Paraná
Martes 26 de Junio de 2018

Ricardo Serruya cuenta acerca de las luchas de los pueblos contra la Barrick y Monsanto

El periodista presentó su último libro titulado: "Quijotes, rebeldes y soñadores". La charla se realizó en la sede de Agmer que se encuentra en calle Laprida 136 de Paraná.

El periodista ambiental Ricardo Serruya presentó el martes en la sede de Agmer Paraná (Laprida 136) su cuarto libro al que tituló "Quijotes, rebeldes y soñadores". Luego de investigar durante algo más de tres años, Serruya, se decidió a contar las luchas, de las asambleas de vecinos, contra la Barrick Gold y Monsanto.




Embed



Las 300 páginas editadas por Último Recurso, en la presentación, se vendieron a 350 pesos y en las librerías el valor aumenta.


El autor declaró en diferentes entrevistas que, el libro es "una radiografía de los movimientos sociales que desde hace un tiempo se oponen al modelo extractivista".


Desde el título, que es una clara referencia a los luchadores y luchadoras que se oponen a las grandes corporaciones, el libro cuenta las historias de los vecinos que frenaron a las grandes corporaciones mundiales que, muchas veces, son los poderes reales de los países.



Embed

Serruya llegó a Paraná luego de que se realizó la Ronda de los Martes que organiza la Coordinadora por una vida sin agrotóxicos en Entre Ríos.


El periodista santafesino remarca que son momentos de "concientización, de lucha y movilización" en todas las causas ambientales que se libran en Argentina.


Sobre todo porque el modelo de agronegocios, tecnológico y fumigador, genera cada vez más pobreza y contaminación en los pueblos del interior bajo el eslogan de que "se producen alimentos para todo el mundo" y en realidad lo que crece es el hambre.


Nota Relacionada: La mamá de Antonella llegó a Paraná luchando por las vidas de los niños


Ahora para Serruya llegó el momento de la "transición" hacia la agroecología porque, reconoció que será difícil para muchos productores que fueron empujados por el modelo a fumigar para producir. Es más, en los campos, los chacareros esparcen el veneno cerca de sus vecinos de toda la vida.


La acción generó que en los pueblos fumigados aumentaran entre 300 y 500% los casos de cáncer por lo que las alarmas están todas encendidas.


Un ejemplo claro es la disertación que dará mañana Damián Verzeñassi en Cerrito para alertar sobre los peligros que genera la fumigación en la salud de las personas y el ambiente.


Entre tantas luchas, hay un dato que genera esperanza: cada vez más personas preguntan en los mercaditos y las verdulerías, la procedencia de los alimentos. Esta quizás sea una de las pocas herramientas que tienen los consumidores para colaborar con el cambio de paradigma que se necesita tanto como el agua.

Embed


Embed
Embed


Embed


Embed


Comentarios