Secciones
La Provincia

Por semana multan 40 camiones que circulan por calles indebidas

En Paraná hay detectadas, por lo menos, cuatro zonas prohibidas para el tránsito pesado donde igual se los ve a diario. Inspectores deben dedicarse a controlar la infracción de forma específica

Viernes 14 de Noviembre de 2014

Desde Tránsito señalaron que hay en Paraná, por lo menos, cuatro zonas por donde circula de manera prohibida, el tránsito pesado: avenida Zanni, desde Ricardo Balbín hasta Newbery; desde Newbery y avenida Zanni hasta Salvador Caputto, también por Juan Báez; y ayer, inspectores que se dedican al control específico, debieron hacer un operativo en Churruarín y Blas Parera. Por semana se llegan a labrar hasta 40 multas.
Sobre finales de julio de 2013, un decreto municipal estableció el recorrido que pueden realizar los camiones dentro del ejido urbano, según las toneladas de carga.
En avenida Zanni, desde Ricardo Balbín hasta Newbery y desde esa esquina hasta Salvador Caputto, el tránsito pesado es permanente.
Lo correcto, según el decreto, es evitar avenida Zanni y doblar en ricardo Balbín hasta tomar Salvador Caputto. Así está establecido en el decreto.
El subdirector de Operativos de Tránsito de Paraná, Raúl Bottaro, dijo a UNO que los camiones no siguen por Ricardo Balbín porque la calle está en malas condiciones. “Está destruida. Sabemos que ahora la están poniendo en condiciones, pero la mayoría de los camiones siguen por Zanni hasta Newbery”.
Esa zona los problemas, en principio, son dos. En primer lugar se retrasa todo el tránsito con colas en los semáforos que por momentos superan los 100 metros en horarios pico. Por otro lado, las toneladas de esos vehículos rompen calles y avenidas que fueron arregladas hace poco, como en el caso de Newbery. “Se hicieron inversiones con cordones nuevos y el transporte pesado lo rompe”, agregó Bottaro.
De todos modos la contradicción aparece ante cada acta de infracción, porque los conductores de los camiones justifican las dificultades para tomar por otras calles. “Es una situación que no es buena para ellos y tampoco para nosotros, pero tenemos que hacer cumplir la ordenanza igual”, destacó.
Otra de las calles conflictivas detectadas es Juan Báez. El 3 de noviembre se abrieron los sobres para la licitación que permitirá la pavimentación de esa calle de la ciudad. En ese momento, la intendenta Blanca Osuna había señalado –en coincidencia a lo manifestado por los responsables de los operativos de Tránsito– que esa calle en particular, además de aspectos relacionados con la geografía, presenta un mal estado producto de la circulación indebida de camiones de gran porte.
Ocurre que el tránsito de vehículos de carga por esa zona, transporta productos de suelo calcáreo que provienen de la actividad específica de las canteras ubicadas al oeste de Paraná. Pero el decreto municipal establece que en lugar de conducir por Juan Báez, deben hacerlo por la paralela: Padre Pascual Uva.
Asimismo ayer, debió realizarse un operativo en otra esquina conflictiva: se trata de Churruarín y Blas Parera ya que es uno de los caminos que toma el tránsito pesado para llegar hasta avenida Circunvalación  y no está permitido. Lo correcto es conducir desde Salvador Caputto hasta Miguel David, de allí hasta Salellas y luego hasta el Acceso Norte o viceversa.
Las cuatro zonas señaladas no son las únicas, pero sí representan  puntos de mayores conflictos en el tránsito por la presencia indebida de camiones y por las dificultades que presentan tramos que aún no están en buenas condiciones.

 

 

 


Carga volátil


José Luis Rey, director del Cuerpo Único de Inspectores, precisó los lugares de Paraná más conflictivos por el tránsito pesado
Con respecto a la cantidad de multas señaló que si bien por semana se hacen entre 38 y 40, hay días que superan las 14 actas de infracción.
“Es cosa de todos los días y se hacen por tránsito pesado en lugares que no corresponde y también por carga volátil: aquellos camiones que llevan arena, piedra o broza tiene que ir tapados con lona y algunos no la llevan”, destacó a UNO.
Con solo pararse un rato en Caputto y Newbery fue posible observar que la mayoría de los camiones que ayer al mediodía llevan algún tipo de carga, no están cubiertos.

 

 

 

Prometen controlar las toneladas de los vehículos con una balanza

 

 


El peso de los camiones, cuando superan los máximos permitidos, también son factores de sanción y en Paraná comenzarán a utilizar una balanza portátil. Si bien al precio de una multa lo determina el juez, en el Juzgado de Faltas Nº 1, destacaron que para poder aplicar un costo a la infracción por conducir un camión en calles prohibidas deben tomarse en cuenta numerosos aspectos.
No es lo mismo conducir un camión en una avenida de las afueras que hacerlo por la Costanera un domingo por la tarde. También se tienen en cuenta, además de la ordenanza que establece los montos mínimos y máximos, el tipo de carga que transporta el camión. De todos modos, ante la consulta de UNO señalaron que una multa por conducir transporte pesado en lugares indebidos no baja de los 2.000 pesos y desde ahí en adelante.
Por otra parte, el decreto que regula el lugar por donde pueden circular los camiones destaca que el máximo para vehículos de carga deberá ser de hasta 45 toneladas y las calles permitidas son las descriptas en la nota principal; hasta 18 toneladas en las calles de 25 metros de ancho y avenidas (excluida Laurencena, entre Ramírez y Anacleto Medina); hasta 12 toneladas en las calles de 15 metros de ancho; y hasta 8 toneladas dentro del micro centro de la ciudad.
José Luis Rey, director del Cuerpo Único de Inspectores contó que están expectantes a que la semana próxima reciban junto a la nueva grúa, un vehículo que les permita transportar una balanza portátil. “Si el camión está excedido se le hace multa. La balanza son como dos platos que se ponen debajo de las rudas y da los resultados por computadora. El equipo es nuevo pero necesitamos el vehículo para transportarlo”, remató.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario