología del desarrollo embrionario y fetal: gestar en forma simultánea dos niñas con igual código genético, cada cual con sus bolsas amnióticas, que surgieron de un solo ovocito y un solo espermatozoide; y a la vez dos varoncitos, cada cual con sus bolsas amnióticas, e idéntico código genético, que surgieron de un solo ovocito y un solo espermatozoide”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario