Secciones
Paraná

Piden a los puesteros de verdura ubicados en el centro que tributen

Los operativos ayer se ajustaron a algunas áreas del casco céntrico de Paraná. Evalúan habilitarlos en otras lugares o con estructuras móviles.

Jueves 11 de Junio de 2020

La venta ambulante, los puestos de comercialización en la vía pública, los carribares, y otros puestos de expendio en distintos espacios públicos atraviesan la realidad urbana, económica y social de Paraná, desde hace mucho tiempo.

Recurrentes operativos en los últimos años buscan lograr un ordenamiento del espacio público, que atienda también los reclamos de comerciantes por la competencia desleal de esa amplia franja de personas que viven o sobreviven en la economía informal.

Embed

Ayer, como también había sucedido el año pasado, en marzo, el municipio realizó operativos para regularizar la ocupación de verdulerías en el espacio público.

UNO no pudo confirmar el dato oficial de cuántos puestos hay de este tipo (tampoco cuántos se desmantelarona ayer), pero se estima que hay unos 20 solo en el radio céntrico. Existe la particularidad que tres de ellos están habilitados por ordenanzas que datan de los años 80. El resto transita los años y las gestiones municipales, entre permisos provisorios y habilitaciones vencidas.

En estos casos, a diferencia de la venta ambulante, son personas que llevan 20 años o más en esos lugares. Ellos, o incluso algunos de sus familiares.

Ayer, desde el gobierno municipal de Paraná se informó oficialmente que sobre esta situación “se viene trabajando en un relevamiento de los puestos, se labraron actas referidas a lo que es ocupación de espacio público con estructuras que ponen en peligro a los transeúntes y la circulación vehicular”, según dijo el secretario Legal y Administrativo Pablo Testa.

El funcionario sostuvo: “Quienes cumplan con esta serie de cuestiones (no perjudicar a los peatones), no tendrán inconvenientes en tramitar la habilitación”, expresó.

Y acotó que trabaja en una planificación, en relación a los lugares de la ciudad donde podrían ubicarse los verduleros cumpliendo con la normativa vigente, aunque no se precisó lugar o zonas.

Además del planteo histórico de los comerciantes, hay también una necesidad de instrumentar un ordenamiento del espacio público al menos inicialmente en el casco céntrico. “Debemos pensar en el comercio tradicional que se ejerce en nuestra ciudad donde una persona paga un canon locativo, debe estar inscripto en AFIP, AFIM y ATER, tener sus empleados inscriptos y cumplir todas las normas de Bromatología que se les exigen. Por ello entendemos que quienes realizan esta actividad deberían cumplir con todos esos requisitos, máxime en esta situación de pandemia con todos los protocolos que le estamos pidiendo a los comercios de la ciudad lo cual conlleva un costo importante”, justificó Testa.

“Los puestos ocupaban el espacio público sin los permisos y las habilitaciones correspondientes fueron retirados”, dijo Testa, y aclaró que todos los decomisos se realizan mediante un acta: “Aquel que acredite la propiedad de los elementos, les serán restituidos”.

Realidades

"Hace 22 años que estoy en la esquina de Laprida y Santa Fe, anoche vinieron y se llevaron todo”, contó a UNO Carlos Díaz. Son siete los puesteros instalados en la zona.

“A las 21 cayeron custodiados por policías y me quitaron todo”, dijo Carlos Norberto Díaz a UNO.

El puestero aseguró que todos sus ahorros se “fueron” con la cuarentena dictada por el gobierno nacional por la pandemia del coronavirus y hace tan solo 15 días que retomó la venta. “Me cortaron los brazos”, lamentó y también criticó la forma en que lo trataron al quitarle las cosas.

“Le pedía por favor que bajen mis cosas del vehículo. De acá se fueron a calle Córdoba y Laprida, donde hay otro puesto y con una pinza hidráulica rompieron candados y también se llevaron lo que tanto nos cuesta conseguir. Es nuestro trabajo y el sustento de nuestras familias”, señaló el entrevistado.

“Somos siete puesteros en la zona y todos tenemos empleados. Yo trabajo con mi hijo”, especificó.

Si bien el paranaense hace 22 años está en la esquina del edificio del Consejo General de Educación, dijo que es verdulero desde 45 años atrás.

“En la dictadura nos quitaban todos los días la mercadería. Después tuvimos problemas cuando Halle era intendente, ahora estábamos trabajando tranquilos y pasa esto en una situación económica muy difícil por la pandemia”, indicó muy angustiado.

Al mediodía, algunos de los afectados se reunieron con las autoridades municipales, donde se les informó la necesidad de registrarse, a la espera de una posible reubicación o eventualmente habilitación con estructuras móviles.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario