Paraná
Jueves 09 de Noviembre de 2017

Por presión social y política se frenó la cesión a transportistas del predio en el Parque Botánico

En suspenso. ONG y vecinos volvieron a hacerse oír en defensa de los espacios públicos. En la sesión del Concejo el oficialismo decidió que la idea vuelva a comisión; la oposición y autoconvocados exigían que se retire el proyecto

"Poner a ERSA –empresa a cargo del servicio de transporte urbano de pasajeros y ganadora de la licitación del servicio por ocho años, en UTE con Mariano Moreno– en el Parque Botánico es una decisión demasiado irracional para que sea algo honesto. Les pedimos con humildad pero con firmeza, no solo no voten hoy este proyecto, rechacen de plano la iniciativa de vender el Parque Botánico para contaminarlo", aseveró ayer en el instituto de Voz y Espacio Ciudadana el abogado Pablo Folonier. En representación de los vecinos de la zona de El Brete, sentó la posición de un amplio y heterogéneo grupo ciudadano y ambiental que encaró una firme defensa del espacio público, y que llevó a frenar el propósito del Ejecutivo municipal de comercializar 7,5 hectáreas a favor de la licenciataria del servicio, destinada a talleres y depósito de las unidades, hoy situadas dentro del ejido urbano.
La medida ya estaba estipulada en el pliego licitatorio, y había traspasado incluso el tratamiento entre los ediles, con voto favorable de los bloques Cambiemos y UNA –y el rechazo del Frente Para la Victoria (FPV)–, En 2016
La alocución de Folonier, acostumbrado a las luchas sociales –batalló, ganó y perdió como dijo, frente a proyectos como un basural, el Estadio Único y la instalada estación transformadora de energía eléctrica–, fue el corolario de varias semanas de distintas manifestaciones y acciones encaradas por organizaciones no gubernamentales y vecinos. Durante la sesión del Concejo Deliberante finalmente no prosperó, aunque al no ser directamente descartada, quedó en suspenso.
Fue el tema saliente ayer en la reunión parlamentaria desarrollada en el club Don Bosco –como parte del programa El Concejo en tu barrio–. El bloque de Cambiemos decidió no votar la iniciativa y mandarla nuevamente a comisión, tal como había adelantado UNO hace un par de días. Para contar con el aval y ceder a ERSA la propiedad fiscal ubicada en el Parque Botánico Leandro N. Alem, el oficialismo requería dos tercios de los votos: el frente UNA –dos ediles que obtuvieron sus escaños enrolados al Frente Renovador de Sergio Massa– aparecía dividido: estaba el aval de Luis Díaz, mientras que Silvina Fadel se inclinó finalmente por proponer un lugar alternativo. Ayer, con el apoyo de ambos –no estuvo ayer la edila María Marta Zuiani–, se aprobó que el proyecto vuelva a comisión.
"Queremos que como toda discusión de trascendencia e importancia pública tenga su merecida maduración", justificó ayer el titular de la bancada de Cambiemos, Carlos González, antes de la sesión. El pedido de los vecinos para votar que se descarte la iniciativa no prosperó, pese al apoyo del Frente Para la Victoria. "El tema ya fue tratado dos veces; que vuelva a comisión solo sirve para dilatar las cosas", apuró el edil Enrique Ríos.
La sesión desarrollada en el salón del club tuvo mucha tensión, por las posiciones antagónicas, y significó un freno provisorio a la iniciativa, que permanecerá en suspenso hasta tanto no surjan y avancen otras propuestas de ubicación.
Del oficialismo solo expusieron Emanuel Gainza, que defendió el proceso de debate del tema, y Santiago Gaitán, que tuvo cruces con los vecinos asistentes. Del lado del FPV, todos fundamentaron su rechazo, en consonancia prácticamente total con los argumentos expuestos por Folonier.
El abogado y vecino de la zona de El Brete fue extenso, contundente y resumió los motivos de los vecinos e instituciones movilizados en las últimas semanas en torno al tema. Señaló, por ejemplo, que el proyecto de cesión de 7,5 hectáreas del Botánico no es solo agresivo a los derechos socio-ambientales de los paranaenses: "Es también –dijo– lesivo a los bienes de la Municipalidad, de todos nosotros. Explíquennos qué necesidad tiene ERSA de que este Concejo le consiga el lugar donde instalarse. No es una ONG, es una empresa que está haciendo negocios, que compre en un lugar donde haya un propietario dispuesto a vender y que sea socio-ambientalmente aceptable".
En otro tramo de su exposición, en el ámbito de Voz y Espacio Ciudadana, añadió: "Es importante señalar que, con total ausencia de evaluación de alternativas, en este proyecto se fija la localización del centro de operaciones de ERSA. Y en ese sentido toda esta ordenanza incumple de modo grosero la legislación ambiental, según la recepta la Ley nacional de presupuestos mínimos de protección ambiental, que rige en todo el territorio nacional, también en Paraná. No existe información ambiental sobre la instalación de ERSA, no se han asegurado los mecanismos de participación ciudadana ni cumplimentado con los requisitos de evaluación de impacto ambiental. Esto significa que todo lo hasta aquí actuado es lisa y llanamente inconstitucional y así buscaremos que sea declarado por la Justicia. Incumple igualmente el derecho municipal por el alto impacto que esta instalación ejerce sobre un sitio declarado patrimonio histórico por la Ordenanza Nº 8.438 y por la pérdida de funcionalidad del parque como espacio de contemplación con valor paisajístico y educativo de acuerdo al Decreto Nº 1.951/15".
Y recordó que en el mismo predio que se pretende vender, alguna vez se intentó relocalizar el basural, se quiso construir el Estadio Único, y finalmente se instaló la estación transformadora de energía eléctrica. "Siempre fueron proyectos similares a este, se gestaron de espaldas a los vecinos, no se acercó absolutamente nadie a informar o consultar y fuimos muchas veces tratados de modo autoritario e injusto. Algunas batallas las ganamos y otras las perdimos, pero nos dejaron como resultado una comunidad organizada y digna, que va a luchar por sus derechos", apuntó.

En la búsqueda de terrenos alternativos
La concejala del Frente UNA Silvina Fadel se mostró satisfecha por la decisión adoptada por el Concejo Deliberante de volver a comisión el proyecto de venta de hasta 7,5 hectáreas de un terreno de mayor superficie, propiedad del municipio, a las empresas ERSA Urbano SA y Transporte Mariano Moreno SRL, que será destinado exclusivamente a la construcción y equipamiento de la base operativa de las mismas, las que actualmente tienen a su cargo la prestación del servicio urbano de pasajeros en colectivo en esta capital.
La postura de Fadel resultó decisiva en la mecánica del Concejo, que requería de dos tercios de los votos para aprobar el proyecto. "No voy a hipotecar una fracción del Parque Botánico por una plataforma de cemento. Logramos que vuelva a comisión el proyecto y trabajaremos para reubicar la base operativa en otro lugar", señaló la edila, que impulsa la posibilidad de que sea otro el terreno que venda el municipio, o que sean las empresas las que lo consigan.

Comentarios