Secciones
Naturaleza

Planean un Sitio Ramsar pegado a Paraná, bajo el nombre Yjára

Montes, selvas en galería, arroyos, lagunas, y una infinidad de aves, yacarés, ositos e insectos, en un lugar con historia y producción orgánica

Domingo 17 de Marzo de 2019

Las barrancas tienen aquí vegetaciones de diversas regiones, en confluencia, donde habitan animalitos de hábitos nocturnos que escapan a nuestros ojos. Junto a los arenales conviven 250 especies de aves. Es un paraíso, entre la capital entrerriana y Villa Urquiza.
Ese paisaje, con el ser humano incluido, y avenado por los arroyos Las Conchas, Tala, Sauce Grande, Las Tunas, Espinillo, con vista al Paraná, todos cargados de peces, podría convertirse en una reserva de interés internacional. Y si el proyecto prospera sería el inicio de un futuro corredor que vincule distintas áreas naturales, para asegurar la supervivencia de las especies hoy puestas en peligro.
¿Se sostienen las reservas pequeñas? Por poco tiempo, de ahí la importancia de esta mirada a largo plazo, mirada de cuenca, que nos aporta la Dirección del Parque escolar rural Enrique Berduc, una reserva natural ubicada a 20 kilómetros de Paraná (también conocida como Parque San Martín).
Esta entidad presentó un proyecto para establecer un Sitio Ramsar en la cuenca del arroyo Las Conchas. Su objetivo: preservar la flora y la fauna, ante los preocupantes avances de la urbanización y la contaminación, que ponen en riesgo los ciclos naturales.

Guardián de las aguas
Durante un encuentro realizado con motivo de un aniversario de la Batalla del Espinillo en el arroyo de ese nombre, el biólogo Alfredo Berduc explicó en una rueda de mate que el sitio propuesto ante la Secretaría de Ambiente de la provincia sería un eslabón entre el parque Predelta (y las islas de Santa Fe), y el sitio Ramsar Jaaukanigás y Humedales Chaco. Es decir, cerraría una lonja, un futuro corredor interprovincial de sitios naturales del Paraná.
La iniciativa denominada sitio Ramsar Yjára, 'guardián de las aguas', busca crear "un área de conservación y desarrollo sostenible que desde la perspectiva de esta Dirección sería tan importante para la conservación de la zona (y por lo tanto para la perdurabilidad del Parque en condiciones ambientalmente sanas), como innovadora y positiva para el ecoturismo y el crecimiento de un polo productivo diferente en nuestra región". Eso leemos en el proyecto redactado en el Parque, en manos de las autoridades ambientales del Estado provincial.
En las vecindades del arroyo Las Conchas y sus afluentes se han registrado cerca de 250 especies de aves, una cuarta parte del total del país. De patos criollos hasta aguiluchos langosteros, de cisnes coscoroba hasta una variedad de carpinteros. Está el yacaré ñato, está la víbora de coral, y hay mamíferos en peligro como el lobito de río, o vulnerables como el aguará popé, además de carpincho, guazuncho, yaguarondí, hurón menor y otras especies.
El proyecto recuerda que en las zonas altas se encuentra representada la provincia fitogeográfica del Espinal y su distrito del Ñandubay (ñandubay, algarrobos, espinillo, tala, chañar, quebracho blanco, sombra de toro, guaraniná, caranday); mientras que los arroyos, lagunas, y la margen del río Paraná se corresponden con la provincia Paranaense (ceibo, canelón, curupí, sauce, aliso, timbó, además de la vegetación típica de bañados y esteros).

Batalla inaugural
No faltan argumentos culturales, para reafirmar el reclamo por la conservación. "La zona ha sido lugar de asentamientos guaraníticos y charrúas, habiendo registro de sitios arqueológicos en las barrancas, sobre la desembocadura del arroyo Las Tunas y en el Parque Escolar Rural Enrique Berduc". Allí se cuenta además un pedido formal de representantes y descendientes de pueblos originarios para contar con un espacio ceremonial en el seno de la reserva.
"Dentro del área propuesta, en la zona que se comprende entre el puente del arroyo Espinillo y la ruta nacional 18 y el arroyo Sauce Grande y la ruta nacional 12, se produjo en el año 1814 la Batalla del Espinillo, la cual representó por parte de las tropas entrerrianas asociadas a la Liga de los pueblos libres, el primer acto de autonomía provincial. También se puede mencionar el paso de las tropas del general Belgrano por el arroyo Las Conchas y a Villa Urquiza, como la primera colonia agrícolo-militar del país", afirma el escrito.
A orillas del Espinillo, junto a la ruta nacional 18, hay plantados un mástil con la bandera federal, y un monolito con la consigna Artigas Vuelve, en memoria de esa batalla en que orientales y entrerrianos impidieron que una tropa enviada por el centralismo porteño consumara su misión colonial de matar a José Artigas.


Producción artesanal
"Existen en la zona media del delta del arroyo Las Conchas y en su desembocadura, asentamientos permanentes de pescadores artesanales desde hace más de 40 años. Asimismo, hay otros núcleos de pescadores artesanales (malloneros y espineleros) en las cercanías de las poblaciones costeras de Villa Urquiza y Colonia Celina. Dadas las características del régimen de crecientes abruptas que presenta el arroyo, la gran mayoría de los campos costeros y las islas del delta del mismo están volcados a la producción ganadera extensiva y la apicultura, conservando en una gran proporción, la vegetación boscosa de bordes de ribera".
La iniciativa del Parque hace referencia también a hallazgos paleontológicos de importancia, y a la incipiente producción agroecológica, como una tendencia en la zona.
Si bien se excluye del sitio propuesto a la ciudad de Paraná por razones obvias, se sugiere un acuerdo con el municipio capitalino para extender la reserva por el borde costero hasta el arroyo El Yeso o la Toma Vieja (ya declarada Área Protegida Municipal), con lo cual "se ganaría mucho en conservación del corredor ribereño".

ramsar.jpg

El mapa
Los límites sugeridos, en el primer borrador, son estos: al sur la ruta nacional 18 casi hasta su encuentro con la ruta nacional 12, y desde allí hacia la margen norte del Acceso Norte de Paraná. La línea sigue hasta el arroyo Las Tunas desde donde se dirige en dirección nor-noroeste hasta la desembocadura del arroyo Las Conchas, limitando con la costa del río Paraná y desde allí al norte hasta Puerto Celina. Desde Colonia Celina hacia el sureste abarca Colonia Nueva y luego va a Colonia Crespo cruzando la ruta nacional 12. Continúa al este, por Paso de Las Piedras, desde donde el límite se dirige hacia el sur hasta El Ramblón sobre la ruta 18.
Los Sitios Ramsar son humedales de importancia internacional. La convención sobre los humedales, llamada Convención de Ramsar, es un tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional con vistas a la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. No son lugares donde se prohíba la actividad humana. En el mundo hay más de 2.300, que abarcan 250 millones de hectáreas.
La Convención se realizó en 1971 la ciudad iraní de Ramsar.
El Palmar Yatay fue el primer Sitio Ramsar de Entre Ríos con más de 21.000 hectáreas, y le siguió el Delta de 240 mil hectáreas, compartido con la provincia de Santa Fe.
Quienes visitan la zona propuesta para el Sitio Ramsar Yjára dan fe de un paisaje maravilloso. No todos los arroyos están allí contaminados, y la preocupación de los biólogos y ecologistas por el futuro de las poblaciones vegetales y animales amerita una especial atención a su iniciativa. Si el ser humano está dentro de la biodiversidad, somos nosotros, todos, los que estamos en riesgo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario