Paraná
Miércoles 30 de Mayo de 2018

Por la inflación y el dólar las propiedades aumentaron casi un 20% desde enero en Paraná

El mercado inmobiliario local no está dolarizado, los precios son en pesos, pero nadie quiere perder. La suba de las divisas influyen y determinan

Si uno busca en los clasificados o si se llama a una inmobiliaria para consultar, los precios de las casas y los departamentos están en pesos, al menos en Paraná y en la provincia, y salvo alguna que otra excepción. Pero el "dolarazo" de las últimas semanas, y principalmente una inflación sostenida y creciente desde principios de año, llevaron a que las propiedades estén casi un 20% más caras.
Un inmueble no es posible de exportar por razones obvias, y sus precios están en pesos –en eso dan pelea la mayoría de los corredores inmobiliarios– sin embargo, los sacudones del dólar lo afectan de manera directa. En una casa de cambio decían semanas atrás que hay inmobiliarios que están entre los principales clientes, y ni bien concretan una operación esos pesos se transforman de inmediato en dólares y por eso, cuando la divisa norteamericana aumenta de manera diaria hay quienes esperan para comprar o vender una casa o un departamento en la búsqueda de la máxima ganancia.
En una inmobiliaria de la capital provincial señalaron que desde hace cinco meses no es fácil concretar una venta y se mantienen con el movimiento propio de la administración de propiedades y los alquileres.
Uno de los que más conocen del tema es Alejandro Caramagna, no solo por la importancia de su empresa inmobiliaria, sino también por los años de trabajo. Confirmó: "Se ha ralentizado", con relación al mercado, y explicó: "El dólar aumentó, pero la inflación en pesos es galopante en Argentina; el dólar dio el batacazo, pero la inflación no tiene control. Las propiedades aumentaron entre un 10% y un 15% y hoy se están acercando a un 20%, esto es desde principio de año hasta ahora".

Influencia
Pero para llegar a esas consecuencias, Caramagna explicó aspectos del mercado inmobiliario.
Primero aseguró que el dólar influyó, pero sostuvo: "Las propiedades cotizadas en dólares sirven para lugares como Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en zona norte del Gran Buenos Aires porque los compradores tienen ingresos muy fuertes, son grandes empresarios de multinacionales, funcionarios del gobierno y de empresas extranjeras o grandes de Argentina y se puede pensar que sus ingresos están dolarizados". También se pueden mencionar algunos lugares como Pinamar o determinados barrios de grandes ciudades del país, donde el público es similar. "Pero después, en ciudades como Paraná no tiene sentido pensar que el precio de un inmueble esté atado al dólar porque los demás precios, los créditos y los sueldos son en pesos y a partir de ahí hay que desalentar la dolarización", aclaró.
En este aspecto coinciden varios inmobiliarios locales y así lo han planteado siempre: "Más allá de eso hay propietarios que quieren tener precios en dólares y lo único que ganan es perder tiempo, clientes y oportunidades", agregó, aunque hay excepciones con casos puntuales como quienes tienen otras operaciones en dólares y siguen ese camino.
Pero el ahorro en dólares tiene su peso en la economía local. "Forma parte de una tradición en Argentina. Con sus incrementos, aumenta la nafta, los commodities, o si no pasa como con la harina y el pan, los precios están atados. ¿Cuál es el razonamiento del que tiene una propiedad para vender? Bueno, no quiere perder. Y si el dólar aumenta, aumentan los precios en pesos porque la moneda argentina fue devaluada, porque el peso se devaluó. Y vemos gente que pasó el 'rodrigazo', el 'bonex', el 'austral', el 'corralito': está cansada de perder", explicó Caramagna.
Por eso, y a pesar de que los precios no están dolarizados, los aumentos de la divisa norteamericana influyen y determinan. "Si el dólar estaba a 18 y sube a 26 pesos, bueno, solamente sigue adelante el que tenía los dólares comprados y fondeados, el que tenía los pesos ¿de dónde saca la plata?", remató.
Y el dólar sigue subiendo. Lo volvió a hacer ayer y hay especialistas que dicen que la divisa no tiene techo claro. Cerró en la tarde a 25,40 pesos y un poco más en las casas de cambio. La de ayer fue la cuarta jornada consecutiva que subió esta divisa y se acercó a su récord, apenas 11 centavos menos del 14 de mayo, cuando alcanzó los 25,51 pesos.

El ocaso del Procrear entre sus tiempos y actualizaciones
En los últimos años, fueron los créditos hipotecarios los que le dieron un importante motor al mercado inmobiliario y no solo por el Procrear, sino por otros planes de las propias entidades bancarias. Pero hoy, con los sacudones que recibió la economía, esta herramienta, al menos, parece resentida.
Hay bancos que ya no otorgan más créditos hipotecarios. Pero el resto exige requisitos y tiempos que están lejos de las necesidades de quienes los solicitan y de quienes quieren vender sus propiedades.
Se acuerdan créditos, incluso como los del Procrear, que generan ilusiones en las familias, pero luego pasan cuatro o cinco meses para ser efectivos. Con la inflación y los cambios del dólar los propietarios no esperan; hasta se pierden depósitos y garantías porque las operaciones se caen.
En más de una inmobiliaria aclararon que desde que va el tasador pasa tanto tiempo que este sistema de créditos hipotecarios como el Procrear, en general, hoy no es un recurso efectivo.
Ahora, debido a la suba del dólar, el Gobierno actualizó el monto de la propiedad posible de adquirir con el Procrear, como el del crédito para poder comprar una vivienda. El monto máximo de la vivienda pasó a 2,6 millones de pesos y el crédito máximo ahora será de 1,6 millones.
Pero los subsidios que otorga directamente el Gobierno quedaron congelados, con un máximo que puede llegar a 400.000 pesos por grupo familiar en el caso de las viviendas más económicas.

Comentarios