Secciones
Educación

Reinventarse para garantizar la Educación Física

La pandemia de coronavirus generó nuevos escenarios. Los educadores de Educación Física se adaptaron a las circunstancias y planificaron nuevas estrategias

Viernes 11 de Junio de 2021

La pandemia de coronavirus generó un cambio en la manera de garantizar la educación en todo el mundo. En 2020 las aulas de todo el territorio argentino se cerraron dos semanas después de iniciado el ciclo lectivo. En un primer momento la incertidumbre dominó el espacio. Asimismo los docentes asumieron su rol y ejercieron su labor con profesionalismo y pasión. Para reforzar el sistema sanitario el gobierno nacional decretó el 20 de marzo de 2020 el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO). El confinamiento estricto generó nuevos hábitos en la sociedad. El sistema educativo debió adaptarse a las circunstancias para transmitir los lineamientos planificados. En el ámbito de la Educación Física la nueva modalidad exhibió un giro radical. Los profesores se aggiornaron a la realidad cotidiana de las familias de los alumnos. La ausencia de herramientas tradicionales de trabajo fueron reemplazadas por elementos que cada familia tenía al alcance de su hogar.

La reinvención motivó el trabajo en equipo en el staff de docentes. En este sentido fue importante el trabajo interdisciplinario de los educadores para conservar el entusiasmo de los alumnos durante todo el inédito ciclo lectivo.

La cuarentena también generó cambios profundos en el estilo de vida de los y las niñas. Aumento considerable de peso y problemas de psicomotricidad y coordinación quedaron evidenciados este año cuando los profesores volvieron a tener contacto frente a sus alumnos en el regreso a la presencialidad.

Ante esta problemática los y las educadoras planificaron nuevas estrategias de enseñanzas. Las mismas estuvieron encuadradas dentro de un estricto protocolo sanitario ideado para evitar focos de contagio de Covid-19.

El retorno a las aulas devolvió la sonrisa. Las clases de Educación Física fueron las de mayor disfrute. Pero el crecimiento exponencial de los casos positivos de coronavirus encendió la alarma. El ciclo lectivo regresó bajo la modalidad de la virtualidad. Los profesores realizaron planificaciones bimodales. Una estuvo orientada al trabajo virtual. A su vez se prepararon metodologías para el regreso a las aulas.

Nueva realidad

“Cuando arrancó la cuarentena en marzo de 2020 fue todo una incertidumbre porque no sabíamos cómo podíamos trabajar. La metodología siempre nos la dan los directivos”, relató Javier Comas, profesor de Educación Física de la escuela privada Nº 88 María Auxiliadora, en diálogo con UNO.

profesores educación física e1.jpg
Reinventarse para garantizar la Educación Física

Reinventarse para garantizar la Educación Física

Dentro de ese escenario, el profesor se acomodó a las circunstancias para transmitir sus conocimientos e interactuar, de una manera diferente, con los alumnos. “Adaptamos las actividades al entorno de la casa de cada uno de los alumnos porque, de trabajar con pelota o elementos propios de reglas de deportes, pasamos a utilizar elementos caseros para realizar actividades en familia. Se trabajó mucho en la motricidad fina. Muchas familias lo tomaron a bien, porque no hacían la actividad como una tarea sino como un ejercicio de distracción que los chicos disfrutaban. Lo expresaban en los videos que enviaban”, destacó.

Comas indicó que el trabajo aislado de los alumnos durante 2020 generó una demanda importante a esta área en el regreso a la presencialidad. “Los chicos tenían la necesidad de jugar y compartir entre ellos por que no lo hicieron en 2020. No tuvieron el contacto, el juego, el disfrute de la actividad física”, aseveró.

“En Primaria la clase de Educación Física es para que los chicos aprendan jugando. No soy tan duro ni estricto en las actividades. Lo importante es que ellos compartan, disfruten, interactúen, sabiendo las reglas de los distintos deportes”, explicó.

El aspecto lúdico se profundizó ante la imposibilidad de desarrollar actividades colectivas. “El protocolo no nos permite llevar adelante juegos competitivos donde haya contacto entre chicos y elementos. Esto me llevó a adaptar las actividades para transformarlas de la manera más lúdica. Si alcanzaban las pelotas de básquet podíamos hacer lanzamientos al aro, pero no la parte del deporte en sí. Fue un reinventarse al regresar a la presencialidad”, repasó.

Comas mencionó que en el regreso a la presencialidad observó las secuelas que generó un año sin Educación Física presencial. “Volví a la escuela con muchos chicos obesos o pasados de peso. Me di cuenta en la reacción al darle una consigna y que ellos la ejecutaran. Tardaban mucho en aprender la consignas. O juegos que habíamos realizado y era normal hacerlos nos consultaban ¿Cómo se juega, profe? Las relaciones de las neuronas motoras bajaron su funcionamiento en un 50%”, describió.

En este sentido, explicó la importancia de la actividad física en el escenario de pandemia “Soy de las personas que creen que la actividad física al aire libre y con todos los cuidados es lo principal para combatir esta situación y estar bien de salud. Se pueden realizar caminatas o circuitos intermitente sin ningún tipo de temor a contagios”.

Distintos niveles

La creación del cargo del profesor de Educación Física en el jardín de infantes es una necesidad que no ha sido atendida por el sistema educativo. Solo algunos establecimientos privados cuentan con la presencia de un profesor especializado para generar los estímulos en los niños y las niñas que inician su vida escolar. El colegio La Salle es uno de los que garantizan esta necesidad.

profesores educación física 2.jpg
Reinventarse para garantizar la Educación Física

Reinventarse para garantizar la Educación Física

Agustina Carrizo brinda sus conocimientos en las salas del nivel Inicial del establecimiento lasallano. “ No solamente no tenía experiencia en jardín, sino que me tocaba ingresar a una nueva realidad, que le tocaba a todos, pero la sentía propia”, repasó, a modo de prólogo.

“A las dos semanas estaba dando clases virtuales. En jardín comencé a mandar videos para que las familias los pudieran ver en sus casas y lo hicieran con los elementos que tenían en su casa. A partir de este año doy clases virtuales. Primero realizo algún apoyo en un video extra por si un nene no se conecta. Después me conecto e imagino que estoy dentro de una habitación con ellos y se juega en ese lugar. Jugamos con materiales que encontramos en nuestra casa. En la clase de Educación Física la imaginación vuela”, describió.

Agustina también ejerce su función en el nivel Primario y Secundario. “En un principio focalicé la actividad física porque me parece que es fundamental para subir las defensas. Los ponía a saltar frente a la cámara, sin tener en cuenta que había gente que tenía un patio enorme, y otros que tenían que apagar la cámara porque su casa era chica y estaba el resto de la familia. Al observar las diferencias modifiqué la planificación para el resto del ciclo lectivo”, repasó.

“Después de las vacaciones de julio me ayudé en otros profesionales. Hablamos a un kinesiólogo, una nutricionista y la gente que nos ayudó a meditar. Tratamos de tomar al cuerpo como un todo, no solamente desde la actividad física y hacer ejercicio, sino entender que la salud mental es muy importante. Esa mirada tan amplia nos ayudó mucho para la segunda mitad del año. Para este año tenemos pensando lo mismo, pero esto es semana a semana y vamos planificando para la virtualidad y para el regreso a la presencialidad”, resaltó.

El trabajo interdisciplinario se llevó adelante en los distintos niveles educativos. “Si las seños están contando el cuento de la Caperucita Roja me disfrazo, jugamos a que estamos en el bosque, que somos Caperucita, el lobo, juntamos cosas en el bosque y demás, para que los chicos puedas entender. En Secundario la idea es: ¿Por qué estamos viendo el cuerpo humano? Porque es importante reconocer tu cuerpo, y cuando lo reconocés lo respetás, amás tu cuerpo así como sos y como estás, pero además también respetás a otros, que pueden ser iguales o diferentes, y si hay diferentes, mejor todavía”, resaltó.

Carrizo describió el escenario que encontró a inicios de año al regresar a la presencialidad. “En el jardín de 3 años fue más difícil trabajar porque se perdieron un año muy importante en su vida al no realizar una actividad escolar, ya sea un maternal o escuelita de iniciación deportiva. Ellos pasaron de la cuna al jardín. Es importante recalcar que el jardín es la parte más importante de toda la escuela. Es el primer contacto con la sociedad en la cual el nene está sin mamá y sin papá”.

Dificultades

Roberto Ledesma integra el plantel de docentes que capacita a futuros profesores de Educación Física en el Instituto de Educación Superior (IES). “De una manera directa o indirecta soy motivos de consulta”, contó a UNO. Dentro del pedido de consejos están aquellas que están orientadas a la búsqueda de estrategias que permitan sobrellevar la situación. Dentro de esta línea, mencionó que el principal miedo gira alrededor de una problemática que generó la pandemia: el sedentarismo.

profesores educación física 3.jpg
Reinventarse para garantizar la Educación Física

Reinventarse para garantizar la Educación Física

“La mayor preocupación es el grado de sedentarismo que se está logrando en edad temprana. Trae aparejado falta de motricidad, que sería lo de menos, pero sí trae incremento de la obesidad infantil debido a la mala alimentación y la falta de estímulo. Esas patologías, más la diabetes temprana, problemas posturales y el acrecentamiento de problemas de formación corporal se pueden corregir con una educación física dada a edades tempranas”.

Siguiendo la misma línea, Ledesma contó que, junto a los profesores Cristian Romanatti, Roberto Pullido y Fabricio Martínez están realizando una investigación para solicitar la creación del cargo de profesor de Educación Física en el nivel Inicial del sistema educativo provincial.

“Si comparamos a Entre Ríos con las otras provincias que componen la Región Centro hay una diferencia abismal en cuanto a resultados y rendimientos. En los juegos deportivos estamos muy atrasados en relación a Santa Fe y Córdoba, y creemos que tiene mucho que ver el no tener el primer estímulo en la primera edad infantil, que es entre los 2 y los 5 años, donde los estímulos son para toda la vida. En esa etapa en la mayoría de los establecimiento educativos la Educación Física está a cargo de la maestra jardinera con juegos relacionado a la actividad física, pero no genera hábitos que se incrementan de manera paulatina y creciente a lo largo de toda la vida de un chico. Eso nos motiva a investigar para hacer una propuesta de creación de cargo del profesor de Educación Física en el jardín de infantes”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario