Secciones
Solidaridad

Paranaenses viajarán al encuentro de economía impulsado por el Papa

Se trata de una iniciativa destinada a estudiantes y profesionales menores de 35 años. Fueron seleccionadas para participar del evento de economía que en marzo reunirá a más de 2.000 jóvenes de 45 países en Asís, Italia

Martes 28 de Enero de 2020

Magalí Jojot es contadora pública nacional y Laura Bovier técnica en Administración de Empresas. Ambas tienen 28 años, viven en Paraná, y fueron seleccionadas no solo para participar del encuentro denominado “La Economía de Francisco”, impulsado por el Papa, sino que también tendrán la responsabilidad de ser facilitadoras en una serie de jornadas previas al evento oficial en el que habrá más de 2.000 jóvenes de 45 países reunidos en la ciudad de Asís, Italia, entre el 26 y el 28 de marzo.

El objetivo de esta iniciativa es “impulsar una economía mundial diferente”, según explica la Agencia Católica de Informaciones(ACI). La convocatoria, que tuvo un récord de inscripciones, estuvo destinada a jóvenes economistas, empresario y estudiantes menores de 35 años de distintas regiones del planeta, como Arabia Saudita, Cuba, Brasil, Angola, Japón, Estados Unidos y Portugal, entre otros países.

“Será un evento super interesante y movilizante”, afirmó a UNO Magalí, que además de contadora pública es docente de la materia Análisis de Estados Contables en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) e investigadora en al institución.

La joven, que se enteró del llamado a inscripciones al evento mundial a través de su mamá –quien lo había leído en un medio de comunicación–, no dudó en anotarse. “Se trata de una convocatoria a jóvenes a los que les interesa pensar el mundo económico desde otro lugar, que ya estén trabajando en distintos aspectos que puedan favorecer este cambio de paradigma”, señaló.

Asimismo, explicó: “Participarán chicos que están haciendo doctorados en Economía e integrantes de diferentes ONG que están pensando cómo mejorar el medioambiente, cómo ayudar a personas que se encuentran en situaciones más desfavorables; también profesionales que trabajan para mejorar aspectos sociales; y al mismo tiempo empresarios cuyas compañías no consideren solo un impacto económico, sino también la parte social o ambiental. El evento apunta a que desde diferentes áreas se pueda contribuir en el intercambio, generando ideas, formas de trabajo y propuestas, para ir pensando otro modelo de economía”.

En su caso, fue seleccionada gracias a su trayectoria como investigadora: “Había que postularse y pedían que enviáramos características del trabajo que cada uno desarrolla. Yo entré como investigadora de la Facultad, y Laura fue seleccionada a partir de su experiencia en una ONG”, refirió, a la vez que contó que integra la Pastoral Universitaria, un movimiento que promueve el profesional se piense al servicio de la sociedad.

Magalí Jojot1.jpg

Nuevo paradigma

Finanzas y humanidad, agricultura y justicia, energía y pobreza, ambiente y desigualdad, mujer y economía, son algunos de los ejes temáticos que se abordarán. Para el encuentro ya confirmaron su presencia el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, economista y líder social oriundo de Bangladesh, condecorado por desarrollar el Banco Grameen y ser el desarrollador de los conceptos de microcrédito y microfinanzas; y el Premio Nobel de Economía Amartya Sen, profesor de la India reconocido por su contribución al análisis del bienestar económico, a través de una visión más humana y social de la economía. También estarán referentes económicos mundiales, como Bruno Frey, Tony Meloto, Carlo Petrini, Kate Raworth, Jeffrey Sachs, Vandana Shiva, Stefano Samagni, entre otros; y el cierre estará a cargo del papa Francisco.

Con visible entusiasmo, Magalí contó: “Soy contadora, docente, y participo en lo que tiene que ver con el desarrollo de reportes de sustentabilidad, a través del que se procura, mediante un trabajo con las empresas, no solo informar sobre resultados económicos y patrimoniales de las mismas, sino también evaluar qué impacto social y ambiental tiene cada organización”.

“De esta manera, se contribuye a que el empresario incorpore distintos indicadores, más allá del aspecto económico; entonces se cambia una visión más cortoplacista de pensar solo en la ganancia a considerar una más global. Porque si impacta negativamente en el ambiente y en lo social, llega un momento en que esa organización tampoco puede continuar con su desarrollo”, agregó.

En este marco, indicó que realiza esta labor desde la Facultad con empresas de Paraná, en las cuales advirtió que “hay una apertura a empezar a trabajar en este sentido”. Sobre este puno, aclaró: “Es algo incipiente, y aunque no tenga mucho desarrollo, hay un interés creciente. Además hay cada vez más exigencias internacionales de incorporar estas cuestiones, por ejemplo si se quiere exportar un producto a ciertas partes de Europa. Algunas imposiciones que se vienen generando a nivel internacional de alguna manera ayudan a repensar el modelo económico”.

Conocer cómo se trabaja a nivel mundial para contribuir a una economía más humanitaria será una de las posibilidades del encuentro al que irán las jóvenes paranaenses: “La convocatoria el encuentro fue muy amplia y tuve oportunidad de ver trabajos de gente de África que son impresionantes”, expresó Magalí.

Respecto a la actividad previa que llevarán adelante, adelantó: “Hay dos instancias: una es el evento principal, que se desarrollará entre el 26 al 28 de marzo, y también habrá una actividad previa desde el 23 de marzo hasta el comienzo del encuentro oficial, en la que fuimos seleccionadas con Laura para ser una suerte de facilitadoras, lo cual es una gran alegría para nosotras”.

Que el encuentro se lleve adelante en Asís, al norte de Italia, no es una casualidad: “En realidad se esperaba que fuera ahí, porque en esa ciudad San Francisco de Asís se desprende de los aspectos materiales de la vida y se dedica al cuidado de personas más necesitadas, en situación de fragilidad, económica y de otra índole. Se aboca al cuidado integral de las personas y de la naturaleza. Pensando en esta filosofía que tenía el santo, propusieron este lugar para que sea todo integrado, desde un aspecto filosófico y espiritual al aspecto concreto del trabajo en si desde las distintas áreas”, explicó Magalí, quien confió que tiene grandes expectativas de poder presenciar las ponencias de Amartya Sen y de Muhammad Yunus.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario