La Provincia

Puiggari pidió menos turismo y más compromiso cristiano

En la homilía de Domingo de Ramos, el obispo sostuvo que la semana principal del año ha sido reemplazada por el turismo. Y abogó por superar “la cultura que globalizó la indiferencia”

Lunes 30 de Marzo de 2015

Como reflexión de uno de los relatos bíblicos sobre la Pasión de Jesús, el arzobispo Juan Alberto Puiggari reclamó ayer que “el cristiano tiene que darse cuenta que esta es la semana principal del año, y que en medio de las ocupaciones, el trabajo y las distintas actividades que tenemos, el Señor debe ocupar el primer lugar”.


La expresión, en el marco de la celebración central del Domingo de Ramos, ayer en la Catedral Metropolitana, fue como corolario del pedido a los fieles para participar de las distintas celebraciones litúrgicas de estos días, y  que entiendan que Semana Santa es “la semana mayor” del año para la fe cristiana, que recuerda la Pasión y el Misterio de Jesucristo, y que “nuestra cultura secularista la ha ido reemplazando por el turismo”.


En ese sentido, exhortó a “ser discípulos para escuchar lo que Dios nos va a pedir, y que la gracia que nos da en estos días, es para hablar, no para callar, para ayudar”.


Durante la celebración –que conmemora la entrada triunfal de Jesús a Nazareth– se realizó la habitual bendición de las palmas y ramas de olivo, acompañadas por una breve procesión.

 

 

Ayudar al otro”

 


Luego, en su breve homilía, el obispo insistió en “ser cirineos”, es decir, ayudar a los otros.


“Todos nosotros estamos llamados a ser cirineos. San Pablo nos dice que a todos nosotros nos corresponde completar la pasión de Jesús. Ser cirineo en nuestro sufrimiento, pero también ser cirineo ayudando a nuestros hermanos. Existe mucha gente que necesita ayuda. ¿Quién no tiene en la familia, en los amigos, en las comunidades parroquiales, en el trabajo, alguien que está sufriendo? La mejor manera de que uno entiende el mensaje de Jesús y su pasión es ser cirineo. Uno tiene que superar esa cultura global de la indiferencia, que Jesús nos pide ser cirineo, no ser indiferentes, sino comprometerme con el otro” destacó.


En el tramo final de su homilía, el arzobispo de Paraná insistió en que “esta Semana Santa sean días para salir fortalecidos en la profesión de fe” y cuestionó “esa cultura naturista, de creer en Jesús pero también, por las dudas, creer en otras cosas, mágicas”


Y cerró en línea con palabras del papa Francisco (ver recuadro El Papa dijo que el estilo de los cristianos debe ser la humildad), en su homilía de Domingo de Ramos celebrada en Roma en las primeras horas del día, e instó a dar testimonio de humildad, como dio Jesús en la cruz, frente a un estilo de vida actual que exalta “la soberbia, la vanidad y el querer parecer”.

 


El Papa dijo que “el estilo” de los cristianos debe ser la humildad


El papa Francisco presidió la tradicional celebración litúrgica del Domingo de Ramos y la Pasión del Señor en la Plaza de San Pedro, donde bendijo palmas y ramas de olivo, y dijo que el “estilo” de los cristianos debe ser la “humildad”.


Miles de personas acudieron ante la Basílica de San Pedro, donde el pontífice fue testigo de la procesión de las palmas e impartió su bendición en el primer gran acto de la Semana Santa, el que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén. El Papa llegó a pie al lugar, se detuvo unos instantes ante el paso de la procesión y se dirigió luego hacia el centro de la plaza, donde varios olivos adornaban el espacio situado al pie del obelisco, bajo el brillante sol romano.


Posteriormente, el pontífice procedió a la bendición de las palmas y olivos, un acto tradicional con el que comienzan los propios de la Semana Santa y Pascua de Resurrección. En la celebración participaron jóvenes de Roma y de otras diócesis, con motivo de la celebración de la XXX Jornada Mundial de la Juventud. Después, Francisco se dirigió a la explanada situada ante la fachada principal de la Basílica de San Pedro para presidir la celebración de la eucaristía.


En su homilía, dijo que “el estilo” de los cristianos debe ser la humildad y que “el camino de Cristo” no es el de “la vanidad, el orgullo y el éxito”. La humildad, afirmó, es un “estilo que nunca dejará de sorprendernos y ponernos en crisis: nunca nos acostumbraremos a un Dios humilde”.

 

 

Contra la mundanidad


En contraposición a ese “estilo” al que se refirió el Pontífice, puso el ejemplo de “otra vía, contraria al camino de Cristo: la mundanidad.
La mundanidad nos ofrece el camino de la vanidad, del orgullo, del éxito”.


Y consideró que esta otra vía “el maligno se la propuso también a Jesús durante 40 días en el desierto. Pero Jesús la rechazó sin dudarlo”. “También nosotros podemos vencer esta tentación, no sólo en las grandes ocasiones, sino también en las circunstancias ordinarias de la vida”, dijo. El Papa elogió el ejemplo de “mucho hombres y mujeres que, en silencio y sin hacerse ver, renuncian cada día a sí mismos para servir a los demás: un familiar enfermo, un anciano solo, una persona con discapacidad...”.


Francisco repasó en su homilía los momentos más importantes de los actos de la Semana Santa, como “el desprecio de los jefes del pueblo” por Jesús, “la traición de Judas” o “los insultos de la gente”. La Iglesia católica conmemora estos días los últimos días de la vida de Jesús y su muerte crucificado, así como su resurrección tres días después. Al final de la celebración litúrgica, el Papa rezó el habitual Ángelus con los fieles congregados en la Plaza de San Pedro, aunque no desde el balcón del palacio apostólico sino desde el mismo lugar desde el que presidió la eucaristía. El pontífice leyó un mensaje en el que recordó a las víctimas del avión de Germanwings que se estrelló esta semana en los Alpes franceses y pidió la intercesión de la Virgen María por las personas fallecidas, entre las que destacó a un grupo de estudiantes alemanes.

 

 

Se estrenó el nuevo himno de la paz


El cantante ítalo-argentino Odino Faccia estrenó en la misa por el Domingo de Ramos el tema “Para que todos sean uno”, que le había sido encargado por el Sumo Pontífice.


El Papa le encargó a Faccia la tarea de composición, interpretación y difusión, luego de la gran repercusión de la canción “Busca la paz”, hecha en base a poemas de Juan Pablo.


La compañía Sony Music editará el nuevo himno por la paz en cuatro idiomas: español, portugués, italiano e inglés.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario