La Provincia
Lunes 05 de Noviembre de 2018

Proponen la continuidad de la gestión en el Colegio de Abogados de Paraná

La capacitación de los letrados y una mirada atenta a los cambios que determina la oralidad son los ejes de la propuesta de la lista Azul y Blanca

La lista Azul y Blanca buscará el viernes acceder a la conducción de la seccional Paraná del Colegio de Abogados de Entre Ríos en comicios que habitualmente generan más comentarios que los de otros colegios profesionales.
La lista Colegiación lleva como candidata a presidenta a Analía Coria, a Guillermo Vartorelli como candidato a vicepresidente; a Andrés Galizzi como secretario; a Santiago Esquivel como tesorero; y a Pablo Clementi, Rosa Warlet, Amado Siede, Cynthia Waigel, Carlos Cordini y Constanza Larroude como vocales. Carolina Fischbach y Gabriela Pera como revisores de cuentas.
El sector se plantea como la continuidad de la actual gestión y rescata del actual mandato su compromiso con la transparencia institucional. "Hemos puesto a disposición en forma on line en nuestro sitio web los balances trimestrales con el informe de ingresos y egresos de la institución", indican en su informe de gestión. Igualmente mencionan la apertura de una sala para el trabajo de los profesionales, dentro de otros beneficios. Señalan el fortalecimiento de la biblioteca de la seccional, la contratación de una plataforma jurídica on line para acceder a información jurídica, doctrina y jurisprudencia "por un costo ínfimo" y numerosas actividades de formación y capacitación profesional.
Como no todo es trabajo en la vida, dentro de las mejoras edilicias se menciona incluso la refuncionalización, equipamiento y transformación "del querido quincho en un renovado Salón de Usos Múltiples".
Como a los gobiernos, también a las conducciones de colegios se las suele evaluar por la inversión en cemento. En el Colegio de Abogados de Paraná tienen para mostrar la reforma de la playa de estacionamiento, el bacheo y arreglo completo de la calzada, la construcción de la semicubierta del estacionamiento y mejorado de su espacio utilizable y el cambio de la iluminación, entre otros aspectos.
En el apartado de las gestiones mencionan las realizadas con los juzgados del Trabajo, por la denegación de la vista de los expedientes "defendiendo las facultades de los abogados para diligenciar y librar oficios, por la forma de las actas poderes, por la intervención del contador del fuero en las liquidaciones"; con los juzgados de Familia "por cuestiones procesales relevantes para la práctica habitual, y demoras en las audiencias y trámites"; ante el Juzgado de Ejecución por la demora en los trámites; ante la AFIP por los turnos y horarios restringidos "de modo irracional para la recepción de oficios"; ante la Cámara Civil de Apelaciones, por el trámite de los recursos de Apelación y la conformación de los listados de desvinculación de peritos y síndicos, entre otros.

La oralidad
La implementación de los nuevos reglamentos de oralidad por parte del Superior Tribunal de Justicia también son parte de la mirada de los integrantes de la lista. "Es saludable, pero tal vez hubiéramos preferido que esto se hubiera realizado con mayor capacitación, de manera más paulatina. Nos cuesta encontrarnos de golpe con todo eso. Un ejemplo bien sencillo es que antes la notificación se realizaba mediante una cédula de papel, que demoraba unos días y nos permitía a nosotros administrar los tiempos de elaboración de descritos y demás de otra manera. Ahora quedamos notificados automáticamente de manera electrónica los martes y viernes de todas las notificaciones que han salido en las cuales somos partes", explicó Amado Siede. Si bien se mostraron cuidadosos con las expresiones, la idea es que para los abogados el proceso se vive de manera precipitada y que les cuesta seguir el ritmo de esos cambios para su modo de trabajo.
Rosa Warlet remarcó la necesidad de capacitación para todos los abogados en general, y para los jóvenes en particular. "Los avances técnicos, que han ido marcando los cambios, hacen que los mayores también tengan que adaptarse". Los abogados noveles, como se los denomina, son generalmente jóvenes, pero también los hay mayores. "Este es un fenómeno que se profundizó desde que tenemos la carrera en la ciudad", indicó Warlet.
"Hay gente que comenzó su carrera y no pudo seguirla, pero ahora por tener la carrera en Paraná, pudo retomarla", apuntó Guillermo Vartorelli.
En el plano del sentido de las postulaciones, Siede señaló: "Pertenecemos a un grupo que tiene un enfoque de la profesión que tiene que ver con lo gremial. Casi todos los abogados tenemos una visión política de la realidad, pero nuestro grupo siempre antepuso lo gremial a cualquier cuestión partidaria. Eso nos distingue tanto a nivel de nuestra zona como a nivel nacional, ya que en otros colegios del resto del país hay un enfoque partidista muy importante. Por eso las expresiones para la elección del Consejo de la Magistratura a nivel nacional se han visto más como partidistas que gremiales".
Los miembros de la lista admiten que cuando la renovación de autoridades del colegio coincide con años electorales nacionales es cuando más se politiza el proceso. En esta oportunidad están habilitados para votar 1.400 abogados. Vartorelli destacó que solamente 35 no están en condiciones de sufragar, generalmente por el atraso en las cuotas, lo que revelaría que son pocos los que no participan de la vida activa del colegio. En el mismo sentido se señaló que una de las particularidades de la seccional Paraná es que además de los profesionales que litigan en Tribunales hay una importante cantidad de hombres y mujeres del Derecho que se desempeñan en la administración pública. "Tenemos una visión más integral del abogado, más que nada en lo que hace a las reparticiones públicas, que es donde se resuelven muchos problemas, que no llegan a ser una cuestión judicial. Creemos que esa formación es muy importante. Hay muchísimos colegas en Paraná que no viven del ejercicio liberal de la profesión, sino del trabajo en la administración pública. Es un enfoque que estamos constantemente buscando para valorar y resaltar la tarea de estos colegas", señaló Pablo Clementi.
"Hay que esperar un tiempo para que todos estos cambios puedan ser vistos y valorados por la sociedad, por el justiciable, que es por el que trabajamos. Por eso nos referimos a todas estas nuevas tecnologías y modalidades de litigación que se incorporan al proceso, a veces de manera abrupta, y hacen que de alguna manera el abogado tenga una adaptación más rápida, pero los justiciables no pueden hacerlo de la misma manera. Al hablar del servicio de Justicia tenemos que tener una referencia con el Derecho. Que la celeridad y la tecnificación del proceso no sacrifique lo más importante que es el estado de Derecho y la aplicación del Derecho al caso concreto", añadió Coria.
"Los cambios que vivimos se hacen frente a un contexto de una supuesta idea de la sociedad de que la administración de Justicia no es buena, es lenta, llega tarde y que no termina respondiendo a los intereses concretos de la gente", apuntó Siede.

Comentarios