Crisis Económica
Martes 04 de Septiembre de 2018

Precios de hambre: leche y pan aumentaron más de un 16%

En los almacenes de Paraná mostraron las listas con los costos nuevos. Crece el fiado y la preocupación por la "falta de listas"

Para conocer con sinceridad los precios de los alimentos, a veces lo mejor es ir al almacén. Es cierto, pueden estar un poco más altos que en los grandes supermercados, pero a diario uno llega hasta ellos en la búsqueda de los productos necesarios y urgentes. Con esos comerciantes uno charla o hace comentarios, son los que tienen los precios sobre el mostrador, los que absorben subas para que el vecino pueda seguir comprando; ayer no escondían la preocupación por los tiempos que corren.
Son dos los productos más sensibles que desde el jueves hasta el lunes pegaron un salto tan alto que se sienten: el pan y la leche. Depende del almacén o la panadería, las subas van desde el 16% al 20%. UNO recorrió varios comercios a fin de comparar las listas y sacar algunas conclusiones.
Con el aumento del dólar el mercado no está tan transparente y hasta ayer, según el rubro de la economía, había listas de precios que todavía no se podían conocer, como con la harina y el aceite. "No tengo precios para venderte", decía el WhatsApp que un proveedor le escribió a un almacenero. Los proveedores no las entregaban porque sostenían que al poco tiempo deberían volver a aumentar los costos; estaban a la espera de que pasen los días.
Pero con los alimentos en general, salvo esas excepciones, como son productos que se consumen de manera diaria, listas más listas menos, los precios están al alcance de cualquiera. El pan francés, en una panadería de calle Villaguay, estaba a 48 pesos la semana pasada, ayer lo aumentaron a 56, el mignón estaba a 50, ayer ya costaba 60 pesos. La señora que atendía explicó que no les quedó otra, en esas proporciones fue la suba de la materia prima entre el jueves y el lunes.
La leche también aumentó, y por lo menos, quienes tenían precios nuevos, es decir lo que compraron el lunes para vender ayer, ya debieron subirlos. En promedio el litro que costaba 25, ahora 28 y el que costaba 30, ya vale 35 pesos. Entre almacén y almacén puede haber algunos pesos de diferencia.
Pero en este contexto aumentaron los fiados, o por lo menos los pedidos. Llegan muchos vecinos hasta el mostrador del almacén con distintos argumentos, en el fondo, no les alcanza. En uno de los locales tenían una carpeta llena de papeles, uno por cliente. Después les cuesta mucho cobrar, pero por lo general son conocidos, de confianza, que más temprano que tarde tratan de pagar. La mayoría de quienes piden fiado, y este es el dato más doloroso, son los jubilados. En otros almacenes contaron que se pusieron firmes desde hace un tiempo y a fin de mantenerse abiertos, no llevan adelante esta práctica para no fundirse.
Claudia Figueroa hace seis años que tiene su almacén en una de las esquinas de Villaguay y 9 de Julio. Vende de todo, pero está preocupada. Dijo que por ejemplo, la yerba no aumentó ahora, pero ya lo había hecho poco antes de la suba del dólar. De todos modos, en general, debió remarcarle a casi todos los demás productos un 15%, ese es el precio que le pasaron los proveedores el lunes. Les dijeron además, que este aumento no era el último de la semana y la mujer espera las nuevas listas para el jueves o el viernes.
"Una se siente incómoda a veces. La gente llega al almacén con sus problemas, pide esto y aquello, pero cuando le paso el precio, dicen: '¿Cuánto? Pero a mí no me alcanza'", señaló Figueroa.
Contó que polenta, barritas de cereal, mermeladas, la cerveza y hasta los caramelos aumentaron un 15% en promedio. Por fuera de las promociones, en un almacén del centro de Paraná una cerveza cuesta 75 pesos y 45 la lata.
Las gaseosas y las pastas secas todavía no subieron, pero saben que lo harán. Un paquete de galletitas saladas, de esos que traen tres juntos, la semana pasada costaba 25 pesos y frente al periodista de UNO el proveedor le pasó a una de sus clientas el precio nuevo: 35 pesos, es decir, un 20% más.
El aceite grande cuesta 75 pesos el litro en un almacén, el kilo de harina desde los 35 a los 55 pesos, pero son precios viejos, los venden igual. "Si no conozco a cuánto lo van a aumentar, yo no les voy a subir de precio", dijo Figueroa.
Hubo mayoristas que el fin de semana no abrieron sus puertas en Paraná y otros retiraron los precios de las góndolas, entonces para comprar había que cargar y luego preguntar en la caja por los costos.
El agua mineral subió un 31%, a las pastas frescas las aumentaron el lunes un 6,6%, son 5 pesos más por kilogramo y así se puede seguir con la mayoría de los productos.
Dicen en estos comercios que hay otros que quieren cerrar por unos días para no tener que vender y esperar a tener las listas completas. Quieren saber qué va a pasar, a corroborar que si nada cambia, otra vez deberán subir los precios en un contexto de bajas ventas.

Comentarios