Educación
Lunes 15 de Enero de 2018

Rezago estructural en investigación y desarrollo científico y técnico

Hasta 2015 en Entre Ríos pasaron de 709 a 1.122 los recursos humanos destinados a esos campos. Es apenas el 1,3% del total nacional

En la provincia habita el 3,1% de la población argentina –según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec)–, pero el número de personas en la jurisdicción entrerriana dedicadas a la Investigación y al Desarrollo (ID) científico tecnológico, así como el gasto en ese concepto, es apenas el 1,3% del total nacional, es decir menos de la mitad de su participación en la población. Si se compara con otros parámetros, como la participación de la economía entrerriana en el total nacional o el peso del presupuesto provincial en el conjunto de la Argentina, se advierte asimismo la brecha del esfuerzo en ID. Los indicadores ponen en evidencia el rezago estructural de Entre Ríos en el desarrollo científico-técnico", plantea un estudio elaborado por el Centro de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER).

El informe coyuntural Nº 12 denominado El esfuerzo científico y tecnológico en Entre Ríos –al que tuvo acceso UNO–, analiza la evolución y revela las dificultades para cerrar la brecha que Entre Ríos tiene en relación con otras provincias y con la media argentina.

Tendencia
Evaluando el comportamiento de los últimos años, se plantea que en términos absolutos es posible identificar un crecimiento nada despreciable, entre 2006 y 2015. "En tal lapso –señala el informe– los recursos humanos dedicados a la ID en Entre Ríos aumentaron de 709 a 1.122 personas, creciendo también el gasto en términos reales. Se trata de un logro no menor". Sin embargo, comparativamente, la situación no parece haber mejorado, al exponer esa evolución con el resto de la región centro (Córdoba y Santa Fe) y la Argentina en general, de acuerdo con indicadores oficiales pertenecientes al área de Ciencia y Tecnología Argentina, Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
Así, del mismo modo que Argentina en general muestra una brecha significativa en su sistema científico técnico respecto de los países ricos, Entre Ríos –reafirma el estudio- es a su vez subdesarrollada en relación a los parámetros nacionales.
"Resulta necesario redoblar el esfuerzo en investigación y desarrollo tanto en el ámbito nacional como provincial, con vistas a la creación de conocimiento productivo en base a una creciente integración entre el sector público, las instituciones científico-técnicas y las empresas privadas. Se trata de continuar impulsando el tan mencionado triángulo de Sábato1, del que se habla mucho, pero cuya concreción resulta muy difícil en estructuras socio-productivas dependientes. Los procesos de desarrollo científico-técnicos maduran en el largo plazo y se requiere una política de estado, con todas las revisiones y evaluaciones que sean pertinentes, pero siempre sostenida en un sentido expansivo", plantea el Centro Interdisciplinario de Estudios de la Facultad de Ciencias Económicas, espacio académico de análisis e investigación aplicada sobre problemáticas socio-económicas locales y regionales, creado mediante Resolución CD 79/2016 en el marco del Plan Estratégico Institucional Participativo Juntos 2020.

Medidas de acción
En ese sentido, concluye que en el aspecto regional resulta clave profundizar la interacción y los vínculos interinstitucionales. En el último año, la UNER en conjunto con el Conicet -la mayor entidad científico-técnica del país-, han creado dos institutos de doble dependencia a partir del Centro de Investigaciones y Transferencias de Entre Ríos, constituido en 2012. Por una parte la Unidad Ejecutora de doble dependencia: Instituto de Bioingeniería y Bioinformática, radicado en la Facultad de Ingeniería (Oro Verde) y por otra el Instituto de Estudios Sociales (InES), impulsado por las tres facultades de orientación social de Paraná (Trabajo Social, Ciencias de la Educación y Ciencias Económicas), junto con Rectorado de UNER y el Conicet.
Esos hitos son considerados aptos para generar condiciones que permitan empezar a cerrar la brecha científica y técnica en la provincia.

Inversión y ventajas competitivas de los países
Según el estudio, Alemania, por ejemplo, invierte el 2,8% de su PBI (el PBI de Alemania, medido en paridad de poder adquisitivo, es 4,6 veces el de Argentina); Japón, 3,28%; Estados Unidos, el 2,8%; y Australia, 2,2% de su producto bruto. La inversión en ID Argentina, si bien ha crecido en los últimos años, alcanza solo el 0,6% del PBI, hasta el año 2015. Pero en Argentina, a diferencia de las naciones desarrolladas, el grueso del gasto en Investigación y Desarrollo lo financia el Estado, mientras la inversión privada brilla por su ausencia. Los empresarios norteamericanos o alemanes explican el 70% de la I+D en esos países, en Argentina sólo el 17%.

Comentarios