Mundial de Rusia 2018
Jueves 19 de Octubre de 2017

Para viajar a Rusia hay que ganarle un difícil partido a los altos costos

Si bien en diciembre se sabrán los precios de los paquetes al Mundial, se estima que serán exorbitantes. Poder pagarlos será un golazo

Después de atravesar nervios, ansias y emociones de las más variadas antes, durante y después de la etapa clasificatoria, tras la cual finalmente Argentina estará en el Mundial de Rusia 2018, comienza un nueva odisea para quienes estén dispuestos a cumplir el sueño de estar presentes en alguno o en varios partidos que se disputen del certamen.
No es una meta sencilla irse de viaje al país euroasiático más extenso del mundo. Para quienes prefieran partir sin tener que preocuparse por conseguir hospedaje o un lugar donde comer y además lidiar por una entrada para ver los partidos por los que se está dispuesto a dejar la garganta en la cancha gritando goles y amagues, o insultando a los árbitros o al equipo rival, deberán esperar: las agencias de viajes se preparan para ofrecer los paquetes con todo incluido, o casi todo, pero recién después del 1° de diciembre se lanzarán al mercado, una vez que se realice el sorteo de los grupos, las sedes y otros asuntos y se sepa fehacientemente dónde y cuándo jugará Argentina.
Según contó a UNO Fabricio Meglio, titular una de agencia de calle Santa Fe al 400 en Paraná, será entonces cuando se conozcan las alternativas para viajar a Rusia con aéreos, traslados, entradas a los partidos convenidos, alojamiento y demás. "Paquetes completos todavía no se han lanzado porque en el fixture armado están faltando los datos de las sedes, las fechas de los partidos, el cronograma de la Selección. Lo que hay ahora son algunas cotizaciones en base a lo que serían partidos de la primera y segunda fase. No está el paquete para ir a ver Argentina porque no se sabe contra quién juega tampoco", refirió.
Sobre los precios de estas opciones, dijo: "Para tener una idea, lo más económico que se está ofreciendo en este momento es para un programa en base doble de siete noches en un hotel tres estrellas de categoría internacional en Moscú, con desayuno, que incluye traslado de ida y vuelta a los partidos pero no las entradas, más los traslados del aeropuerto al hotel. Ese servicio terrestre está a 3.280 dólares. A eso, además de los tickets para ingresar al estadio, hay que sumarle el aéreo, y lo que se está proyectando estos días es que el vuelo costará entre 1.800 y 2.300 dólares".
Meglio aclaró que puede haber tarifas salteadas y que esta alternativa que ya se está ofreciendo será para poder ver la semifinal o la final, que se jugarán en Moscú, y señaló: "Rusia habitualmente no es un destino muy barato, y además tiene un mercado interno muy fuerte, que también va a demandar servicios, entre ellos las entradas a los partidos. Y en Europa en junio es temporada alta porque es época de vacaciones, por lo que los costos de servicios y pasajes aéreos no son de lo más económico".
Por otra parte, las distancias entre las ciudades de Rusia donde haya partidos pueden ser amplias, y esto también condicionará los costos de los vuelos internos. "No es como en el caso de Brasil o lo que fue en Francia o Sudáfrica, donde había menos sedes, las distancias eran más cortas y los valores no fluctuaban demasiado. En este caso sí, porque las ciudades pueden estar a seis siete horas de vuelo, por el tamaño del país", dijo.

Consultas
Meglio aseguró que ya reciben numerosas consultas de entrerrianos deseosos de viajar. Además de los que preguntan por paquetes ya armados, hay quienes están dispuestos a vivir la aventura de llegar con un vuelo a Rusia u a otro país y arreglárselas por su cuenta. "Muchos están pensando el tema de un aéreo hacia Europa. Lo que se cotizaba al día siguiente de la clasificación para un viaje a fines de junio con regreso a mediados de julio, volando con la que mejor tarifa, nos daba 2.300 dólares a Moscú. Muchos están preguntando también por una combinación que vaya a Europa Occidental, como Madrid o Roma, que son más accesibles, y de ahí tomar un bajo costo a Moscú o a alguna ciudad cercana".
Por último, contó que los operadores mayoristas proyectan financiación para la compra de estos productos, y que hay tarjetas o bancos que tienen convenios con las aerolíneas, lo que significa un aliciente para quienes no pierden las esperanzas de estar en el Mundial, al que a la Argentina tanto le costó llegar.

