Secciones
Educación

Paranaense entre los mejores promedios de universidades públicas de Santa Fe

Florencia Gietz se graduó en Letras, en la UNL, con 9,45. "Somos seis hermanos, no hubiera podido estudiar en una universidad privada", dijo

Sábado 12 de Octubre de 2019

Florencia Gietz obtuvo su título de licenciada en Letras en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) con un promedio de 9,45, el más alto de esa institución; y es una de las que lidera el ránking de los mejores promedios de egresados en 2018 de las universidades públicas de la provincia de Santa Fe. Además, cuenta con un título en Profesorado de letras desde 2015.

UNO Santa Fe la contactó para indagar sobre su recorrido, técnicas de estudio y su sentido de pertenencia a su casa de estudio.

Florencia es oriunda de Paraná y durante los años de estudio viajó hasta el barrio El Pozo, donde se encuentra la Ciudad Universitaria de la UNL que alberga Facultad de Humanidades y Ciencias. Siempre tuvo interés por la literatura y le gustaba mucho leer. Así llegó a estudiar Letras: “Cuando entré me di cuenta de que era mucho más que leer, así que más me interesé por la lingüística y por la educación sobre todo, así que giré para ese lado. Esa fue mi motivación para estudiar mucho”.

Al mismo tiempo destacó la dedicación que pudo darle a la carrera durante los años de profesorado a causa de no verse en la necesidad de tener que trabajar: “Solo estudié y no hice otra cosa más que eso. Eso te permite otro recorrido tal vez que si la hacés a la vez que trabajás”.

“Agradezco a mis padres que me hayan inculcado la defensa de la educación pública, y decidir ir a una universidad pública, de calidad y comprometida, con una facultad que está siempre conectada con la investigación, con la extensión, y con perfeccionar a sus docentes. Que esté apoyada por el Estado es muy importante. Nosotros somos seis hermanos, jamás hubiéramos podido estudiar en la universidad privada. Destaco esa posibilidad también, que si una tuviera que pagar la educación sería imposible hacer esto de estudiar exclusivamente y que los padres de una la puedan seguir bancando”, comenta Florencia en la misma línea.

Sobre las técnicas de estudio que aplicó durante sus años de cursado, Florencia expresó: “Más que hacer cuadros sinópticos por autores o teorías, no recuerdo alguna técnica en particular”.

En relación al alto promedio, Florencia, por su parte, destacó: “Uno no estudia para decir ‘quiero tener el mejor promedio’, sino que es por una cuestión de ir lo mejor preparada posible al examen y querer estudiar la materia para saberla bien. No para decir que te sacaste un 10. En su momento me fue muy provechoso porque me pude ir de intercambio a México, que fue una experiencia hermosa y eso me lo posibilitó entre otras cosas el promedio. Sabiendo que existía la posibilidad de hacer un viaje, me esforzaba mucho pensando en ese objetivo. Y una vez que lo hice y que volví, seguí estudiando mucho. También habilita a posibilidad de becas, de posgrados que se ve que por ejemplo en las universidades extranjeras les importa un montón esta cuestión del promedio, entonces, también está bueno”.

“Destaco que estemos en un tiempo donde podamos estudiar y tengamos estas oportunidades. Siempre charlo con mis alumnas, cuando leemos cuentos sobre nuestras abuelas, que llegaron en muchos casos hasta la escuela Primaria porque se tuvieron que casar o tener hijos. En ese sentido, estamos creo en una situación un poco más favorable. En educación somos mayoría de mujeres, y hay algunos estereotipos que continúan. En Humanidades somos muchas mujeres, pero me parece que en el mundo laboral está el problema. Y cualquier mujer puede ejercer cualquier cargo”, advirtió Florencia sobre la desigualdad de género.

Tesis

“Primero estudié Literatura, después Latín, y más adelante Gramática. Cuando llegué a la tesis me di cuenta de que lo que necesitaba hacer es investigar la educación. Entonces mi tesis es sobre manuales escolares, la enseñanza de la gramática en ellos. Teniendo en cuenta que en la universidad nos dicen que el manual está muerto y que no hay que usarlo, que hay que ser críticos, sin embargo, en la realidad de las prácticas de las escuelas se siguen usando permanentemente. Entonces me interesaba mirar qué pasaba en el manual que configura prácticas educativas en términos de enseñanza de la gramática”, apuntó la licenciada en Letras.

Florencia se desarrolla profesionalmente como docente en escuelas, en un instituto de educación superior y en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader). “Eso es lo que me apasiona y lo que me mueve”, agrega sobre su trabajo actual.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario