Robo
Jueves 22 de Marzo de 2018

Por cuarta vez entraron a robar a una casa del barrio Brisas del Oeste

En 10 días terminaron de desvalijar la vivienda en el noroeste de Paraná. La dueña la alquiló y a los inquilinos tampoco se la perdonaron

Con una asombrosa impunidad, los ladrones volvieron a robar en un vivienda. Pese a la seguidilla de atracos que se dio a conocer públicamente la semana pasada en UNO, la inseguridad en el barrio Brisas del Oeste continúa y ni siquiera se recuperó alguno de los numerosos elementos sustraídos.
En cinco días los delincuentes entraron tres veces a la casa de 1061, entre calles Valentín Denis y Lorenzo Anselmi. Había sido entre el sábado 10 y el miércoles 14 de marzo, y este último día mataron una perra y se robaron la cría. La dueña se cansó y decidió alquilarla. Con personas habitándola más tiempo durante el día se pensaba que los ladrones iban a desistir. Sin embargo, en la primera ocasión que tuvieron volvieron a dar el golpe. Los nuevos inquilinos, una pareja de jóvenes, llegaron el martes al anochecer y se encontraron con una ventana barreteada y el faltante de muchas cosas.
Según se informó, entre las 15 y las 20 la casa estuvo deshabitada, momento aprovechado por los asaltantes para volver a hacer de las suyas.
Se llevaron una heladera, un televisor, ropa y zapatillas, entre otras cosas de valor y de primera necesidad.
Llama la atención la facilidad con la que se desempeñan los ladrones en la zona, notoriamente ayudados por la situación de poca iluminación de las cuadras del barrio Brisas del Oeste. Los vecinos esperan que esta situación tenga una solución antes de que el lugar se convierta en tierra de nadie.

Detenidos por varios robos
En horas de la mañana de ayer, desde la Sala de Monitoreo de las cámaras de vigilancia de la Policía de Concordia se observó que en calles Humberto Primero y San Lorenzo, un hombre trasladaba a tiro una moto negra. Al constituirse personal de comisaría segunda en el lugar, el sospechoso salía con el rodado en marcha, pero fue interceptado en calle Nogoyá entre General Medina y Presidente Illía. Fue identificado y se constató que la moto Gilera Smash Tuning 110, sin dominio, no tenía en principio ningún pedido de secuestro pero la rotura de cables que impedían el arranque era extraña. Esperaron y minutos después se confirmó que la misma había sido sustraída del playón de estacionamiento del hospital Felipe Heras, según lo denunció la dueña en la comisaría primera.
En Paraná, la División 911 detuvo a dos menores por sustraer prendas de vestir de comercios. Fue ayer al mediodía, cuando los chicos de 12 y 14 años ingresaron a dos locales comerciales ubicados en el centro de la ciudad y sustrajeron la ropa.
Alertados los uniformados del hecho rápidamente se abocaron a la búsqueda de los niños, quienes fueron hallados a pocas cuadras con los elementos sustraídos.
Secuestraron la mercadería (principalmente indumentaria deportiva) y luego se la restituyeron a sus propietarios.
Los chicos fueron trasladados a la División Minoridad y luego entregados a sus padres.
Por su parte, se informó que la División Robos y Hurtos de la Policía secuestró una moto y un arma de fuego.
Los efectivos realizaron diferentes tareas de investigación para localizar elementos robados. En un loteo de las calles Salle y Churruarín hallaron el vehículo Honda Dax, que posee pedido de secuestro por haber sido denunciado como sustraído.
Continuando su labor, en un terreno baldío de calle Virrey Vértiz y Montiel, los uniformados encontraron un aire comprimido reformado para utilizar cartuchería calibre 22. El mismo fue secuestrado para establecer su procedencia.

Comentarios