La experiencia de llegar a destino y volver victorioso

Además de los elevados costos que significa la sumatoria de viajar, alojarse, comer, trasladarse en Rusia –sobre todo en los meses de junio y julio que es temporada alta en el Viejo Continente y esto incrementa los valores–, hay que considerar que el idioma puede resultar un escollo importante si los viajeros van por su cuenta, ya que es una de las lenguas más difíciles del mundo y una de las más desconocidas por quienes hablan español, con un alfabeto muy diferente al castellano. "Hay quienes piensan que saber inglés garantiza sobrevivir en Rusia, pero hay una limitación y es que solo los jóvenes lo hablan", contó a UNO Martín Almirón, un docente paranaense apasionado por el ajedrez y el tango que viajó en julio a Moscú y San Petersburgo por una semana, para conocer su cultura.
Fue solo y se preparó más de seis meses antes para aprender la lengua, y afirmó: "Aprender ruso no es tan difícil como parece. El alfabeto tienen cerca de 40 letras y hay como 10 vocales, pero su estructura es similar al latín. Cuando uno le agarra la mano, aprende a pronunciar cada letra y a combinarla, se va volviendo más fácil. Si bien no podía dialogar fluido, pude entender con claridad cuando iba a un comercio o a un hotel, o comprender los carteles o los mensajes de los altoparlantes en los aeropuertos, que no se emiten ni en inglés ni en español. Gracias a eso no perdí un vuelo que debía abordar", aseguró, y comentó que los letreros están con caracteres rusos pero también latinos, por lo que ante la duda recurría a algún traductor de Internet.
Martín aseveró que allá en verano no hace frío, y además recordó que hay seis horas de diferencia con Argentina: cuando acá son las 12, allá son las 18. En su viaje pudo conocer los principales atractivos de las ciudades que visitó, y fascinarse con edificios históricos que testimonian la memoria de un imperio y sus tradiciones; y a la vez con lo moderno, con construcciones imponentes y de última generación.
Además, se llevó una buena impresión de la gente: "Es muy amable y solidaria, aunque distante antes de entrar en confianza. Tienen gran apertura a aprender cosas", dijo, y contó que incluso encontró bailarines de tango que hablaban español porque viajaron a Buenos Aires a aprender la lengua para profundizar su vínculo con el baile rioplatense.
Consultado por lo precios, confirmó que un vuelo a Rusia es más caro que uno a España, por ejemplo: "Cuando fui había pasajes a Madrid o Barcelona entre 15.000 y 20.000 pesos y para Rusia salían de 30.000 pesos para arriba. Sí me resultó mas económico comer en Moscú que en España o en nuestro país: gastaba en un almuerzo o una cena entre 4 y 15 euros, depende del lugar adonde iba, si era comida al peso o en algún restaurante a probar comida típica", expresó.
Para alojarse destinó 30 euros por noche en Moscú y 40 en San Petersburgo, en hoteles confortables y con buenas referencias. No obstante, mencionó que hay precios variados. Ayer en una página que ofrece alojamientos en internet se podía reservar un hostel con habitación compartida de 10 camas a partir de los 60 pesos y de ahí el rango de valores es muy amplio, con opciones costosas que pueden superar los 10.000 pesos. Todo dependerá a qué se puede adaptar y cuáles son los gustos del viajero mundialista.
Un punto que destacó es que hay que preguntar previamente precios antes de subir a un taxi: "Se avivan, como lo hacen acá si ven que uno no conoce", afirmó.
Y lo que hay que considerar además es que el viaje es larguísimo: 13.476 Kilómetros separan Buenos Aires de Moscú y por lo general hay vuelos con escalas. La llegada a destino puede demandar entre 18 y 35 horas o más. Paciencia, esa es la palabra clave para sumergirse en esta aventura, que no es para cualquiera.

Comentarios