Secciones
Paraná

Paraná: Crecen los canasteros y florerías piden controles

La llegada e instalación de vendedores en esquinas está prohibida en Paraná y es competencia desleal. La comuna realizó algunas acciones en la vía pública

Miércoles 20 de Octubre de 2021

Como sucede con otros rubros comerciales, la competencia desleal que produce la venta ambulante de floristas contra aquellos locales que deben afrontar altos costos operativos se ha agravado en los últimos tiempos en Paraná. La problemática de esa informalidad en la venta de flores antes estaba circunscripta a determinadas fechas, como el Día de la Madre, el Día de los Difuntos, el Día del Estudiante o la llegada de la primavera y el Día de los Enamorados, principalmente.

Sin embargo, a partir de las liberaciones de las restricciones impuestas a la movilidad por la pandemia del Covid-19 fue en crecimiento el arribo de vendedores no pertenecientes a la ciudad.

Semanas atrás se produjo un enfrentamiento entre ambulantes en la misma Peatonal de Paraná, arrojándose sillas y generando disturbios. En ese caso se trataba de vendedores de Buenos Aires. Ahora, y como ha sido habitual en los últimos años, llegan procedentes de la vecina Santa Fe. El arribo masivo y organizado golpea fuerte en el comercio registrado de Paraná.

canasteros flores venta ambulante 1.jpg

El fin de semana trascendieron unos controles realizados por el municipio de Paraná para evitar la venta callejera, que derivó también en momentos de tensión y obligó a la intervención de agentes policiales.

Respecto de ello, un grupo de florerías de Paraná presentó a las autoridades de la ciudad una nota insistiendo en el pedido de controles.

“Hay una invasión de canasteros, y lo que es más grave es que no es gente de Paraná, sino de Santa Fe, que vienen a bordo de combis a través del túnel subfluvial. Se ubican en todas las esquinas estratégicas”, dijo a UNO José María, responsable de uno de los comercios tradicionales del rubro en Paraná.

Los canasteros se sitúan en proximidad al cementerio municipal, en las principales esquinas del centro, en la Peatonal y eventualmente en la zona de Cinco Esquinas.

“La gente, obviamente pensando que le va a salir menos, no tienen en cuenta calidad, que esas flores no tienen agua, y paran con el auto y les compran. Es un perjuicio para nosotros, que tenemos una inversión que hay que pagar, impuestos y sueldos de numerosas familias que viven de esta actividad”, puntualizó.

Acerca de la prohibición y los controles a cargo del municipio, el vendedor precisó que “se están haciendo, pero le cuesta a la Municipalidad porque son difíciles de correr”.

José María graficó que cada persona baja con unos cinco canastos y se queda en una esquina: “Son 500 ramos, que multiplicados por 300 pesos, demuestra el movimiento de plata que tiene esa gente. Y es plata que se llevan a Santa Fe, porque los ramos cuestan lo mismo acá, y nosotros tenemos las flores con agua y a la sombra”, indicó.

Acerca de esta situación, histórica pero circunstancial a determinadas fechas y que ahora se hizo permanente o diaria, planteó que “cada vez es peor. La venta ambulante se ve en la calle y se advierte también en otros rubros”.

Planteó que las notas presentadas por el sector ante la Municipalidad tuvieron buen eco, pero adelantó: “Vamos a seguir insistiendo para que haya controles y se evite la venta ambulante”.

floristas y canasteros en paraná.jpg
Crecen los canasteros

Crecen los canasteros "foráneos" y florerías de Paraná piden mayores controles

“El canastero tiene que ser ambulante, y puede tener una o como máximo dos canastas, porque no se puede movilizar. Pero no se puede instalar en un lugar con cinco canastas”, planteó. De todos modos, vale aclarar que la modalidad de venta ambulante está prohibida en Paraná por ordenanza.

En la capital provincial, en el rubro hay no menos de una veintena de florerías en distintos puntos urbanos, básicamente cercanas al cementerio municipal. El abastecimiento por parte de mayoristas procede justamente desde Santa Fe.

“Estos canasteros lo que hacen es ir al mayorista y adquirir lo que va quedando, lejos de la calidad. Y después lo comercializan sin calidad ni cuidados. Pero se ubican en lugares estratégicos y es como pescar dentro de una pecera”, planteó.

Movimientos y precios

Luego de un tiempo muy complicado, particularmente el de la cuarentena más estricta cuando incluso “hubo que tirar muchas flores”, las ventas de las florerías han recuperado los niveles habituales, tanto por la asistencia de personas al cementerio como por los regalos y envíos a domicilio.

En ese sentido, sostienen que los precios no han tenido variaciones significativas, en comparación con la inflación de la economía.

“Incluso no hubo aumentos para el Día de la Madre. Para la fecha siempre la mercadería que llega de Buenos Aires ‘pega’ un golpe. Pero evidentemente tuvieron en cuenta la situación difícil y hubo un incremento mínimo, que nosotros lo absorbimos y seguimos con los mismos precios”, puntualizó el vendedor del local situado en cercanías al cementerio municipal de Paraná.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario