Secciones
Política

Revelan una extraña situación política en la ciudad de Concordia

Grave denuncia de un periódico contra el diputado Bahler y silencio del legislador al respecto

Lunes 19 de Diciembre de 2016

Una extraña situación tiene como protagonistas al director del diario El Sol de Concordia, Guillermo Mazurier, y al diputado provincial Alejandro Bahler. Si bien es conocido el enfrentamiento entre ambos, al cual las páginas de ese periódico han aportado elementos con frecuencia, el tenor de lo publicado va en aumento y -llamativamente- el legislador no respondió a una seria acusación publicada la semana pasada.

Según el periódico, Bahler estafó a un empresario rosarino (al que el medio no identifica, argumentando la voluntad del estafado) al venderle en 1,5 millones de pesos su supuesta participación en el Hostal del Río, pese a que en la sociedad del emblemático boliche del Parque Rivadavia, propiedad de la Municipalidad de Concordia, el diputado nunca figuró.

"La venta de la parte de la 'sociedad' que explota el Hostal del Río, fue 'humo' pues el hoy dipuñoqui Alejandro Bahler no era ni siquiera concesionario, tampoco socio de Carmona (el sí socio de Yabrán en 2005) ni tampoco de Gustavo Porchetto, en realidad era un 'intruso' que estafó al empresario R. con una bengala de 'humo' del que utilizan los narcos para hacer tirar los sacos a tierra desde los aviones Cessna", señala la flamígera crónica del diario concordiense.

La nota refiere a que en realidad las participaciones públicas de Bahler son escasas. "Tal vez su única actividad pública fueron suscribir los contratos con el gobernador Urribarri para ser ñoqui por ocho años del Estado por actividades que –confesó públicamente- 'nunca hice', lo que lo pone como defraudador de los bienes públicos que –ahora- dice defender como el 'mani pulite' de los diputados entrerrianos", agrega la nota.

"Su otra participación pública ha sido la de integrar la sociedad del hotel Orígenes con el exprocesado en la causa ATC: Raúl Rico; Enrique Quique Capozzolo, señalado junto a su padre como apropiador de los bienes que los militares genocidas obtenían como botín de 'guerra' en los años de plomo y Pedro Salaberry, célebre aquí por malconstruir el edificio de C. Veiga y San Lorenzo, y en el sur de la provincia por ser 'beneficiarios' de certificaciones truchas, es decir, recibía dinero por construcciones que no se habían hecho y que luego abandonó con perjuicio para el Estado", agrega el artículo en cuestión.

Aclara el diario El Sol que ninguno de los socios son nenes de pecho "sino hombres fogueados en actividades empresarias y mafiosas como testaferros de los militares, que ahora ven cómo su participación societaria no vale nada por los mal manejos del hombre del 'humo' (en alusión a Bahler), el hotel está al borde de la quiebra, no le quedó un solo empleado y los juicios van en catarata a liquidar a Grape Turismo SA, lugar donde el Loquillo (apodo histórico de Bahler) nombró como administrador a Mariano Chacón para que lo venda urgente.

El fin no sería otro que la sociedad luego se presente en quiebra y nadie cobre nada, o peor aún, como en el caso del Hostal del Río, que algún ilusionado caiga en la misma trampa que le tendió al comprador y le venda un verdadero problema: pagar los cheques sin fondos, las cargas sociales adeudadas, los sueldos atrasados que les debe a los empleados, y los juicios laborales, entre otras deudas, un regalo griego, sin dudas".

La edición del periódico incluyó numerosas fotografías que dan cuenta del deterioro de edificio y algunas cuestiones que cuesta creer que hayan sucedido, pero que nadie desmiente hasta ahora. "El Loquillo vendió un bien del Estado como si fuera suyo, al que mantenía como se ve en las fotos en una mugre rayana, en las más absurda dejadez, sin importarle nada, pues no solo que no era suyo, sino que ni siquiera tenía una concesión para explotarlo, así como tampoco era socio de quien le compró la concesión al socio de José Felipe Toto Yabrán, (Marcelo Ramos) Cardona, quien la transfirió a Gustavo Porchetto, sin participación alguna de Bahler".

Según la crónica, el empresario R "no quiere ampliar mucho porque no quiere ser reconocido como el gil al que durmieron, pero Bahler no tenía absolutamente ningún papel, ni concesión, ni siquiera una sociedad armada con Porchetto por lo cual podía venderle parte del capital social de la firma que administraba un bien público como es el Hostal del Río".

El hombre -consultado por El Sol- confirmó "que el Loquillo le vendió su parte en el Hostal Del Río y le dijo "te voy a ayudar, no te hagas problema, pagame en 24 o 36 meses, como puedas", pero días más tarde se apareció el hijo de Bahler y le pidió: 'Papá está en Buenos Aires, me pidió que me firmes estos documentos que los necesita para descontar', el hombre le aclaró al abogado que no había arreglado así, pero no hubo forma de sacarse de encima al joven hasta que no le firmara los documentos".

Días más tarde "Bahler lo llama a R. diciéndole amablemente 'vamos a tomar algo" y lo convoca a la estación de servicio ubicada en Eva Perón y San Lorenzo, lugar donde le presentó a un hombre rellenito con barba quien le indicó´: 'Bahler me transfirió su deuda y yo me voy esta noche a Paraguay, así que necesito o la plata o su camioneta'".

R. consultó a su mujer, contándole cómo lo estaban apretando para que entregue su flamante camioneta Chevrolet S-10 , a lo que la mujer le dijo: 'Para evitar problemas entregásela después compraremos otra'".

Según el periódico, el legislador utilizó el vehículo durante varios meses. También señaló que el supuesto comprador de la deuda era en realidad un amigo de Bahler, que se hacía pasar por acreedor para obligar a R. a que le entregara su camioneta. "Se trata de Roberto Javier Tedeschi, alias Nano, un porteño de Flores, nacionalizado paraguayo quien tiene domicilio en Ciudad del Este pero vive en Pellegrini al 1600 con la exmujer de un abogado que es camarista en Paraná. Nano está sindicado como fabricante de cigarrillos truchos", señala la nota aportando que la investigación periodística tomó el dato de varias personas que daban a conocer que frente al hotel Orígenes fabricaban cigarrillos en un galpón abandonado.

La nota refiere a los numerosos obsequios que habría recibido Bahler cuando encabezó la privatización del Hotel Mayorazgo y sostiene que fue ñoqui del gobierno de Sergio Urribarri durante ocho años, y que luego fue el exgobernador el que le dio la instrucción de infiltrarse en el massismo.



***
Cigarrillos truchos



En la nota se explica que "una gran planta de empaque se yergue al final de la calle Gualeguay en su intersección con la cabecera norte del Aero Club". Tras lograr ingresar al galpón simulando interés en alquilarlo, los miembros del staff de El Sol aseguran haber encontrado "paquetes de cigarrillos 51 sin estampilla fiscal, bengalas de humo que se utilizan (entre otros usos) para marcar a las avionetas el lugar donde deben tirar las cargas de cigarrillos o drogas, pero el acceso al subsuelo del galpón de 5.000 metros cuadrados tenía la puerta soldada, imposible abrirlo".

Asegura la nota que el dueño del galpón, al que identifican como Hugo Putruele "es contador público, reconocido por su hombría de bien que viene de una reconocida familia de trabajo", y les dijo que se lo había prestado al amigo de Bahler para que lo utilice y lo preserve, ya que estando abandonado era objeto de frecuentes robos y daños.

Putruele habría recuperado el galpón luego de que un alumno de una escuela donde da clases le advirtiera que allí se realizaban acciones ilegales. "En las informaciones cruzadas surge el nombre de un uruguayo con recurrencia al lugar del empaque, se trataría de Rivero Vica, quien se hace conocer en Argentina como Rubén Vidal y tiene una Toyota Hilux doble cabina de color azul claro, con patente NGH 193, no se sabe si iba a comprar naranjas o cargaba algo más. La Hilux está radicada en José Catelli, Chaco", apuntó el diario de Mazurier.

Y aunque suene extraño, agrega que en ese lugar, en varias oportunidades, realizaron adiestramiento de efectivos policiales de la comisaría quinta de Concordia.



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario