Secciones
Sociedad

Redes sociales ayudan a unir personas para cumplir su deseo de tener un hijo

Internet propicia nuevos modelos de familia y la coparentalidad es una opción para quien quiere ser padre o madre sin tener un vínculo amoroso

Domingo 06 de Octubre de 2019

Lejos del paradigma tradicional de familia, que establece que hay que casarse o formar una pareja para tener un hijo, cada vez más personas recurren a la coparentalidad para cumplir con su sueño de convertirse en padre o madre.

Se trata de “un modelo de familia que no descansa sobre la relación sentimental de una pareja sino sobre un deseo común de los copadres: tener un hijo, verlo crecer y desarrollarse. Los copadres no suelen compartir el mismo techo, sino que se organizan según acuerdos establecidos de antemano para criar al niño en las mejores condiciones posibles”, explica el sitio web Co-padres.net, una de las páginas que de manera gratuita facilita el encuentro entre quienes quieren concretar este anhelo y a la que suscribe gente de distintos países, en el que ya hay más de 650 argentinos anotados.

A su vez, aclara que esta elección puede darse cuando hay una pareja homosexual, una pareja heterosexual que sufre problemas de infertilidad, o una mujer o un hombre solteros por elección personal. “Consiste en un acuerdo entre dos o más personas que deciden tener un bebé juntos sin estar en pareja. En este sentido, la coparentalidad, hétero u homoparental, se puede concebir como una donación de esperma a través de la cual el donante de semen juega cierto papel en la crianza del niño o niña, definidos previamente por las personas implicadas”, indica el portal, que junto con Coparentalys.com conforman las plataformas más confiables a las que recurren cada vez más usuarios.

Si bien en la Argentina no hay una legislación que regule esta práctica, este tipo de filiación ya es tendencia y despierta mayor interés. Por eso los profesionales del Derecho se preparan para responder a las consultas sobre el tema y acompañar a las personas que se encuentran en esta búsqueda y este proceso. María Silvana Zufiaurre es abogada especialista en temas de familia en Paraná y al respecto señaló a UNO: “La coparentalidad es un nuevo modelo de familia, donde dos personas totalmente desconocidas se encuentran con el solo deseo de tener un hijo, sin intención de formar una familia, una pareja, que por ahí son paradigmas que durante años y años han sido impuestos por la sociedad”.

A su vez, explicó: “Existen una red social argentina y una que es europea, en las que interactúan distintos usuarios provenientes de diferentes lugares. Cumplen una función similar a la red Tinder, que propicia el encuentro para parejas, pero exclusivamente con el fin de convertirse en padres. Los usuarios crean su perfil, suben su información, y así se van contactando y uniendo, con el requisito obviamente de tener una cercanía geográfica, porque la intención de tener un hijo implica todo un plan de organización y planificación sobre su crianza”.

Zufiaurre observó que en Europa es cada vez más común este tipo de elección y el tema está más desarrollado, pero a nivel regional todavía resulta novedoso pensar que dos personas se pueden encontrar solo con el deseo de ser padres.

Asimismo, la especialista en temas de Familia refirió: “En estas redes sociales los usuarios se agrupan con este objetivo, porque han postergado por algún motivo esta necesidad de ser papás. Hay casos en que la vorágine cotidiana de la mujer hace que muchas veces se le haga más difícil ser madre, o porque tiene cierta edad; o por ahí hay quienes quieren evitar los trámites de adopción; o porque se dan situaciones de infertilidad, con los costos que conllevan los tratamientos. Porque en este tipo de relación la concepción puede ser por las dos vías: a través de un encuentro sexual o de una inseminación artificial”.

Si bien recordó que desde la legislación vigente no hay ningún tipo de prohibición o de restricción sobre la coparentalidad, aconsejó realizar un acuerdo en el marco legal, aclarando que las obligaciones del padre comienzan a partir del momento en que está concebido el niño, cuando empiezan a realizarse todos los estudios médicos correspondientes –que conllevan gastos–, y también es requerido su acompañamiento y responsabilidad: “Se recomienda hacer un acuerdo legal y por escrito, a través del cual en forma previa se especifique todo lo que hace a los alimentos y gastos de la prenatalidad, y después lo que va a ser la cuota alimentaria para el niño, la organización de sus tareas cotidianas, los regímenes de comunicación; y deberán definir si su cuidado personal va a ser alternado, es decir que los padres pasarán el mismo tiempo con el chico, si va a residir en la casa de uno de los progenitores y el otro tendrá un régimen de visita”, manifestó.

“Se busca tratar de adelantarse y encuadrar los ideales de lo que va a ser la educación del niño. Eso siempre que esté hablado, que esté charlado y que se pueda expresar en un documento y que las partes estén de acuerdo, evita en el futuro muchísimos conflictos”, aseguró.

Ventajas

Si bien quienes defienden la estructura tradicional de familia observan con recelo estos nuevos modelos de vínculos, Zufiaurre reflexionó: “En el caso de la coparentalidad se dice que no es algo ni bueno ni malo, pero sí que es más fructuoso. Porque muchas veces coparentalidad tenemos cuando una pareja se divorcia o se separa, y por ahí se generan situaciones tan conflictivas para los chicos mismos, y son ellos los que más sufren porque se encuentran en el medio. En cambio, este tipo de familia se conforma especialmente para tener un niño, entonces ya existe este deseo de amor, de contención, y ya con una previa organización de lo que va a ser, cómo se va a ir desarrollando este vínculo”.

Respecto de la búsqueda de un potencial padre o madre a través de Internet, opinó: “Generalmente llegan a esta vía personas que ya tienen una cierta edad. El parámetro de los usuarios registrados en estas redes ronda entre los 38 y 45 años en mujeres y en los hombres se extienden hasta los 55. Es muy difícil que encontremos a un chico de 25 años en una de estas redes que tenga un deseo tan profundo de ser padre”.

Por otra parte, advirtió: “Estas dos páginas –Co-padres.net y Coparentalys.com– son especializadas, pero como la mayoría de los sitios se hacen responsables en cuanto a la información que gira ahí. Después lo que cada uno haga en forma externa con respecto al encuentro ya no queda dentro de la órbita del portal, sino que pasa por una decisión personal y habrá que tomarse un tiempo prudencial para decidir y corroborar que del otro lado hay una necesidad similar a la de uno y que esta responsabilidad va a ser asumida”.

Por último, evaluó: “Este tipo de encuentros realmente es de gente que tiene este deseo de ser padres”. En este marco, indicó que además de personas solas, hay quienes ya tienen conformada su pareja, como es el caso de personas homosexuales o trans, y lo que buscan es lograr una inseminación: “Después ese niño va a tener lo que se llama una familia que puede ser monoparental. En la actualidad tenemos muchos tipos de familias que superan al modelo social impuesto”, dijo a modo de conclusión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario