Secciones
Paraná

Paraná: terror por la aparición de alacranes en el centro

El un video registraron un alacrán en calle Pellegrini, a pocas cuadras del centro de Paraná, en una zona con muchos edificios.

Viernes 27 de Noviembre de 2020

Filmaron un alacrán en el centro de Paraná y creció la preocupación de los vecinos porque, aseguran, que se les hace muy difícil poder combatirlos. A nivel nacional, la primera semana de noviembre, una beba de 18 meses murió por la picadura de un alacrán en Córdoba. También se reportaron avistamientos de especies venenosas en San Juan y Jujuy. Estos insectos son un temor recurrente, ya que vuelven todos los años cuando empieza a hacer más calor.

Los expertos en estas plagas advierten que los alacranes están presentes tanto en zonas rurales como en zonas urbanas, y que se ven más habitualmente en esta época porque aumenta la cantidad de "alimento disponible".

Además, los escorpiones salen más de noche cuando es menor la visibilidad. Lo que se recomienda es tener cuidado en los lugares oscuros y húmedos, donde suelen esconderse. En el interior de la casa, pueden buscar resguardo dentro de zapatos, en las almohadas, entre los trapos de piso y en grietas en paredes y pisos. Ante un avistamiento, es importante revisar toda la casa para identificar si hay más, y averiguar en qué lugar se puede estar escondiendo.

alacrán adentro.jpg
Vuelve el calor en Paraná y aparecen los alacranes.

Vuelve el calor en Paraná y aparecen los alacranes.

"Con la llegada del calor salen todo tipo de insectos, arañas, escorpiones y serpientes ya que salen de su letargo y buscan alimento. Habrá que estar alerta con el calor y aún más si va a estar todo abierto", explicó a Télam Adriana Aguirre Celiz, jefa del Servicio de Toxicología del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata.

Son dos las especies que se observan habitualmente: la Bothriurus bonariensis, de color oscuro y con pinzas gruesas, que no supone gran peligro y tiene una picadura leve; y la Tityus trivittatus, de color marrón claro o amarillento, con pinzas más finas y doble aguijón, cuyo veneno puede ser letal, especialmente para los niños. En el norte del país, también se observan los Tityus argentinus, que tienen mayor tamaño, el abdomen oscuro y las patas amarillentas, y son altamente peligrosos.

Tityus trivittatus enojado, y con 30º C de temperatura. Se ven los ojos laterales y los dorsales.

El alacrán no ataca por sí solo pero, ante la menor amenaza, activa sus mecanismos de defensa y puede picar con su aguijón trasero. Ante una picadura (de cualquiera de las especies de escorpiones) se debe acudir a un centro de salud de forma inmediata y de ser posible llevar el insecto vivo o muerto para su identificación.

Según información del Ministerio de Salud de la Nación, la picadura se identifica como una pequeña marca circular acompañada de hinchazón y un hematoma. Los síntomas son: dolor agudo y punzante localizado en la herida, enrojecimiento, sensación de hormigueo y hasta "piel de gallina".

Cuando hay envenenamiento generalizado, se puede observar dificultad respiratoria, taquicardia, salivación, lagrimeo, temblores, y en casos muy graves, vómitos, diarrea y alteraciones cardíacas.

Ante una picadura, es crucial la rapidez de la consulta, y se recomienda poner hielo o un paño frío en la zona para calmar el dolor hasta ser atendido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario