Secciones
Moyano

Qué dijo la Justicia sobre los crímenes del médico Moyano

Hugo Mario Moyano, a quien prohibieron ejercer la Medicina, es uno de los condenados en la causa Área Paraná II.

Jueves 21 de Mayo de 2020

El médico paranaense Hugo Mario Moyano fue condenado este jueves a ocho años de prisión por delitos de lesa humanidad en la causa Área Paraná II, junto a otros siete represores. La sentencia llegó apenas unos días después de que el Ministerio de Salud de la Provincia le revocara la matrícula al otorrinolaringólogo, le ordenara cerrar su consultorio y le prohibiera ejercer su profesión en todo el territorio de Entre Ríos.

La jueza Beatriz Estela Aranguren condenó a Moyano como partícipe necesario del delito de imposición de severidades, vejaciones o apremios ilegales, agravado por su condición de funcionario público; en concurso real con tormentos, en perjuicio de una víctima. Además de los ocho años de prisión, le dispusieron una inhabilitación absoluta por doble tiempo de la condena.

Esto se suma ahora a una condena anterior en la causa Área Paraná I, a diez años de prisión. En este caso la Cámara Federal de Apelaciones lo había considerado coautor penalmente responsable del delito de imposición de severidades, vejaciones y apremios ilegales en perjuicio de cuatro víctimas, y de imposición de tormentos, en contra de otras tres.

Diario UNO de Entre Ríos

En la sentencia de la causa Área Paraná II, que se conoció este jueves, se hizo justicia por el concordiense desaparecido en 1977.Jorge Papetti no se fugó; fue víctima de desaparición forzada.

Posted by Diario UNO de Entre Ríos on Thursday, May 21, 2020

En términos generales, quedó acreditado que el condenado se encargaba de controlar las sesiones de torturas, disponiendo de su saber médico al servicio de la represión ilegal, y de negar a las víctimas una atención adecuada de las consecuencias de esas prácticas represivas y de otros problemas de salud que pudieran tener.

Ahora, la jueza Araguren dijo en su fallo que Moyano permaneció privado de su libertad (en prisión domiciliaria) por 7 años, 6 meses y 5 días, y que la pena vencerá el 15 de noviembre de este año. A su vez, agregó que debe practicarse la unificación de la pena con los 10 años –que ya cumplió– y dispuso que continúe en libertad, a pesar de que la excarcelación oportunamente dispuesta fue revocada por la Cámara y la queja de la defensa está pendiente de resolución en la Corte Suprema.

Los delitos

La sentencia de este jueves –a la que tuvo acceso UNO– resalta que Hugo Mario Moyano se desempeñó durante la dictadura como médico en las unidades penales N° 1 “Juan José O’ Connor” y N°6 “Concepción de Arenal”, ambas de Paraná, y en el Servicio Médico de la II Brigada Aérea de esta ciudad. Su función era "asistir" a las personas detenidas por razones políticas, allí alojadas.

A continuación describe el veredicto los padecimientos que sufrió una mujer que fue secuestrada y llevada a la casa de torturas que se encontraba detrás de la Base Aérea –la "Casita de la Base"– donde sufrió graves tormentos que le provocaron severos daños en su salud. Antes de demsayarse en la tortura, esa víctima que era epiléptica, escuchó a Moyano decir: "Paren, paren, que viene el infarto". También, ya en la cárcel y siempre con malos tratos, el médico le decía: “A vos no te pasa nada, no te hagas la artista”. Moyano también minimizó otras de sus dolencias a causa de las torturas y de la epilepsia y no le suministró medicación.

La jueza entendió que no alcanza con sólo los dichos de la víctima para responsabilizar con "certeza absoluta" a Moyano por lo ocurrido en la Casita de la Base, por lo cual lo absolvió por los delitos que la mujer sufrió en ese lugar. Pero sí lo encontró responsable por hechos sucedidos en la Unidad Penal, porque hay testimonios de otras detenidas que avalan las acusaciones. Por eso sostuvo la magistrada que el médico "infringió su obligación de denunciar el real estado de salud en el que se encontraba" la detenida y "las posibles causas del mismo, lo que hizo deliberadamente en cumplimiento del rol asignado" en el terrorismo de Estado.

"En los hechos era un activo colaborador en las prácticas ilegales que llevaban a cabo las fuerzas conjuntas en la ciudad de Paraná, las que consentía al no denunciar las lesiones que constataba y sus posibles causas", indicó, y agregó que "pesaba sobre él el deber no solo de prestar la debida asistencia médica a las internas, sino también la obligación legal de dejar asentado en los registros que correspondieren y denunciar las situaciones anómalas o ilícitas que advirtiera en ocasión del ejercicio de su profesión intramuros".

Las querellas ya presentaron apelaciones por esta absolución parcial que benefició al médico, como también otras que hay en la resolución de la jueza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario