Secciones
Paraná

Paraná: cayó un 40% la demanda de plomeros, electricistas y afines con la vuelta a fase 3

Se trata de actividades exceptuadas durante la cuarentena, pero menos gente los llama por temor a los contagios de Covid, que aumentan en Paraná.

Martes 08 de Septiembre de 2020

Hoy se cumplen 172 días desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en Argentina para evitar la propagación del Covid-19. Desde entonces, las dos semanas iniciales de confinamiento obligatorio se fueron extendiendo. En algunos lugares la medida se fue flexibilizando y en otros endureciendo, en base a la cantidad de contagios. En este marco, Paraná retornó a la fase 3 y esto afectó a diferentes rubros, que se vieron imposibilitados de seguir trabajando, como ocurrió con los gimnasios y el sector gastronómico.

Quienes se dedican a las actividades exceptuadas pueden continuar con sus tareas habituales. Tal es el caso de los electricistas, plomeros y demás actividades vinculadas al mantenimiento del hogar. No obstante, afirman que la demanda de estos oficios mermó drásticamente en la capital entrerriana.

electricista.jpg
Paraná retornó a la fase 3 y esto afectó a diferentes rubros

Paraná retornó a la fase 3 y esto afectó a diferentes rubros

Así lo confirmó Cristian Frank, quien se recibió de contador público pero decidió seguir trabajando en la instalación de aires acondicionados, lavarropas y otros artefactos, y haciendo arreglos de heladeras y de conexiones eléctricas. Sin embargo, señaló que la pandemia generó una caída del 40% de la actividad, y analizó: “Hay poco trabajo debido al temor que tiene la gente de estar con un extraño, por más que uno ande con barbijo y extreme las medidas de seguridad. La mayoría de las personas están reacias a que alguien vaya y entre a su casa”.

Asimismo, señaló: “Había trabajos que ya me los habían confirmado para hacerlos y después los suspendieron, en muchos casos porque son personas grandes. Y también se nota la falta de plata. Con lo que más trabajo en épocas normales es con la instalación de aires acondicionados, que en esta época ya empieza a tener demanda, y en invierno instalando alguno que sea frío-calor o algún split si hay una mudanza. En este tiempo he pasado varios presupuestos y no me han vuelto a llamar, o sea que la gente está buscando precios”.

Según contó, las personas que llaman a un técnico porque se les rompió el lavarropas, la heladera, o alguna otra cosa cuyo arreglo es ineludible, preguntan cuánto les va a costar antes de decidirse: “Consultan opciones para que no les salga tan caro, porque están cuidando el mango”, sostuvo, y observó: “Tengo un amigo que hace construcciones y en ese rubro sí tienen un montón de laburo en este tiempo, porque seguramente hay mucha gente que tiene ahorros y con el tema de la inflación trata de hacer rendir ese dinero para que no se desvalorice, así que construyen, amplían o hacen alguna reparación importante en su vivienda”.

Miguel Farías se ocupa de las instalaciones sanitarias, plomería y además es gasista. El invierno suele ser la temporada en la que más requieren sus servicios para instalar, reponer, limpiar o acondicionar calefactores, pero este año se redujeron los llamados. “Por la pandemia bajó el trabajo. Soy técnico en reparaciones del hogar en gas y agua. Está pasando actualmente que muchos en su casa tratan de hacer ellos mismos un arreglo, y aunque no sepan cómo, buscan un tutorial de Youtube que los va guiando; esto es un riesgo, porque hay fallas que las detecta solo un profesional y no aparecen en un video”.

“Por suerte también hay personas que nos llaman a nosotros, que nos dedicamos a hacer esas reparaciones, como cambio de válvulas de la grifería, arreglo de calefactores, termotanques, calefones, estufas”, recalcó.

A su vez, observó que muchas veces son mujeres que viven solas las que precisan un plomero o un sanitarista, aunque también están los hombres a los que no les gusta o no saben cómo solucionar un problema en el hogar y llaman al especialista.

Cristian Albornoz también se dedica a la instalación de obras sanitarias, cañerías y artefactos a gas, y refirió: “Desde la pandemia para lo que más nos llaman es para hacer instalaciones, ya que a los problemas con las cosas más fáciles del hogar los soluciona la gente misma que está en la vivienda, para ahorrarse nuestro servicio”.

Sobre este punto, indicó: “No hay tanto trabajo y son días complicados. Con la vuelta a la fase 3 solo nos llaman mayormente por urgencias”.

Claudio Manzo y su esposa están abocados a la instalación de aire acondicionado, split, carga de gas y electricidad domiciliaria, y coincidieron en que “con este problema del coronavirus y tantos contagios en Paraná hay menos demanda”.

“Soy técnico electromecánico y si me da el tiempo reparo cámaras frigoríficas, electrodomésticos, lo que sea. Y antes hacía también plomería, gas, empapelamiento, pintura. Atiendo urgencias las 24 horas y con un aviso que saco en Diario UNO se había empezado a mover de nuevo el mes pasado, pero el regreso a la fase 3 hizo que se estancara todo de nuevo”, aseveró Claudio.

Acerca de su clientela, manifestó que se dedica tanto a obras grandes como a arreglos simples: “Hace 21 años que ando con este tema y antes hacía servicio integral del hogar. Atiendo a los grandes, pero también a quien me pide que le arregle el enchufe del velador, aunque no sea tan rentable, porque es esa gente la que siempre nos saca de estas situaciones cuando los demás paran sus obras, y es la que nos recomienda con sus conocidos, ya que esto es de boca en boca: hay personas que por confianza quieren que sea el único que entre a la casa”, manifestó.

Por otra parte, sostuvo que después del primer tiempo de cuarentena empezó a repuntar, pero ahora volvió a mermar. “Es la primera vez que estamos pasando una situación de este tipo y no sé qué va a ocurrir en la época de los aires acondicionados, si tendremos trabajo o no. Supongo que va a depender de cómo siga esto, más allá de que uno se cuida un montón cuando sale a trabajar, usando alcohol en gel, guantes y barbijo para ingresar a las viviendas. Pero es complicado, para la gente mayor sobre todo porque tiene miedo, al menos hasta que no haya una vacuna”, dijo al respecto.

Por otra parte, hizo referencia a la situación económica, y subrayó: “Hay quienes tienen la plata para hacer alguna instalación que necesita, pero especula, dudan entre hacer el arreglo o guardar ese dinero porque no se sabe qué va a pasar mañana. Hablan de botón rojo y demás, así que no gastan si no es una urgencia. Capaz que tienen un plafón para colocar y esperan para hacerlo más adelante”.

Si bien admitió que esta semana tiene encargos para trasladar dos aires acondicionados de personas que se mudan y otros trabajos, remarcó que está a la espera de un verdadero repunte con el nuevo Procrear: “El Procrear es lo que mueve nuestro rubro y a varios más. Cada vez que estuvo vigente este programa se laburó bien”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario