Concepción del Uruguay
Sábado 05 de Enero de 2019

Resurge el problema de los asentamientos en Concepción del Uruguay

La delicada situación social es una de las causas de la reaparición de este tipo de cuestiones que exigen respuestas de fondo a la problemática

Vecinos de distintos barrios de Concepción del Uruguay están dejando oír sus quejas por los diferentes asentamientos que se están conformando cerca de sus domicilios.
De construcción precaria y muy rápida, las casillas que se arman en algunos terrenos baldíos pronto se transforman en pequeñas villas carentes de los servicios mínimos. Sin embargo, no tardan en transformarse en pequeñas comunidades en las zonas periféricas de la ciudad.
En las últimas horas los vecinos del barrio 192 Viviendas hicieron llegar su reclamo ante el malestar y preocupación al observar el constante crecimiento del asentamiento que volvió a conformarse en la zona del exbasural.
De un tiempo a esta parte, señalaron, se están construyendo nuevas casillas, a los que se les habrían realizado la bajada de luz.
Esta circunstancia es una de las que más preocupa a los vecinos, dado que la prestación de estos servicios denota el conocimiento de parte de alguna autoridad que avala este tipo de actividad, según manifestaron. "Se viene otro problema. Siguen haciendo casillas y ranchos. Les bajaron la luz y les trajeron broza. Esta zona se inundó durante la última creciente grande. La verdad estamos muy preocupados, porque no sabemos quiénes son", señaló un vecino.
Por el momento se desconoce si estas instalaciones de casillas fueron autorizadas, pero los movimientos que cuentan los vecinos demostrarían que esto sería así.

El retorno
En la zona de las 192 Viviendas existió históricamente un grupo de casillas muy precarias donde vivían las familias que se dedicaban al cirujeo en el propio basural.
Cuando aquel viejo volcadero fue desactivado para acopiar y tratar la basura en la planta que la ciudad tiene en la zona de Talita, todo el antiguo basural dejó de funcionar y con ello se retiraron quienes trabajaban ahí.
Este regreso de gente al lugar retoma un viejo problema para un barrio que no para de crecer anualmente a un ritmo vertiginoso y que ya suma unas 500 viviendas, en su mayoría complejos construidos por el IAPV.
Algunos espacios son conocidos por su tamaño o su antigüedad. El Mena, las Mandarinas, el Tavella, la Defensa, Los Palos, el Basural, todos han ido creciendo en la medida que sus ocupantes no encontraron respuestas a sus problemas laborales o habitacionales.
La crisis generalizada que vive la Argentina en este momento golpea aún con más dureza a las personas socialmente más desprotegidas. El incremento de la pobreza y la suba de los niveles de desempleo son también algunas de las variables que impactan de forma directa sobre este núcleo social con consecuencias propias como la precarización de las viviendas.

Quejas
En las últimas horas se hizo entrega de un barrio de 80 viviendas del IAPV a un grupo de familias que se encontraba viviendo en uno de estos asentamientos.
A la alegría del cambio enorme que significa una casa nueva de tres y hasta cuatro dormitorios en algunos casos, se contrapuso un clima de repudio a través de las redes sociales de mucha gente que hablaba de injusticia sobre quienes quieren gestionar una vivienda propia y no tienen respuestas de parte del Estado.
Uno de los barrios que tuvo a muchos vecinos enojados fue San Isidro. Es que las 80 casas entregadas el jueves están enclavadas en una zona central del barrio, frente a lo que era el viejo Hospital Urquiza, en plena calle Urquiza.
Las quejas generalizadas tenían que ver con la inseguridad y el desorden que avizoran con la presencia de los nuevos vecinos. Sin embargo, también se alzaron voces que denunciaron prejuicios, falta de conciencia y justicia social e intolerancia.
Respecto de este complejo habitacional, dedicado exclusivamente a familias que vivían en asentamientos precarios, se remarcó una vez más que forma parte de un plan de erradicación de villas que pretende generar las condiciones mínimas para el desarrollo de muchas familias que se encontraban en paupérrimas condiciones de vida.
Buscando soluciones
El director de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Ramiro Masjuan, estuvo presente en la entrega de las viviendas de Concepción del Uruguay, junto a referentes locales de Cambiemos, a quienes acompañaron el intendente de La Histórica, José Lauritto, concejales y funcionarios de la Municipalidad.
"Hemos decidido priorizar la entrega de estas 80 viviendas para darle soluciones habitacionales a la gente que lo necesita. Sabemos que siempre quedan muchas situaciones a resolver, porque pasa en todas las ciudades del país. Pero recorrimos la zona donde se está levantando el asentamiento y las condiciones de vida allí eran muy malas, lo que no quiere decir que lo mismo ocurra en otros barrios. Por eso tenemos que seguir trabajando en gestionar esas soluciones", señaló Ramiro Masjuan.
Por su parte, el intendente José Lauritto se reunió previamente con vecinos del ex-Circuito Mena, que no fueron incluidos en este plan. "Se entregan 80 viviendas sociales y obviamente que falta mucho, en una ciudad que tiene un déficit habitacional de 5.000 viviendas. Pero esto se soluciona de una sola manera: con más viviendas".
De esta manera, el intendente acompañará a los vecinos del barrio Mena para gestionar un proyecto de 140 viviendas ante el gobierno nacional, al tiempo que se iniciarán tareas para mejorar los servicios que se brindan allí para mejorar la calidad de vida de las más de 130 familias que viven en el excircuito.

Comentarios