Secciones
Pandemia

Paraná : Desesperado pedido de los jardines maternales

Por la pandemia, los jardines maternales de Paraná llevan siete meses sin trabajar. Cuentan cómo sobreviven y el protocolo presentado al Estado. Piden ayuda para evitar cierres

Miércoles 07 de Octubre de 2020

Después de siete meses sin poder trabajar, los jardines maternales de la ciudad de Paraná se encuentran en una situación desesperante. En representación del sector cuatro maestras hablaron con UNO de todas las gestiones y acciones que se impulsaron durante la pandemia para lograr la rehabilitación de los establecimientos educativos. “Ya no sabemos cómo mantenernos, al jardín, a las empleadas, los impuestos. Tenemos que pagar absolutamente todo como si el jardín estuviera trabajando al 100%. No se nos disminuyó nada, no se nos ha perdonado un impuesto, no se nos ha dado un crédito a tasa cero y no se nos ha dado un subsidio”, dijo con angustia Analía Galetto, del jardín Dulce de Leche. Un dato que revela la situación apremiante del sector es que en todo este tiempo debieron cerrar definitivamente siete jardines en Paraná, la mayoría con una amplia trayectoria en el rubro. “Para nosotros es sumamente doloroso ver lo que está pasando. No podemos más, son siete meses sin trabajar; estamos sobreviviendo con lo que la mayoría de las dueñas de los jardines hacemos, que son las ventas de productos comestibles y se hacen rifas. Es la manera de poder solventar los gastos, sobre todo de empleados y de alquileres”, acotó Carina Spoturno, responsable del jardín Reino Mágico.

protesta jardines y transportes escolares14.jpg

Desde que se declaró la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, el gobierno nac ional determinó a través de un decreto la prohibición de despedir empleados sin causa justa. En relación a este punto Patricia Ilari, del jardín Dulce de Leche, explicó que no todos los jardines recibieron el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP): “Solamente lo recibieron alrededor de siete u ocho jardines”.

A su lado, Alejandra Sosa, representante del jardín Pechochos, señaló que en la actualidad solo cuatro establecimientos reciben regularmente la asistencia del Estado para pagar los sueldos. “Es un 25% en todo el país, estamos totalmente olvidados y no existimos para ningún tipo de sistema. Estamos fuera del sistema en cuanto a que nadie nos recibe, no nos escuchan. Presentamos todo lo que nos piden que hagamos, hemos estado toda la vida en regla, porque si no no podemos funcionar”, recalcó la maestra.

Galetto planteó que las sentadas y movilizaciones en la calle no bastaron, por eso no descartan recurrir a una acción judicial. “Es el último manotazo de ahogado, porque ya no tenemos otra salida. No sabemos qué más hacer”, advirtió.

gastronómicos y jardines maternales.jpg

“No tenemos más fuerzas”

Las dueñas de los jardines privados coincidieron en que el contexto de incertidumbre y la decisión grupal de seguir luchando para no cerrar les está dejando secuelas anímicas y de salud. “Es tremendo tener que levantarte todos los días y no sabés si vas a tener un peso para comer; es la incertidumbre total. Eso es lo que nos está pasando”, reflexionó Ilari. Galetto, con quien comparte el mismo lugar de trabajo, acotó que cada mes que pasa se incrementan las deudas, entre las que se cuentan impuestos y aportes de los empleados. “Cada mes que pasa son 150.000 pesos más que adeudamos ¿Cómo vamos a terminar pagando esto? Y no podemos despedir a un empleado. Tenemos que seguir endeudándonos porque no podemos tomar ninguna medida. Y no nos dejan trabajar, la verdad es que nos está faltando el derecho al trabajo”, graficó.

La mujer todavía no entiende por qué no se brindan respuestas a un sector comercial que se caracteriza por su cumplimiento: “¿Por qué el Estado no se puede hacer cargo unos meses de lo nuestro, porque lo necesitamos. Es una incoherencia total. Si uno se pone a pensar hace 18 años venimos pagando impuestos, aportes, ¿no puede el Estado por lo menos seis meses darte libre para que vos te puedas organizar? Es una falta de respeto”.

Con respecto al cambio de situación epidemiológica en Paraná, donde se proyecta la vuelta a las aulas en el sistema educativo público, las docentes aseguraron que los jardines privados no han sido contemplados. “Los jardines maternales no hemos sido incluidos en ese proyecto. Estamos a la deriva y no es porque nosotras no querramos. Tenemos el protocolo hecho, revisado por las autoridades y nos dijeron que estaba bien. Pero no nos dejan trabajar. Incluso en una de las notas pedíamos que nos dejen trabajar bajo la figura del cuidado”, aportó Sportuno. Bajo esa modalidad, las maestras jardineras podrían recibir a un grupo reducido de cinco niños y niñas por sala, teniendo en cuenta el espacio físico, sumado a las medidas habituales de higiene y el control de la temperatura en el ingreso al establecimiento.

protesta jardines y transportes escolares3.jpg

En qué consiste el protocolo que se presentó ante las autoridades

Las dueñas de los jardines maternales explicaron las características del protocolo sanitario presentado ante las autoridades del Ministerio de Salud. El aspecto central es que se propone trabajar con una cantidad reducida de alumnos por sala junto a una docente, siempre teniendo en cuenta el espacio físico. “Esa docente se encarga de los niños desde que ingresa al jardín, en principio las cuatro horas que permanecen en el establecimiento o las horas que se dispongan, hasta que el niño se retira. En caso de haber algún riesgo, se sabe el niño que mantuvo contacto con otros pares. Cada sala es como una burbuja y cada docente siempre tiene los mismos alumnos”, detalló Analía Galetto.

Carina Spoturno aportó que al ingresar se hará el control de la temperatura, se solicitará un equipo de indumentaria para cambiarse en el jardín y las mochilas se dejarán en un lugar separado. “Se desinfecta todo, se coloca alcohol en gel y se limpian los pisos en forma continua. Veníamos haciendo muchas de estas cosas, como el lavado seguido de las manos”, dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario