Secciones
Tarifazos

Por la recesión y el aumento de precios se derrumbó el consumo de naftas y gasoil

En los primeros seis meses del año la baja demanda se observa tanto en los combustibles caros y baratos: la nafta premium retrocedió un 28%.

Miércoles 28 de Agosto de 2019

El congelamiento de los precios de los combustibles por 90 días, anunciado por el gobierno nacional tras los resultados de las elecciones PASO resultó una buena noticia para los consumidores, que frente a una inflación descontrolada y una permanente licuación de su poder adquisitivo tendrá previsibilidad sobre un costo fijo en su hogar. No resulta lo mismo para las estaciones de servicios, porque tendrán precios congelados frente a insumos y costos diarios que no paran de cambiar.

En lo que va del año acumularon un incremento del 17%, con ajustes de tarifas que fueron reprogramados o aplazados para más adelante.

El aumento constante, cada mes, de los combustibles, sumado a la recesión, derivó en una caída del consumo acumulada inédita. Los datos difundidos días atrás por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la Argentina (Cecha) dan cuenta de que la demanda total registró en el primer semestre una caída interanual, después de dos años de crecimiento. La contracción estuvo impulsada por una fuerte baja en el consumo de la nafta premium (-24,4%interanual), y del diesel con -7,85%, que llevan 11 y nueve meses consecutivos de caída. Esa disminución fue levemente compensada por el gasoil –utilizado por el sector agropecuario–, que creció un 7,83%; y por la nafta súper, un 5,76%.

En el caso de Entre Ríos, fue notable la retracción de consumo de nafta premium: desde enero no deja de caer y acumula un retroceso de ventas en los surtidores, del orden del 28%, de acuerdo con las estadísticas oficiales de la Secretaría de Energía de la Nación, que difunde la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia.

Así, el consumo de premium retrocedió cada mes de 2019: cayó permanentemente: el -2,11% en enero; el -5,43% en febrero; el -2,99% en marzo; el -10,36 % en abril; el -5,28% en mayo; y el -1,93% en junio.

En cuanto a la súper, el último mes del primer semestre también cerró con una caída del 5,76%, y en seis meses, entre subas y bajas, quedó con un retroceso de consumo del -14,57% (cayó en enero, febrero, abril y junio; creció en marzo y mayo).

Registros

El gasoil ultra –el más caro– cayó en junio un 6,11%, y en los primeros seis meses acumuló un retroceso del -10,48 (-11,75% en enero; -0,67 % en febrero; 6,64% en marzo; -10,50% en abril; 11,91% en mayo; y -6,11% en junio).

El gasoil común también retrocedió en junio un 10,54% y en la primera mitad de 2019 apenas se mantuvo con una leve alza del 1,01%, pero con variaciones considerables a lo largo de los seis meses: un -29,32% fue la caída mensual; un 20,17% creció en febrero; un 5,41% en marzo; un -0,79% en abril; un 14,51% en mayo; y un -10,54% en junio.

Ese comportamiento levemente positivo se debe a la actividad en el campo, que es la principal demandante de este combustible.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario