Secciones
Transporte público

Preocupa la quita de subsidios a Paraná, que recibirá menos de lo previsto en junio

Los aportes por Resolución 1.086 mutarán por otros para afrontar subas salariales y gasoil. Empresas pujan por tarifas subsidiadas

Martes 21 de Enero de 2020

El transporte público de Paraná podría afrontar nuevas dificultades en los próximos días, como consecuencia de una reducción de los subsidios que recibe el sistema para su funcionamiento. En el marco del nuevo esquema de distribución de aportes que pretende encarar el gobierno nacional con las provincias –y que impone el congelamiento de las tarifas por 120 días–, aquellas localidades con SUBE dejarán de recibir los recursos provenientes de la Resolución N° 1.086, y pasarán a contar con otros destinados a solventar 14.700 pesos por chofer y 20 pesos por litro de combustible: para la ciudad serían algo así como 6.879.000 pesos por los casi 470 trabajadores, y unos 7.720.000 pesos por el subsidio al gasoil.

De acuerdo con las estimaciones técnicas de los empresarios, esa cifra equivale a casi 15 millones de pesos mensuales, cifra que perpetúa el desfasaje de costos. Es que hasta el mes pasado, los empresarios percibían unos 10 millones de pesos, debajo de lo determinado por la Municipalidad de Paraná, en junio, cuando aplicó la última suba del boleto urbano: dentro de la constitución técnica del costo del boleto, y para no elevar aún más el valor para los usuarios, se había fijado que los empresarios iban a recibir unos 16 millones de pesos mensuales, de subsidios de Nación.

Esa cifra finalmente nunca llegó. Y ahora, el nuevo esquema plantea un total de recursos nacionales de 15 millones de pesos, una erogación menor a la prevista a mitad del año pasado. De junio a esta parte, los costos se dispararon, e incluso cayeron los ingresos por viajes.

Es decir que para el cálculo de las tarifas aplicadas en Paraná, se tomó un nivel de subsidio de 16 millones de pesos que nunca llegó, pero mensualmente fueron 5.107.000 millones más otros 4,666.000 pesos desde septiembre.

Ese faltante es motivo de análisis para saber de dónde podrían recibirse subsidios, y con una tarifa que consideran ya retrasada, ya que el último ajuste fue precisamente en junio.

Ante la consulta de UNO, desde la concesionaria Buses Paraná se confirmó que hubo una gran retracción de los boletos generales, que se abonan a 29 pesos; representan menos del 40%, del total de viajes; el resto lo componen las distintas tarifas subsidiadas, tanto por SUBE (para beneficiarios de planes sociales, con una reducción del 55%), como por boletos estudiantiles, jubilados, obreros, entre otros.

“La situación es muy complicada, y no solo para abonar los sueldos de enero, con aumento salarial del 17% previsto en la paritaria, sino para afrontar el pago de un 17% en estos días, por la cláusula de ajuste inflacionario por revisión trimestral”, se advirtió a UNO. Es que la semana pasada, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dio a conocer la inflación correspondiente al mes de diciembre, y se hicieron los cálculos del último trimestre del año.

Firmas

Desde hoy, la Secretaría de Transporte de la Nación comienza a firmar los convenios con las provincias, de acuerdo con la nueva metodología y esquema de distribución de convenios.

Teniendo en cuenta la necesidad de recursos, y frente a la preocupación por el volumen total de subsidios que se podrían recibir, las empresas ya presentaron notas ante la Municipalidad, con el propósito de que se revea el amplio universo de gratuidades.

Paraná, a diferencia de otras localidades, tiene varios tipos de boletos, que distorsionan el valor real: la tarifa promedio queda en 14,50 pesos, la mitad de la plana.

Esta variedad de modalidades de pasajes podría estar incluida en una revisión total, ya que Transporte de la Nación anunció que pretende definir una tarifa técnica homogénea para todo el país, fijando una banda de valores mínimos y máximos. Esa tarea requerirá los 120 días en que se deberán mantener congelado el precio del boleto.

En la misma situación que Paraná están todas las localidades del país con SUBE, que son más de 30 (en Entre Ríos, está también Gualeguaychú); en cambio, aquellas sin SUBE como Concordia mantendrán los actuales subsidios (previstos en Resolución N° 1.085) y sumarían otros.

A ese contexto debe sumarse la discriminación que sufrió el año pasado Paraná, en la distribución de subsidios de Nación, situación reconocida y cuestionada por el intendente Adán Bahl, días atrás: Santa Fe recibía dos veces y medio más que la capital entrerriana: 24 millones de pesos, contra menos de 10 millones de pesos de Paraná.

Esta semana será casi definitoria para saber el rumbo que tomará el sistema de transporte, y cómo se resolverá el déficit de recursos, luego de la adhesión de la provincia y municipio, a la nueva propuesta nacional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario